www.zonamovilidad.es
Febrero 2013    26 de junio de 2019

ULTIMO NUMERO

Shenzhen (China), 29 de mayo de 2019. – Huawei ha presentado hoy una moción de juicio sumario como parte del proceso en el que cuestiona la constitucionalidad de la Sección 889 de la Ley Nacional de Autorización de Defensa (National Defense Authorization Act, 2019 NDAA). Asimismo, ha hecho un llamamiento al gobierno de los Estados Unidos para detener la campaña contra Huawei apoyada estatalmente bajo alegaciones de falta de ciber seguridad.
El pasado 16 de mayo, el mundo dejó de respirar. Estados Unidos, declaraba abiertamente la guerra comercial a China y lo hacía a través de Huawei, acusando a la tecnológica de espionaje y de poner en riesgo la seguridad nacional. Su decisión incluía la prohibición de suministrar productos, componentes o materias primas no sólo a la multinacional asiática, sino a cualquier empresa del orbe que trabaje con ésta.
En octubre de 2016 el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) publicó un estudio sobre el “Plan Made in China 2025” en el que explicaba cuál era la nueva estrategia que el gobierno chino se había propuesto seguir para impulsar y reestructurar su industria, de manera que se pasase de una era de cantidad a una nueva era de calidad y eficiencia en la producción. “Con este plan, China pretende ser líder en tecnología a escala internacional, por delante de potencias como Alemania, Estados Unidos o Japón”.
En octubre de 2016 el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) publicó un estudio sobre el “Plan Made in China 2025” en el que explicaba cuál era la nueva estrategia que el gobierno chino se había propuesto seguir para impulsar y reestructurar su industria, de manera que se pasase de una era de cantidad a una nueva era de calidad y eficiencia en la producción. “Con este plan, China pretende ser líder en tecnología a escala internacional, por delante de potencias como Alemania, Estados Unidos o Japón”.
En octubre de 2016 el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) publicó un estudio sobre el “Plan Made in China 2025” en el que explicaba cuál era la nueva estrategia que el gobierno chino se había propuesto seguir para impulsar y reestructurar su industria, de manera que se pasase de una era de cantidad a una nueva era de calidad y eficiencia en la producción. “Con este plan, China pretende ser líder en tecnología a escala internacional, por delante de potencias como Alemania, Estados Unidos o Japón”.
En octubre de 2016 el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) publicó un estudio sobre el “Plan Made in China 2025” en el que explicaba cuál era la nueva estrategia que el gobierno chino se había propuesto seguir para impulsar y reestructurar su industria, de manera que se pasase de una era de cantidad a una nueva era de calidad y eficiencia en la producción. “Con este plan, China pretende ser líder en tecnología a escala internacional, por delante de potencias como Alemania, Estados Unidos o Japón”.
En octubre de 2016 el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) publicó un estudio sobre el “Plan Made in China 2025” en el que explicaba cuál era la nueva estrategia que el gobierno chino se había propuesto seguir para impulsar y reestructurar su industria, de manera que se pasase de una era de cantidad a una nueva era de calidad y eficiencia en la producción. “Con este plan, China pretende ser líder en tecnología a escala internacional, por delante de potencias como Alemania, Estados Unidos o Japón”.
En octubre de 2016 el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) publicó un estudio sobre el “Plan Made in China 2025” en el que explicaba cuál era la nueva estrategia que el gobierno chino se había propuesto seguir para impulsar y reestructurar su industria, de manera que se pasase de una era de cantidad a una nueva era de calidad y eficiencia en la producción. “Con este plan, China pretende ser líder en tecnología a escala internacional, por delante de potencias como Alemania, Estados Unidos o Japón”.
En octubre de 2016 el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) publicó un estudio sobre el “Plan Made in China 2025” en el que explicaba cuál era la nueva estrategia que el gobierno chino se había propuesto seguir para impulsar y reestructurar su industria, de manera que se pasase de una era de cantidad a una nueva era de calidad y eficiencia en la producción. “Con este plan, China pretende ser líder en tecnología a escala internacional, por delante de potencias como Alemania, Estados Unidos o Japón”.
En octubre de 2016 el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) publicó un estudio sobre el “Plan Made in China 2025” en el que explicaba cuál era la nueva estrategia que el gobierno chino se había propuesto seguir para impulsar y reestructurar su industria, de manera que se pasase de una era de cantidad a una nueva era de calidad y eficiencia en la producción. “Con este plan, China pretende ser líder en tecnología a escala internacional, por delante de potencias como Alemania, Estados Unidos o Japón”.
En octubre de 2016 el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) publicó un estudio sobre el “Plan Made in China 2025” en el que explicaba cuál era la nueva estrategia que el gobierno chino se había propuesto seguir para impulsar y reestructurar su industria, de manera que se pasase de una era de cantidad a una nueva era de calidad y eficiencia en la producción. “Con este plan, China pretende ser líder en tecnología a escala internacional, por delante de potencias como Alemania, Estados Unidos o Japón”.
En octubre de 2016 el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) publicó un estudio sobre el “Plan Made in China 2025” en el que explicaba cuál era la nueva estrategia que el gobierno chino se había propuesto seguir para impulsar y reestructurar su industria, de manera que se pasase de una era de cantidad a una nueva era de calidad y eficiencia en la producción. “Con este plan, China pretende ser líder en tecnología a escala internacional, por delante de potencias como Alemania, Estados Unidos o Japón”.
En octubre de 2016 el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) publicó un estudio sobre el “Plan Made in China 2025” en el que explicaba cuál era la nueva estrategia que el gobierno chino se había propuesto seguir para impulsar y reestructurar su industria, de manera que se pasase de una era de cantidad a una nueva era de calidad y eficiencia en la producción. “Con este plan, China pretende ser líder en tecnología a escala internacional, por delante de potencias como Alemania, Estados Unidos o Japón”.

El Rasputín económico de Trump

“China es un país totalitario y corrupto que busca construir un imperio”; “El mercantilismo chino es un sistema injusto, explotador, distorsionador y amenazante”; “las aspiraciones de China son tan insaciables, que, se podría llegar a un choque frontal por nuestras necesidades básicas: pan, agua y aire”; “China ha sido responsable de la pérdida de 57.000 fábricas estadounidenses y más de 25 millones de empleos” (Peter Navarro)
“Estados Unidos sigue siendo una nación independiente y nuestra política comercial se realizará aquí, no en Ginebra. No permitiremos que el Órgano de Apelación de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y el sistema de solución de controversias obliguen a los Estados Unidos a una camisa de fuerza con compromisos que nunca acordamos”. Así de contundente es el informe que describe la agenda comercial de la Casa Blanca para 2019, elaborado por el Representante de Comercio de EE.UU., Robert Emmet Lighthizer -el ejecutor del ideario de Peter Navarro-.
Daniel Newman, analista de Futurum Research y CEO de Broadsuite Media Group publicó el pasado 25 de marzo un informe titulado “Los riesgos de darle a Apple las claves para 5G: la innovación estadounidense”. En él analizaba en profundidad la pugna entre Qualcomm y Apple, poco antes de que estas empresas firmaran el ‘armisticio’.
0,234130859375