Febrero 2013    29 de junio de 2017

Pruebas moviles smartphones tabletas > Moviles-Tablets-Samsung-galaxy

Ligerísima, con una pantalla soberbia, ágil y con buenos tiempos de batería; así es la nueva apuesta de Samsung en un segmento en el que sólo los coreanos y Apple parecen tener algo contundente que decir. En este caso, se trata de un equipo sin SPen pero con el último sistema operativo de Android, Lollipop 5.0.2. y un modo lectura para sumar adeptos al libro digital. ¡Ya la puedes adquirir en nuestra tienda virtual!
Imaginemos que estamos en un hospital y podemos hacer que los enfermos ‘viajen’ hasta lugares soñados nunca vistos; consideremos la posibilidad de que en un remoto pueblo de una de las muchas sierras españolas los niños acuden a un concierto de música clásica con una orquesta completa; pensemos en que desde casa podemos teletransportarnos y asistir a una clase magistral en un aula de Harvard… subir a la montaña rusa más alta del mundo, recorrer Islandia desde un helicóptero o ver Londres desde la BT Tower.
Cuando llega el momento de tocar un móvil del nivel de expectación del suscitado por el Samsung Galaxy S6 Edge, todo lo demás parece quedar en la sombra. De hecho, el mismo terminal tiene una versión igual de buena (S6 Flat), con diseño más convencional, que parece no mostrarse a nuestros ojos aunque la tengamos delante.
Con un concierto y una gran fiesta, en Madrid, Samsung recibió sus nuevos teléfonos de la gama Galaxy A, de los cuales afirma “son teléfonos creados para los millenials”.
Samsung sorprendió en septiembre del 2014 con el lanzamiento de una segunda versión de su Galaxy Note 4, a la que bautizó 'Edge', la cual se caracteriza por romper con el molde de los smartphones, prácticamente estancado, aportar diseño e innovación.

Quién lo iba a decir, pero, lo cierto, es que con los años, los nuevos lanzamientos de la gama Note del fabricante coreano se esperan con curiosidad. Y este año, no ha defraudado. De un lado, desveló un elegante Note 4 que ahora traemos a la portada de nuestra revista y de otro, un revolucionario Note Edge, un tanto sideral, del cual nos ocuparemos detalladamente cuando llegue al mercado.

Un nuevo Note ha llegado a nuestras vidas y con un concepto similar a los anteriores: ¡No sin mi Note! pero, lógicamente, actualizado: ¿Por qué? Porque son terminales que aportan a profesionales y estudiantes unas facilidades nunca imaginadas. En esta ocasión, además, se presenta en el mercado con la posibilidad de vincular un reloj inteligente con el cual, no sólo podemos hablar por teléfono e interactuar por medio de la voz, sino recurrir a un número determinado de herramientas y servicios que, sencillamente, nos facilitan la vida.

Probamos el último dispositivo de Samsung de tamaño superior a las cinco pulgadas que incorpora grandes cualidades para los que desean un equipo a medio camino entre un Smartphone y una tablet.

¿Cómo explicar que lejos de ser un móvil o un dispositivo multimedia, el propietario de un Note es dueño de una herramienta? Una herramienta de trabajo, que, a la vez, nos sirve para comunicarnos, nos permite disfrutar plenamente de nuestras relaciones sociales o de nuestros momentos de ocio. De imagen cuidada y aparente, destaca sobre el conjunto la pantalla de 5,5 pulgadas súper AMOLED, multitáctil capacitiva con una resolución de 720 x 1280 píxeles (320 dpi), que reconoce 16 millones de colores y está cubierta con un cristal Corning Gorilla de segunda generación, lo que significa que es más fino y más sensible sin perder sus virtudes en cuanto a resistencia y antirralladuras.

Si tenemos que definirlo con una palabra, la que le corresponde es útil; ya que el Samsung Galaxy Note 8 forma parte de una familia de producto en la que se puede elegir tamaño, procesador, capacidad de memoria, tipo de conectividad... el común denominador, el SPen o lo que es lo mismo, la posibilidad de utilizarlo como cuaderno o block de notas de múltiples tipos.

La primera impresión cuando ves el teléfono más esperado de la temporada primavera-verano 2012, el Samsung  Galaxy S III, es bastante positiva. Pantalla grande, impactante en cuanto a calidad, capacidad de memoria casi infinita, buena cámara, sonido excelente en transmisión de voz, velocidad de ejecución de vértigo, conexión implacable... pero, a veces, los fabricantes olvidan pequeños detalles que, tal vez, cuesta poco cuidar si quieres alcanzar el cenit y que no se entiende cómo pretenden que pasen desapercibidos en terminales de esta categoría: ‘hola Galaxy’, ‘hola Galaxy’, ‘hola Galaxy’...

 

Por donde empezar... pues con un dato casi frívolo si tenemos en cuenta todo lo que debemos contar: el Samsung Galaxy S III se fabrica en blanco mármol y en azul lapislázuli. Sin embargo, una vez superado este momento ‘live style’ y después de decir que el diseño es cuidado, de bordes redondeados, con sólo tres botones físicos y dos mandos virtuales retroiluminados, que no pesa nada (133 gr), que su pantalla es

Prueba Samsung Galaxy S II. Dicen que nunca segundas partes fueron buenas, pero está claro que en tecnología el refranero no siempre es aplicable. Y si bien el Galaxy S fue sin duda el mejor teléfono móvil que salió al mercado en 2010, el  Samsung I9100 Galaxy S II es un firme candidato a ‘Mister movilidad 2011’; lo que ocurre es que este año la competencia es mayor y más dura, por tanto hay que aportar más... y lo hace. Pantalla, procesador, batería, sistema operativo, prestaciones: completo, aunque le falta un punto de esfuerzo en el diseño.

Y como hay tanto bueno que escribir, vamos a romper el esquema y empezaremos por lo que nos parece peor: sobrio en el diseño y de cuerpo plástico, el Galaxy S II es un terminal cargado de avances tecnológicos que merece algo más que una simple apuesta por un boceto que inventó Apple ya hace años y que desmerece el trabajo del grandísimo equipo de diseñadores que Samsung tiene en su fábrica de Kumi. Bien es verdad que una pantalla de 4,3” de diagonal, enmarcada en otro tipo de materiales restaría al móvil brillo en cuanto a una de sus principales virtudes: la ligereza (pesa 116g).

Prueba Galaxy Nexus. Parafraseando un anuncio de cerveza, el terminal lanzado por Samsung y Google podría ser el mejor teléfono del momento, pero al ritmo que evoluciona el mercado es posible que pronto le quiten el cetro. Viene con el último sistema operativo de Android (Ice Cream Sandwich) y una potente batería de 1.750 mAh. ¿Puntos flojos? La cámara, quizá. Sólo quizá.

 

Era uno de los teléfonos más esperados y ya está entre nosotros. Una expectación ganada a pulso, sobre todo por ser el primer teléfono con Android Ice Cream Sandwich, la última versión del sistema operativo para móviles de Android, y desarrollado por Samsung y Google, dos líderes en sus respectivos mercados.
Ice Cream ha resultado ser una plataforma estable, con una estructura visual muy similar a la de la versión 2.3 (Gingerbread) que tantas alegrías ha dado al buscador.

Esperado, alabado, criticado, Samsung es actualmente el fabricante número uno de teléfonos móviles del mundo tanto por valor como por unidades vendidas; por eso, sus lanzamientos se miran con lupa, con exigencia, con expectación y sin benevolencia. Su Galaxy S5 (SM-G900F), en la mano, resulta una máquina diabólica de pantalla espectacular, que procesa a la velocidad de la luz, muy ligero, y con detalles internos difíciles de igualar; pero su diseño lo podría catalogar la vieja censura como 'no apto' para todos los públicos.


0,40625