Panasonic AX 800. Lo más de lo más
Ampliar

Panasonic AX 800. Lo más de lo más

domingo 07 de diciembre de 2014, 14:00h

google+

linkedin

Comentar

WhastApp

Dice Panasonic que con su nueva gama de televisores Ultra HD han dado paso a una nueva era y, si bien ellos utilizan la frase como un lema de marketing, nunca se puede definir mejor el impacto del consumidor cuando saca la tele y se queda extasiado ante ella.
Y si bien hay que reconocer que hay que ser un amante de la tecnología o un usuario avanzado para llegar a todos los rincones y posibilidades que te ofrece esta televisión, también lo es que no podemos caer en la tentación de conectar la antena y disfrutar de la programación convencional –que también- sin antes jugar durante horas para procurar sacar todo el partido a esta Panasonic A800 que en su versión de 50” ha tomado posesión de nuestro salón. A su lado, ya ni el mejor cuadro parece importante.
Las visitas de los familiares, amigos y vecinos resultan inevitables. Unos porque no saben lo que es 4K (por encima de 4.000 px de resolución) y quieren descubrirlo; otros porque ponerse unas gafas 3D y enfrentarse a las imágenes flotantes sin pagar entrada consideran que es irreal. Muchos sienten curiosidad por saber lo que es una Smart TV y los menos quieren ‘cacharrear’ crear su perfil de usuario, personalizar sus pantallas, ‘hablar’ con la tele, navegar por Internet a gran tamaño o presumir de cómo, si se sitúan delante del pantallón, una pequeñísima cámara salta de la parte trasera del marco superior, los reconoce y posiciona directamente el aparato en su modo particular.

Fuera todos
Primera lección: cuando se tiene un lujo de este tipo: tu casa no es el bar y eso de “vemos una peli en tu casa” “vamos a tu casa que el partido parece de verdad” “mamá mis amigos quieren jugar con la consola en casa” termina agotando. Sabemos que es de buen samaritano compartir pero, también lo es relajarse y disfrutar.
Dos mandos a distancia; uno táctil con ratón integrado y otro analógico que pueden convertirse en armas para la guerra pero que, visto desde el punto positivo, facilita la operación y, encima, Miracast para vincular el móvil y que aquello que tenemos guardado en él, podamos verlo a gran tamaño. Eso hay que manejarlo con tacto.
Entre lo mejor, la sensación de libertad que da el no estar pendientes del ‘prime time’ o sufrir los cortes de publicidad; lo peor, que las empresas y los publicistas no van a estar muy de acuerdo con estos nuevos métodos y, pronto, encontrarán las formas para entrar en el salón.
Imprescindible internet de banda ancha e incluso me atrevería a decir fibra óptica para ‘chutar’ streaming de datos y no sufrir retardos. WiFi también vale, pero podemos tener parones.
Por lo demás, una experiencia smartphone pero a lo grande: tienda de aplicaciones, teclado virtual (mejorable), personalización de pantallas y la opción ‘recomiОndame’, a través de la cual nuestro nuevo amigo digital va conociОndonos y seleccionando los contenidos que nos puedan interesar.
Lo más de lo más.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.