En la despedida de Coimbra: resultados positivos, satisfacción estratégica y un guiño al Gobierno