Garantías y responsabilidades para el caso de los móviles Samsung Galaxy Note 7 defectuosos
Ampliar

Garantías y responsabilidades para el caso de los móviles Samsung Galaxy Note 7 defectuosos

martes 11 de octubre de 2016, 18:27h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
Contiac abogados, gabinete jurídico madrileño especializado en tecnologías de la información y la comunicación, ha analizado las consecuencias que, en términos jurídicos, puede tener la explosión de un Samsung Galaxy Note 7 en nuestro país y dirimido sobre quién recae la responsabilidad
Garantías y responsabilidades para el caso de los móviles Samsung Galaxy Note 7 defectuosos
Ampliar

Debido a la reciente aparición de terminales defectuosos del modelo Samsung Galaxy Note 7, se plantea quién garantiza y responde de los daños en los dispositivos y los que pueda producir terceros.

En primer lugar, hay que distinguir entre la garantía de los productos y la responsabilidad por los daños o perjuicios causados por los terminales, como puede ser en los conocidos casos de explosión de las baterías.

Responsabilidad del vendedor (distribuidores y operadores)

Respecto a la garantía, el vendedor responde de las faltas de conformidad que se presenten en los productos en un plazo de dos años contados desde la entrega que, como regla general, se considera hecha la entrega desde la fecha de la factura, del tique de compra o del albarán de entrega correspondiente si éste fuera posterior.

En el supuesto de que se trate de terminales de segunda mano el vendedor y el consumidor o usuario podrán pactar un plazo menor, que no podrá ser inferior a un año desde la entrega.

De acuerdo con los requerimientos establecidos en normativa, estos terminales no son aptos para los usos normales y ordinarios

Es evidente que, en este caso concreto, no se puede considerar que los terminales defectuosos sean conformes con su naturaleza, ya que, de acuerdo con los requerimientos establecidos en normativa, estos terminales no son aptos para los usos normales y ordinarios a los que se encuentran destinados, ni presentan la calidad y prestaciones habituales teniendo en cuenta su naturaleza, ya que los problemas surgen con la simple carga de los dispositivos.

Qué debe hacer el consumidor

Pues bien, los consumidores afectados deben informar al vendedor en el plazo de 2 meses desde que hayan tenido conocimiento de los problemas o defectos en los terminales. El incumplimiento de ese plazo no supone la pérdida de sus derechos, sino que el consumidor asumirá los daños o perjuicios ocasionados por tal retraso.

Además de esta garantía por parte del vendedor del terminal, la ley establece una garantía adicional por parte del productor que será aplicable en determinados casos. En este sentido, y teniendo en cuenta las circunstancias del caso, los consumidores también pueden dirigirse directamente a la compañía Samsung para obtener la sustitución o reparación del producto.

Y ello debido a que la falta de conformidad que han presentado los modelos afectados, se trata de defectos de origen que afectan a la idoneidad de los mismos, de acuerdo con su naturaleza y finalidad, comprometiendo además la seguridad de los usuarios.

Por tanto, en este caso los comercios o vendedores que hayan respondido ante los consumidores y usuarios pueden, en el plazo de un año desde la sustitución o reparación del terminal, reclamar a su vez a Samsung.

Si hay daños y perjuicios

En cuanto a la responsabilidad y para aquellos casos en que los terminales defectuosos hayan llegado a producir daños y perjuicios, los perjudicados tienen derecho a ser indemnizados por aquellos daños personales, incluida la muerte, y los daños materiales que afecten a bienes o servicios objetivamente destinados al uso o consumo privados, y que hayan sido utilizados principalmente por el perjudicado. Todo ello sin perjuicio de las demás acciones a las que el perjudicado pueda tener derecho como consecuencia de la responsabilidad contractual o en cualquier otra causa de incumplimiento.

Los consumidores y usuarios que hayan sufrido daños o perjuicios causados por estos dispositivos defectuosos, disponen de un plazo de 3 años para ejercitar la acción de responsabilidad desde la fecha en que el perjudicado sufrió el perjuicio.

Respecto a la cuantía de las indemnizaciones, la Ley establece que la responsabilidad civil global del productor por muerte y lesiones personales causadas por productos idénticos que presenten el mismo defecto tendrá como límite la cuantía de 63.106.270,96 euros, y una franquicia de 500 euros en caso de daños materiales causados por los productos defectuosos.

Contiac Abogados

11 de octubre de 2016

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios