El tremendo error de los taxistas y el juramento de los ciudadanos