Móviles Samsung

Prueba Samsung Galaxy Note S9, el triunfo del S Pen

Prueba Samsung Galaxy Note S9, el triunfo del S Pen

domingo 28 de octubre de 2018, 13:52h

google+

linkedin

Comentar

WhastApp

De las muchas cosas por las que la gente se puede definir en la vida, una podría ser eres de Note o no, o más allá, eres de Galaxy S o de Galaxy Note. Pero es posible que a nuestros lectores no les descubramos nada nuevo porque, desde el primer modelo que salió de este terminal, hemos reconocido que nosotros somos de Note. De hecho, hace años que, entre bromas, acuñamos la frase “no sin mi Note”

Y reconociendo que otras marcas han presentado a lo largo del año teléfonos a los que, si tienes la fortuna de acceder, es imposible renunciar, hablamos de LG V30 o del Huawei P20 Pro, un Note sobre la mesa es un ‘must have’. ¿Por qué? Porque por muchos imitadores que haya querido tener, la funcionalidad del S Pen, la forma en que éste se aloja en la carcasa y su eficacia son únicas.

Pues bien, el Samsung Galaxy Note 9, presentado en el mes de agosto en Nueva York y centro de los focos de la IFA -primera feria en la que se ha mostrado publica y masivamente- , mejora la funcionalidad del S Pen y, sólo por eso merece un ¡Olé!. Lo demás, si bien es interesante, forma parte de la batalla entre las marca y la normal evolución de un modelo sobre el anterior.

De diseño exquisito y con una pantalla ‘Infinity Display’ Super AMOLED de 6,4 pulgadas (en esto de los paneles LG y Samsung no tienen competencia), el nuevo phablet coreano presume de marco metálico y cubierta de cristal ultra resistente Corning Gorilla Glass 5, tanto por delante como por detrás. El cuerpo del móvil bisela en los laterales para crear el efecto 3D del cristal y ‘adelgazar’ los laterales, pero el encaje de metal y cristal está menos logrado que en otras ocasiones; si bien no es hiriente, notas el roce del corte cuando lo tienes mucho tiempo en la mano. Sus medidas 16,19 x 7,64 x 0.88 cm hablan por sí mismas y los 201 gramos de peso están en línea con cualquier terminal de la gama.

Con respecto al modelo anterior, formato y medidas son casi idénticas, sólo un 0,1” mayor que el Note 2017, pero lo suficiente para que no te sirva la funda si alguien se plantea reutilizarla, sobre todo, porque se añade la corrección en cuanto a posición del lector de huella, que, como en el S9 se sitúa ahora debajo de los objetivos y el flash y no en un lado como en el Note 8. Los pulsadores laterales, finos y mimetizados con el marco también varían milimétricamente su posición.

En el ‘top’ vemos claramente los cortes de antena, además de la cuna de tarjetas que como es habitual, hay que abrir con el pincho que viene en la caja o, en su defecto con un pendiente corriente, como el que lleva cualquier mujer. Dentro esta la cuna de doble SIM o de SIM y tarjeta de memoria, en este caso de unos alabadísimos por la crítica 512 MB, lo que sumado a la memoria interna nos proporciona 1 TB de almacenamiento. Sin embargo, siendo justos, hay que señalar que LG ya ofrece capacidad de lectura de tarjetas de 1 TB hace varios años; sino se utilizan es por el precio de las mismas y por las pocas que hay en las redes de distribución.

Carga, batería y sonido del Note 9

En la base, detalles dignos de comentario: de una parte, puerto microUSB tipo C que, como ya es habitual, es OTG (On The Go) por si queremos leer una llave de memoria. El pack de venta incluye dos adaptadores. Además, conecta con un sistema de carga ultrarrápida que recarga una batería de 4.000 mAh, la más potente hasta el momento; ya que tiene 700 mAh más que el Note 8 y está 500 mAh por encima del Galaxy S9. Ahora bien, el teléfono, teóricamente, carga en menos de dos horas; no obstante, volvemos a sentir calor en el terminal si lo utilizamos mientras permanece enchufado y, en cuanto sube la temperatura, el flujo de entrada de energía se ralentiza.

Bien es verdad, que poco hay que temer a este respecto, porque el fabricante no ha escatimado palabras en explicar que han incorporado un sistema de disipación de calor que nos garantiza que, aunque el móvil se caliente, ese calor no se transmite a la placa. También es verdad que se enfría con rapidez.

Otro detalle que hemos observado es que no le gustan todos los cables de carga ni aunque sean de Samsung. Extrañamente, en algunas ocasiones aparece un gráfico de alerta y una gota de agua en pantalla con un recuadro que asegura que no puede cargar porque el cable está húmedo y que se debe esperar a que se seque. Si ese mismo cable se conecta a otro smartphone cumple su función con normalidad. Nunca habíamos visto este tipo de alerta y, como siempre, puede deberse a que los dispositivos de prueba son los primeros que llegan al mercado y aún traen detalles que luego se corrigen con cualquier actualización.

A la izquierda del puerto C, la salida de audio para auriculares con Jack de 3.5. Un punto para Samsung por no haber caído en el error de suprimirlo como ha hecho Apple o Huawei en sus móviles de gama más alta. No han tenido en cuenta que los usuarios tienen sus gustos en cuestión de cascos y que quien se ha comprado unos Beats o unos JBL no quiere dejar de usarlos porque el fabricante haya tomado esa decisión. O tampoco se tiene por qué usar un sistema para el ordenador y otro para el móvil, cuando la toma de 3,5 mm lleva años estandarizada. Para reforzar su decisión, Samsung ha sumado a la caja unos auriculares ergonómicos intraurales AKG, con cable recubierto por cordón trenzado que son un regalo para los oídos y permiten disfrutar del sistema de sonido Dolby integrado.

Así, llegamos al tercer punto de los elementos de la base, muy relacionado con el anterior: los altavoces estéreo. En general el equipo de sonido es de primera línea y permite disfrutar de películas, video y aplicaciones de música en su máximo exponente. Pero hay que destacar que cuando el Note 9 se pone en horizontal se activa el altavoz superior y el sonido sale por los laterales de forma envolvente.

Por supuesto, el micrófono para hablar es dedicado y dispone de sistema de cancelación de ruido. En términos técnicos, el audio es de 32 bits a 384 KHz.

¿El precio? Oficialmente 1.259 euros; pero la propia marca aplica un renove de 200 euros y en internet se encuentra por 700

S Pen mejorado

Por último, en la base del teléfono está el gran secreto de este modelo de Samsung que, como decíamos, nadie ha podido imitar y que modelo a modelo mejora su funcionalidad: el SPen.

En principio, la función básica para la que nació fue para poder tomar notas en el teléfono, bien en un cuaderno digital, bien, en caso de urgencia, directamente sobre la pantalla y el registro queda guardado debidamente en una pantalla. Sin embargo, a través del sistema de conexión inalámbrica Bluetooth 5.0 (A2DP, LE, aptX) que incorpora, se conectan puntero y terminal y se puede utilizar, por ejemplo, como mando a distancia a la hora de controlar una presentación, como comando de traducción al posar el lápiz sobre una pantalla, para maximizar ventanas minimizadas, para activar Bixby Visiión.

El Spen abre el cuaderno de notas, permite crear gifts y mensajes animados, recortar un recuadro de interés que veamos en cualquier web y queramos guardar o compartir, actúa como ratón, permite la escritura manual, es la herramienta de Penup y, sobre todo, nos facilita la vida; que al fin al cabo es el fin último de la tecnología.

Procesador y conectividad

Como ya es habitual, a pesar de ser incomprensible en cualquier sentido salvo el económico, Samsung implementa un procesador Qualcomm 845 8x IA 385, con tarjeta gráfica Adreno 630 (que sólo compite con Nvidia) y arquitectura Kryo 385 (gold, silver) para sus teléfonos americanos; pero en Europa integra un igualmente magnífico Exynos 9810 8x Mongoose con Mali G72, pero que no alcanza el nivel de los de San Diego, especialmente en gráficos o en la optimización del uso de energía. El procesador se complementa con una RAM de 8GB para el modelo de 512 GB y de 6GB para el de 128 GB de almacenamiento.

La plataforma mueve un sistema operativo Android 8.1 Oreo (suponemos que muy pronto actualizado a Pie) con sistema de inteligencia artificial, gestión del hogar y asistente virtual Bixby, del cual ya hemos hablado en varias ocasiones y que se activa, entre otras formas, en el botón lateral izquierdo.

Por lo demás, el teléfono se conecta a redes 4G de última generación, dispone de WiFi completo, NFC para realizar pagos u otras funciones, geolocalización satelital y desbloqueo por reconocimiento facial, reconocimiento del iris o de la huella digital.

Cámaras

El sistema fotográfico es muy similar al del Galaxy S9. En este caso concreto, la cámara principal es doble con dos sensores de 12 Mpx de 26 y 52 mm y apertura f/1,5-2,4 y f/2,4 respectivamente. El zoom óptico es 2x.

Por su parte, la frontal es de 8 Mpx con una apertura focal f/1,7, autofocus. Cuenta con modo profesional, enfoque dinámico, cámara superlenta, cámara rápida y AR Emoji, algo que si se eliminara del sistema tampoco se echaría de menos porque está muy poco conseguido.

Por último, con Samsung DeX el Galaxy Note9 también proporciona una experiencia de uso como la de un PC de sobremesa.

¿El precio? Oficialmente 1.259 euros; pero la propia marca aplica un renove de 200 euros y en internet se encuentra por 700

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Zonamovilidad.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.