Lenovo recoge el guante del “hay qué” y lo lleva a la UPM