Febrero 2013
11 de julio de 2020, 0:38:48
Hogar Inteligente


Thermomix TM6, conectada y táctil

Por Pilar Bernat

Dentro del nuevo concepto de cocina en un hogar digital, moderno o automatizado hay un elemento que es el sueño de casi todos los cocineros (profesionales, amateurs e inútiles): una Thermomix; concretamente, su último modelo, la TM6, que como históricamente ha ocurrido con los productos de Vorwerk, es cara, pero resulta casi mágica


‘Cocina para chefs torpes’; esa es la mejor definición que se nos ocurre tras probar durante unos días el último modelo del robot de cocina de la multinacional alemana de los electrodomésticos Vorwerk: la Thermomix TM6; un aparato superlativo porque es grande (peso: 7.95 kg), con muchos accesorios (tapa, cubilete, varoma, cestillo, bandeja perforada, espátula, mariposa y tapas) y ocupa mucho sitio (largo: 34.1 cm, ancho: 32.6 cm, fondo: 32.6 cm), pero nos ofrece la posibilidad de maximizar recursos, electricidad y tiempo. Además, lo incuestionable es que el resultado final son platos, condimentos, concentrados, triturados… propios de cualquier cocina de alta calidad. Una cosa más dentro de lo muy positivo: nos permite comer sano y natural.

¿Tiene defectos? Por supuesto, nada es perfecto. Como decíamos, su precio supera los 1.200 euros, lo que lo aleja de la mayoría de los bolsillos. Es voluminoso, lo que lo distancia de las minicocinas que hay en muchos apartamentos y no es fácil cocinar para una persona, ya que las recetas suelen ser para varias raciones. Eso sí, te invita a congelar…pero sólo es posible si tienes un buen frigorífico.

Vorwerk

Pero vamos por partes; para entender la magia de Thermomix, hay que saber que pertenece a una multinacional alemana, fundada en 1883 como fábrica de alfombras, con sede en Wuppertal, Alemania. Se trata de una empresa familiar que hoy está dirigida por Reiner Strecker cuya actividad se centra en la producción y venta (mucha directa) de productos para el hogar. Dentro del grupo está también Jafra Cosmetics, el banco AKF, Hectas (instalación de infraestructuras) y Vorwerk suelos. Cuentan con 624.000 empleados, de los cuales 1.500 trabajan en investigación y desarrollo y 611.000 son agentes independientes. Sus ventas consolidadas en 2018 ascendieron a 2.800 millones de euros y opera en más de 80 países. Los productos Vorwerk se fabrican en sus propias instalaciones de producción en Wuppertal (Alemania), Cloyes (Francia) y Shanghai (China).

Vorwerk es una ‘pequeña empresa’ que se ha convertido en un gran grupo multinacional y cuyo secreto no es otro que sus cientos de patentes vinculadas a la calidad de todos sus productos

En definitiva, una ‘pequeña empresa’ que se ha convertido en un gran grupo multinacional y cuyo secreto no es otro que sus cientos de patentes vinculadas a la calidad de todos sus productos. Así, en mayo de 2019 la dirección anunció una apuesta definitiva por el negocio digital, argumentando que "no solo quieren fabricar productos para el hogar, sino desarrollar y vender los mejores productos con soporte digital para ofrecer a los clientes servicios de valor añadido". De hecho, en 2018, Vorwerk invirtió 40 millones de euros para el área ‘digital’.

Thermomix TM6 y Cookidoo

Y como de digitalización hablamos, ahora hace justamente un año, Vorwerk lanzó al mercado su última Thermomix, una apuesta en la que combina un robot de cocina con pantalla táctil de 6,8” de diagonal; en la cual se puede disfrutar del portal de Cookidoo (directamente en el robot, en el teléfono o en el ordenador) con aproximadamente 42.000 recetas de cocina internacional.

El modo de utilización es el de cocina paso a paso. De hecho, si elegimos la receta en el teléfono, el sistema nos da la opción de hacer la lista de la compra, de forma que cuando llegamos a la tienda sólo tenemos que consultar el listado y adquirir las cantidades exactas de los productos que vamos a utilizar. Por supuesto, la aplicación también nos permite hacer compendios de recetas favoritas que luego tendremos siempre a mano.

Ya con los ingredientes en casa, buscamos en la pantalla de la TM6 la receta que vamos a realizar y una vez localizada, comprobamos el nivel de dificultad, el tiempo de preparación, el tiempo total de elaboración y las raciones que vamos a conseguir; a partir de ahí, no hay más que hacer lo que la pantalla te va indicando. Hoy por hoy, el terminal no lleva comandos de voz, aunque suponemos que será la próxima incorporación de la marca; una idea que viene reforzada por la no siempre eficaz sensibilidad de la pantalla -a pesar de que la resolución de la misma es muy buena- y la siempre mejorable lentitud al escribir letra a letra en una superficie vertical. Otra observación: cuando vayamos a añadir ingredientes debemos cerciorarnos de que el peso está a cero (tara), porque no siempre parte del mismo. La sensibilidad de la báscula es sorprendente.

Y es que esta Thermomix es una combinación de batidora (tritura, bate y pica), olla (cocina al vapor, guisa y fríe), balanza (pesa los alimentos que incorporamos desde 5 a 3.000 g), yogurtera, hervidor y guía que con los debidos ingredientes eleva las posibilidades culinarias a infinito. Su vaso de acero inoxidable de 2.2L con sistema de calentamiento y sensor de temperatura integrados es la base de cualquier preparado. Lo que ocurre ahí dentro, sucede con tal precisión que son pocos los defectos que podemos achacarle. Además, encaja perfectamente en la base de plástico resistente, donde se encuentra el motor y el sistema de ajuste, del cual demos añadir que cada vez que inicia un proceso comprueba que todos los accesorios están correctamente colocados, y se cierra herméticamente antes de empezar a funcionar.

Cuando hemos terminado de cocinar, basta girar la base en sentido contrario a las agujas del reloj para retirar las cuchillas y poder limpiar todo fácilmente, bien a mano, bien en el lavaplatos

Cuando hemos terminado de cocinar, basta girar la base en sentido contrario a las agujas del reloj para retirar las cuchillas y poder limpiar todo fácilmente, bien a mano, bien en el lavaplatos. Es verdad que, a veces, determinados platos nos obligan a pasar un estropajo para que el fondo recupere el brillo.

En cuanto a las especificaciones técnicas del motor, cabe señalar que se trata de un motor de reluctancia que no necesita mantenimiento, con una potencia de 500 W. La velocidad es de ajuste continuo entre 40 y 10.700 rpm. Además, presume de ajuste especial de velocidad (en función alternante) para la preparación de masas y protección electrónica del motor para evitar sobrecarga.

Otras vistas de pantalla

Más allá de la vista de inicio, donde siempre tenemos los indicadores de tiempo, temperatura y velocidad, el sistema tiene otras vistas de pantalla. Una, deslizando con el dedo de derecha a izquierda; allí nos encontraremos otras posibilidades para utilizar el robot sin seguir unas pautas determinadas: báscula, amasar, turbo, prelavado, hervidor, triturar, cocción lenta, al vacío, fermentar, cocción de arroz y espesar son las funciones a las que podemos recurrir para realizar nuestros propios procesos.

Además, el menú de ajustes nos permite definir el idioma, realizar la conexión a WiFi, configurar la cuenta de Cookidoo, los sonidos, las características de la pantalla, ponerlo en modo transporte, determinar las unidades de medidas, leer la política de confidencialidad, comprobar la versión y realizar actualizaciones o restablecer los valores de fábrica. Lógicamente, antes de empezar a usarlo la primera vez, debemos conectar el aparato a la red eléctrica y a la inalámbrica, configurar los ajustes y colocar las piezas a utilizar.

Proceso

Y si durante decenas de años Thermomix ha sido el complemento perfecto de los aficionados a la cocina, la integración de un sistema digital, como señalábamos anteriormente, lo ha puesto al alcance de cualquier mano inexperta, quien puede elegir entre empezar por cosas fáciles e ir subiendo peldaños o lanzarse a la alta cocina sin preparación previa.

La integración de un sistema digital ha puesto Thermomix al alcance de cualquier mano inexperta, que puede elegir entre empezar por cosas fáciles e ir subiendo peldaños o lanzarse a la alta cocina sin preparación previa.

Entre las recetas de Cookidoo hay que destacar la preparación de concentrados de caldo, aliños de ensalada, preparación de ingredientes base (caldos, asados, dorados) y sazonadores que, posteriormente agilizan nuestros procesos. Eso sí, con un poco de valor y sentido de la cocina, podemos sumar imaginación, modificar ingredientes de las recetas o reducir cantidades. Es cuestión de prueba-error, aunque estos suelen ser pocos.

A este respecto, cabe señalar que la mayor dificultad que hemos encontrado está en la cuestión de las cantidades, ya que modificarlas no significa exactamente variar proporcionalmente los tiempos de cocción; por tanto, encontrar un punto medio es muy difícil. Añadir recetas para una o dos personas es, definitivamente, una tarea pendiente para la marca.

En el lado contrario, está la posibilidad que nos aporta la Thermomix TM6 y el recetario de Cookidoo de realizar menús que se cocinan simultáneamente; así mismo, podemos guardar ‘nuestras recetas’, planificar la semana o consultar lo que hemos preparado recientemente por si queremos repetir.

No podemos terminar la prueba sin comentar algunas evidencias: una que dispone al lado de la pantalla de un pulsador de encendido y apagado cuya misión principal es la de rotor para las diferentes funciones. Otra, que encima del display aparecen con mucha gracia de diseño unos leds que nos indican si el aparato está en funcionamiento o no y, por último, que el cable tiene un metro de longitud, así es que hay que situarla sobre una superficie firme con un enchufe cerca.

Zonamovilidad.es.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.zonamovilidad.es