Febrero 2013
22 de septiembre de 2020, 7:37:40
Reportajes


Transparencia, seguridad y empoderamiento, las nuevas reglas del juego de Telefónica

Por Pilar Bernat

En el auditorio de Distrito C, sede central de Telefónica, tuvo lugar, un encuentro organizado por la Fundación Empresas Seguridad y Sociedad (ESYS), donde la historia y el futuro de España se dieron la mano; el tema central: ‘Europa y España ante la transformación digital’; la apertura a cargo del presidente ejecutivo del Grupo Telefónica, José María Alvarez Pallete y entre los muchos ponentes de renombre, un ex Congresista americano, Mike Rogers y un nutrido grupo de ex ministros entre los que se encontraba Javier Solana, Rodolfo Marín Villa, Ignacio Astarloa, Emilio Lamo de Espinosa, Rodolfo Martín Villa y Javier Gómez-Navarro, quien, como presidente de la Fundación ESYS, hizo las veces de introductor.


Una vez más, José María Álvarez Pallete, con su dominio del discurso didáctico tomó la palabra para concienciar a los presentes del enorme impacto social y económico del proceso de digitalización y de que “no hay ningún sector inmune a lo que está ocurriendo”. Explicó que “estamos viviendo un proceso disruptivo que va más allá de la Ley de Moore, porque se está multiplicando no sólo la capacidad de procesamiento, sino también de almacenamiento. De hecho, Telefónica ha apostado fuertemente por la red 5G, hoy en pruebas, con una capacidad diez veces mayor a la 4G; la cual transportará volúmenes de datos móviles que multiplicarán por 1.000 los actuales -unas once veces los datos que se transportan hoy-. “Esos datos se convertirán en el recurso mЗs valioso si somos capaces de sacarles el rendimiento debido”.

La necesidad de un código ético digital

Así mismo, planteó el directivo que nos hemos introducido de lleno en el mundo de los algoritmos y que hoy los datos que se generan, en gran parte, no proceden de personas sino de máquinas, de ‘bots’ o ‘scripts’; hecho que los humanos notan porque su consumo de datos y de batería se multiplica, en contra de su voluntad, ya que el proceso publicitario se mantiene activo en segundo plano. “Es entonces cuando surge la descarga de bloqueadores, primer indicio de que los consumidores empiezan a ser conscientes de lo que está ocurriendo”.

“Hemos entrado en una era en que la capacidad de procesamiento y los algoritmos vinculados a la inteligencia artificial dan lugar a sistemas cognitivos potencialmente buenos para resolver problemas que tenemos en la actualidad. Además, su capacidad para mejorar por sí mismos, también es relevante. Hoy, el reconocimiento de voz ha alcanzado la madurez; de hecho, se ha iniciado un proceso de detección de emociones y en tanto en cuanto esto es así, la siguiente oleada tecnológica pasa por sustituir la pantalla por asistentes de voz”.

Para subrayar el impacto de las redes sociales en la sociedad del siglo XXI, recordó el presidente de Telefónica que las de mayor uso tienen más suscriptores que población algunos de los países más grandes del mundo; entre ellas, Instagram o Facebook, cuyo valor pasa por la cantidad de datos que son capaces de generar y gestionar. Así mismo, puso sobre el estrado el fenómeno de los líderes de masas y su influencia dejando a los presentes demudados al denunciar que la cantante Katy Perry, tiene 100 millones de seguidores y más capacidad de comunicación que el presidente de los Estados Unidos; “ese fenómeno tiene impactos políticos de diversa índole; lo cual nos lleva a la ‘era de la postverdad’ y a la necesidad de plantearse la introducción de códigos éticos en el sistema digital”.

“Katy Perry, tiene 100 millones de seguidores y más capacidad de comunicación que el presidente de los Estados Unidos”

Las curvas de adopción de tecnología son prácticamente verticales y, paulatinamente, alteran los diferentes sectores que componen la sociedad; pero explicó Pallete que esto no sucede porque alguien quiera atacar un sector determinado sino porque la tecnología permite crear empresas gigantes sin inversión en CAPEX. Es el ejemplo de Uber en el sector transporte, de Facebook en prensa, de Airbnb en hostelería, etc. “Hoy en día vale más el bitcoin que una onza de oro porque no existe un rincón en el mundo que no sea capaz de cambiar la digitalización -apuntó-; y no se entiende el bitcoin sin el ‘blockchain’, un proceso de descentralización de la validación de cualquier proceso económico, administrativo o legal que está impactando frontalmente”. En el entretenimiento, Netflix se ha impuesto a Blockbuster. En automoción Tesla frente a General Motors, aunque fabrican muchos menos coches. Y los operadores de telecomunicaciones, que no son inmunes al cambio, han vivido la caída de la voz en pro de los datos y de los SMS frente a los chats.

La medicina y la biotecnología van a modificar radicalmente el sector salud y se solucionarán dolencias que hoy no tienen solución; la impresión 3D impactará en los procesos de manufacturación o los drones en la vigilancia y la distribución. Y es que las empresas que no sean capaces de transformarse van a tenerlo muy complicado. “Es un tema de supervivencia porque los crecimientos son asimétricos y el valor de las compañías variables”. Hoy las mayores compañías del mundo son todas tecnológicas.

“Nuevos mundos, nuevos valores; hay que enfrentar problemas que no teníamos -continuó con su discurso Pallete- hay que plantearse qué límites se le pone a la inteligencia artificial o qué valores morales. En Israel ya hay empresas que conjugando los biotipos y las redes sociales son capaces de determinar la propensión de un individuo a delinquir; por todo esto, la Unión Europea está afrontando, dictando y adoptando las Leyes de la robótica”.

Halo y la cuarta plataforma

En cuanto a Telefónica, Pallete recordó cómo se trata de una empresa que nació para la transmisión de voz, que luego se adaptó a la voz móvil, a los datos, a la explosión de los mismos (se requieren redes de fibra y 4G). Subrayó que la velocidad del cambio es ingente y que la compañía ha tenido que adaptarse e introducir la inteligencia artificial. De ahí el nacimiento de la llamada cuarta plataforma.

La cuarta plataforma hace referencia al modo en que se ha diseñado el negocio del Grupo, con una primera plataforma que es la red, los activos físicos, la cual requiere un impacto inversor brutal. La segunda alude a los sistemas y las tecnologías de la información (al proceso de digitalización); la tercera a la distribución (video, m2m, seguridad, pagos, e-administración, etc.). “Pero nos hemos dado cuenta de que, si sobre eso se pone un cerebro, se aporta poder cognitivo y se da capacidad al cliente para gestionar sus datos y monetizarlo el rendimiento de las tres plataformas anteriores serЗ superior y rentable” de ahí el nacimiento de la cuarta plataforma y de su gran centro neurálgico: Halo.

Apuntó el ejecutivo conceptos que ha venido sucesivamente planteando como la necesidad de poder interactuar con Telefónica de la forma tan sencilla como lo hace con otras empresas; “hay que poder hablarle a la red, hablarle al router y realizar cualquier gestión” o como que “los datos son propiedad del cliente; son un valor que Оl ha generado en su relación con Telefónica. También aseguró que quieren “que el modelo de atención al cliente cambie radicalmente para que tenga sentido de pertenencia y la mantenga; el cliente quiere saber qué le está pasando y hay que darle el control para que tenga la seguridad de que sabe todo lo que ocurre con sus ‘bienes’ a través de la compañía; también hay que aportarle seguridad y empoderamiento”. Transparencia, seguridad y empoderamiento parecen ser los valores en los que la compañía está trabajando.“Queremos definir las reglas del juego de este nuevo entorno -concluyó-”.

Zonamovilidad.es.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.zonamovilidad.es