www.zonamovilidad.es

Lenovo ThinkPad P1 Gen2

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

El nuevo ThinkPad P1 comprime en un equipo ligero y poco voluminoso toda la potencia de una auténtica estación de trabajo: 1,7 kilos de músculo para trabajar donde quieras.\r\n

ThinkPad era la joya de la corona de IBM en portátiles; ahora lo es de Lenovo. La compañía asiática no sólo decidió mantener el nombre, sino que sigue estando en la cúspide de su pirámide de equipos. ThinkPad continúa siendo sinónimo de grandes equipos profesionales; potentes, versátiles, con los últimos procesadores y estrenando tecnologías punteras.

El equipo que llevo probando cerca de un mes es la segunda generación de los P1, un portátil "de verdad" -pesa 1,7 kilos- que contiene toda la tecnología y prestaciones de una 'workstation'.

A modo de resumen, sería un equipo ideal para esta época de teletrabajo obligatorio. Sólo le veo un par de problemas: la duración de la batería y el precio. En cuanto al último, el precio, una configuración con procesador i7, Windows Hone de 64 bits, memoria sólida de 256 gigas, ocho gigas de RAM, pantalla full HD no táctil y tarjeta gráfica Nvidia Quadro T1000 con cuatro gigas dedicadas, sale hoy en la web de Lenovo por 1.790,10 euros.

Por lo que respecta a la primera de esas dos pegas, a la batería: a pesar de que en las especificaciones técnicas le atribuyan una autonomía de hasta 13 horas -según configuración y uso-, yo no he logrado sacarle más de tres cuando le metes caña y haces que trabaje el procesador y, sobre todo, la gráfica. Ya sé que no está pensado para jugar, ni la tarjeta gráfica Quadro T1000 es la mejor para esta función, pero los videojuegos (al margen de los test de rendimiento) son una magnífica herramienta para comprobar el rendimiento general de un equipo.

Los videojuegos son muy exigentes con el sistema; a cambio, dicen mucho del rendimiento del equipo, tanto del procesador, la tarjeta gráfica, la eficiencia de la disipación del calor, la pantalla... y de la batería, claro.

Cuando se prueba un equipo de Lenovo hay que pensar en que se trata de una de las muchas variaciones posibles. Y es que una de las características de las que más presume el director general de Lenovo Iberia, Alberto Ruano, en sus presentaciones es la flexibilidad, la configuración a media de fábrica.

Por ejemplo, se puede optar por varias configuraciones estándar de este ThinkPad P1 de segunda generación, pero en realidad el abanico de posibilidades es enorme. Si hablamos del procesador, es posible instalar hasta un Xeon de novena generación o un i9 (probé un i7), también de novena generación. Lo más convencional es que lleve una licencia de Windows 10, pero puede ser Home o Pro o, ¿por qué no? lanzarse al territorio Linux (Ubuntu, Redhat). En cuando a pantallas, táctil o no, OLED o LCD 4K o simplemente LCD Full HD y, en este caso, con brillo máximo de 300 o de 500 nits.

La tarjeta gráfica de mi equipo de prueba es la Quadro T1000, de Nvidia, pero podría ser la T2000. Y lo mismo sucede con la memoria RAM (hasta 64 gigas) o con la de almacenamiento (hasta cuatro teras).

La conectividad, tanto inalámbrica como a través de puertos físicos es común. WiFi versión 6; Bluetooth (5.1) y un equipamiento de puertos que impresiona para unos modelos que miden de grueso 17,2 milímetros. Cuenta con dos USB tipo C, otros dos 3.1, conector HDMI 2.0, minipuerto Gigabit Ethernet (viene con el adaptador USB-minipuerto), lector de tarjetas de memoria y, por supuesto, minijack de 3,5 milímetros combinado para micrófono y auriculares.

Buen tamaño de teclado y de teclas

Teclado retroiluminado, con el trackpoint característico del ThinkPad en el centro y con un trackpad amplio y botones derecho e izquierdo replicados en la parte superior.El teclado siempre me ha parecido una pieza importante de un portátil y a la que se daba poca importancia, al menos hasta que estalló el 'keyboard gate' de Apple, cuando los usuarios de Apple comenzaron a denunciar problemas con algunos de los teclados. El ThinkPad P1 es un portátil con pantalla de 15,6 pulgadas y, aunque últimamente se van reduciendo poco a poco los marcos, eso da un tamaño de ordenador y, por lo tanto, de teclado importante. Mide 36 por 24 centímetros y ahí cabe un teclado completo con un trackpad generoso más escáner de huellas y, no podría faltar en un ThinkPad, el trackpoint, ese ratón de botón que Lenovo mantiene en el centro del teclado (diría yo que para los nostálgicos teniendo un trackpad en condiciones y en algunos casos una pantalla táctil).

 

Teclado completo con teclas de gran tamaño, buena separación entre ellas y recorrido más que suficiente como para que la escritura de textos largos resulte cómoda. Para poder escribir de noche y sin encender la luz, está retroiluminado, una característica que tampoco se valora suficientemente.

Lenovo ha sido de los primeros fabricantes en incluir una pestaña física para tapar la webcam, una medida más de seguridad, además de la incorporación del lector de huella para poder acceder y el sistema de cifrado de datos. Físicamente, ha sido sometido a más de 200 pruebas de calidad y a una docena de los test mil-std-810 de certificación militar para garantizar su funcionamiento en condiciones extremas.

El ThinkPad P1 Gen 2 es lo contrario de un portátil de la gama Legion: está diseñado para trabajar en entornos profesionales, pero tampoco se le resiste un buen juego.

Y yo sigo con mi Yoga 920...

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios