Se comporta como un ransomware y todo el equipo de seguridad de Telefónica trabaja para solucionarlo