La absurda decisión de castigar los avances tecnológicos de tu país por una guerra comercial