El coronavirus como factor de digitalización