Febrero 2013
24 de septiembre de 2021, 1:31:12
Pruebas tablets


Prueba Samsung Galaxy Tab S7 FE

Por Hugo Nores

Con la Galaxy Tab S7 FE, Samsung busca continuar con la fórmula de dispositivos con especificaciones ligeramente inferiores a sus gamas más altas a cambio de un precio más ajustado, y repetir el éxito del S20 FE. La clave reside en si se ha encontrado el balance correcto de especificaciones recortadas y precio reducido.


El mercado de las tablets, con el tiempo, se ha ido estancando, y la demanda es cada vez menor. Salvo Apple con su Ipad, que ha seguido teniendo unas ventas estables, el resto de fabricantes han dejado de prestar especial atención a esta clase de producto. Entre las razones de esta situación se encuentra el tipo de producto en sí, un híbrido entre portátil y móvil que no aporta todas las capacidades de trabajo del primero, ni la movilidad extrema del segundo. Otra de las causas (y solo para dispositivos Android pues, como antes era mencionado, el iPad sigue funcionando a la perfección y parece postularse como la única opción a considerar cuando uno toma la decisión de adquirir una tablet) es la pobre optimización del sistema operativo de Google al formato de pantalla grande. Esto ha sido uno de los principales lastres que ha impedido realmente despegar al mercado de las tablets con Android. Su interfaz se basaba en una copia exacta de la que se puede encontrar en teléfonos móviles, pero reescalada para las pantallas de mayor tamaño que porta una tablet. Pese a que con el tiempo se ha ido perfeccionando, para entonces los usuarios ya han perdido el interés en este tipo de productos, y las marcas han respondido a esto último descuidando el segmento y dejando que Apple y el Ipad acaparen todas sus ventas.

Esta tendencia, sin embargo, ha experimentado un cambio significativo en los últimos dos años. La culpa de esto la ha tenido la pandemia mundial con la que aún seguimos combatiendo. El confinamiento forzoso, el teletrabajo, las videollamadas para conectar con tus seres queridos, las reuniones, el aumento de tiempo libre para el consumo de series y películas... La tablet se convirtió en el dispositivo perfecto para todas aquellas tareas gracias a su ligereza, portabilidad y mayor tamaño de pantalla.

Las grandes firmas tecnológicas tomaron nota de la renovada popularidad de estos aparatos y volvieron a apostar por ellos lanzando al mercado tablets adaptadas a las nuevas necesidades. Entre estas grandes firmas podemos encontrar a Huawei, Lenovo y por supuesto, a Samsung, que fue una de las pocas que nunca llegó a abandonar del todo este mercado. Prueba de ello es que la firma coreana posee un 40% del mercado de tablets en España, pero con la nueva Samsung Galaxy Tab S7 FE buscan aumentar dicha cuota aún más.

Esta nueva Tab S7 FE se enmarca en la familia de productos Fan Edition (FE) de Samsung, con la que buscan ofrecer a los aficionados de la marca las características favoritas a un precio reducido. Esto se traduce en una versión con especificaciones ligeramente recortadas respecto a sus hermanos mayores que se vende por 650 euros.

Diseño y cámara

Físicamente la Galaxy Tab S7 FE es un dispositivo ligero y elegante. Una de las características que más sorprende es lo fina que es, situándose en únicamente 6,3 milímetros de grosor. Su peso es de 608 gramos, bastante conseguido para un dispositivo con una pantalla de más de 12 pulgadas y construido en metal. Esto último es una característica destacable, pues hasta ahora los dispositivos Fan Edition han utilizado la construcción en plástico para abaratar costes, como en el caso del S20 FE. Pero no ha sido de tal forma en esta ocasión, pues la Tab S7 FE tiene un chasis construido en una sola pieza de aluminio. Este acabado metálico le aporta un toque premium al dispositivo, sobre todo en sus versiones con colores más sobrios como es caso del plata de esta unidad de pruebas.

Sus bordes son rectos, similares a los que Apple puso de moda con el Iphone 5 y ha vuelto a recuperar para sus nuevos Iphones y IPad Pro y Air. Aporta sobriedad al diseño y lo aleja de la aburrida tendencia de bordes redondeados como una única pieza continua al que se había acomodado el mercado en las últimas generaciones. Pese a su elegancia, sí que es cierto que estos bordes, unidos al gran tamaño de la tablet, pueden hacer que sostenerla en largas sesiones resulte algo incómodo.

Si colocamos la Tab S7 FE en posición horizontal, la disposición de sus elementos es la siguiente: el canto derecho queda reservado para el altavoz (que junto al ubicado en el canto izquierdo logran sonido estéreo. Es uno de los recortes frente a sus hermanos mayores que cuentan con 4 altavoces) y el puerto de carga usb tipo-c , que permite una carga rápida de hasta 45W, capaz de llenar los más de 10,000mAh de capacidad de la batería en apenas 3 horas. El canto superior alberga los botones de volumen y bloqueo/apagado del dispositivo. En el inferior encontramos una conexión inteligente de 3 pines magnéticos para añadirle a la Tab S7 FE accesorios, como un teclado. Son compatibles los ya existentes para su hermana mayor, la S7+.

En la trasera encontramos unas líneas de plástico que rodean los bordes y afean algo el diseño del dispositivo. Se trata de las antenas, pues la Galaxy Tab S7 FE incluye la posibilidad de añadir una sim para conexión de datos por 5G en todas sus versiones. Otros elementos presentes en la trasera son los logotipos. Curiosamente, el que certifica que con la tablet obtenemos sonido firmado por AKG destaca más por su acabado brillante que el de la propia Samsung, ubicado en el borde superior izquierdo; por lo que de un primer vistazo los logos pueden llevar a confusión. Por último, el módulo para la cámara, que cuenta con un único sensor, pero no incluye ningún tipo de flash led. Dicho módulo sobresale ligeramente, de forma que al colocar la tablet sobre una mesa, esta no queda completamente plana.ASDF La cámara trasera, que cuenta con un sensor de 8 megapíxeles, produce unas fotografías de una calidad verdaderamente mejorable, que únicamente servirá para mostrar una perspectiva diferente en una videollamada.ASDF

Pantalla y rendimiento

En el frontal encontramos el panel de 12,4 pulgadas que tiene unos marcos muy conseguidos, por los cuales la pantalla ocupa casi toda la superficie, pero dejan espacio suficiente para poder agarrar la tablet sin incurrir en toques accidentales. La cámara frontal de 5 megapíxeles hace las vaces de sistema de seguridad de bloqueo, gracias al reconocmiento facial, y es perfecta para las videollamadas a las que, por desgracia, tan acostumbrados nos tiene la pandemia.

La pantalla tendría que haber sido la estrella del dispositivo, como es costumbre con la firma surcoreana, pero en este caso no ha sido así. La Galaxy Tab S7 FE monta un panel TFT de 12,4 pulgadas. Este es uno de los apartados en los que Samsung ha decidido recortar especificaciones con el objetivo de ofrecer un precio más atractivo al consumidor. No se puede decir que se trate de una pantalla de mala calidad, pero se echan de menos los negros puros y los colores vibrantes característicos de la tecnologia AMOLED. Este panel TFT tiene una interpretación del color más realista que, según los ojos que observen, puede pasar como algo apagada; y una resolución de 2560x1600 píxeles, que arroja una densidad de 243 píxeles por pulgada. Otro de los aspectos en los que se ha recortado ha sido en su tasa de refresco, que pasa de los 120 Hz a los estándar 60 Hz, lo que sin duda afecta a la sensación de fluidez general del dispositivo al navegar por su interfaz. Su mejor virtud es su gran tamaño, que permite realizar más cómodamente diversas tareas, ya sean estas de ocio o de trabajo. Samsung pretende que la Tab S7 FE se convierta en una suerte de sustituto del portátil tradicional para los trabajos menos exigentes como los de ofimática y ciertas ramas del diseño gráfico.

Pero, para que esta idea de la tablet como sustituto del portátil, aún más transportable y ligero, sea realmente viable, el rendimiento debe acompañar o al menos dotar al usuario de las mismas ventajas que aporta el dispositivo al que pretendemos sustituir. El público objetivo al que está dirigida la tablet (por su precio de al menos 650 euros se entiende que el sector educativo más básico queda excluido pues acostumbran a consumir productos de menor coste) se corresponde con cierta clase de diseñadores gráficos que necesiten un dispositivo ligero para trabajar allá donde vayan (aprovechando la versatilidad que les ofrece el lápiz inteligente incluido en la caja), universitarios que busquen una tablet con teclado para trabajos y tomar apuntes, así como trabajadores de oficina que se estrenen en el teletrabajo, específicamente labores de ofimática y reuniones por videollamadas.

Para todas estas tareas la Galaxy Tab S7 FE incluye un procesador Qualcomm Snapdragon 750G, que se trata de un chip de categoría media, suponiendo un ligero cambio en la estrategia que la firma coreana había seguido con los dispositivos Fan Edition. El Galaxy S20 FE vio recortados sus materiales de construcción frente a sus hermanos mayores, empleando plástico para abaratar los costes. Sin embargo esta Tab S7 FE no ahorra en sus materiales, pues cuenta con un chasis unibody de aluminio bastante premium, pero si en su procesador, que ya no es de gama alta como el de sus hermanos mayores.

¿Supone un gran problema para el rendimiento contar con un procesador de categoría media? No tendría por qué. Especialmente con el 750G de Qualcomm, que es un procesador más que probado y suele arrojar un rendimiento correcto. Sin embargo, no se puede afirmar que la Tab S7 FE sea un dispositivo con un gran rendimiento, pues en cuanto se le aprietan ligeramente las tuercas con tareas algo más exigentes, este se resiente y se empieza a experimentar parones y lag. Esto supone una decepción pues queda patente que la tablet no es apta para cierto tipo de tareas que un portátil tradicional de un precio similar puede manejar a la perfección. La decisión de adquirirla frente a este tipo de producto dependerá de lo mucho que se necesite una pantalla táctil (aunque muchos portátiles ya la incluyen) y el uso que se espera dar del lápiz inteligente que viene incluido en la caja con la Tab S7 FE.

El rendimiento en general es correcto, las tareas del día a día no suponen ningún problema: Navegar por la red, consumir aplicaciones de vídeo bajo demanda o enviar correos..etc. Las tareas más demandantes suponen la verdadera tara para un dispositivo enfocado más al trabajo que al ocio. También se echa de menos la fluidez que aportaría una tasa de refresco de 120 Hz.

¿Debería comprarlo?

En resumen la Galaxy Tab FE es un intento de Samsung por ofrecer una tablet de gama alta a un precio atractivo recortando ciertas especificaciones que, en esta ocasión, queda algo lastrado por dichos recortes, pues afectan a dos de los componentes más importantes de cualquier dispositivo. Estos son la pantalla, que deja atrás la tecnología AMOLED y los 120Hz, así como el procesador, que para un dispositivo enfocado a la productividad y el trabajo debe incluir un chip de un rendimiento superior. Sería más sencillo justificar su compra si su precio fuera algo más bajo, pues sigue siendo un dispositivo de ocio muy capaz, pero por los -mínimo- 650 euros que Samsung pide por él, se pueden encontrar opciones más interesantes en el mercado.

Zonamovilidad.es.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.zonamovilidad.es