www.zonamovilidad.es

Apple se suma a la corriente de relojes que miden el oxígeno

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

El nuevo Apple Watch Series 6 añade a sus funciones relacionadas con la salud un sistema de medición del oxígeno en sangre. Pero no es el único ni el primero.\r\n

Una de las constantes de Apple ha sido hacer las cosas mejor y más sencillas que otros. A veces han sido también los primeros, los que han abierto camino y han creado nuevas categorías de productos. Y otras, no.

No creó el primer teléfono con pantalla táctil, pero sí el que lo convirtió en el paradigma de móvil inteligente con el iPhone; tampoco creó el primer reproductor MP3, pero lo elevó creando un ecosistema alrededor del iPod. Tampoco fabricó el primer smartwatch; de hecho, Sony lanzó uno con ese nombre, aunque Data Link ya había construido uno en 1994. 

Pero, sin ser el primero, el Apple Watch se ha convertido en el reloj inteligente más exitoso del mercado. Lo que no quiere decir que sea el primero en incluir nuevas características. Tal vez esa posición de líder del mercado y de la innovación provoque que cualquier función que se le añada parezca una rabiosa novedad. Es lo que ha sucedido con el sistema de medición de oxígeno en la sangre.

Hubo un momento en el que se creyó que se podría incluir mediante una actualización del sistema operativo, pero Apple no debió confiar en que funcionara correctamente y hemos tenido que esperar a una nueva generación de relojes de la firma. De esta forma, otros fabricantes se le han adelantado

Samsung, por ejemplo, utiliza un sistema similar al de Apple en su Galaxy Watch 3. Emplea leds de luz roja y rayos infrarrojos para estimar la concentración de oxígeno en el torrente sanguíneo. La llegada del SARS-CoV-2 ha puesto de moda esta variable, ya que una saturación baja puede ser uno de los síntomas más críticos. Sin embargo, Samsung, como la mayoría de los fabricantes de relojes inteligentes con esta función, no alude a la Covid-19, ni tan siquiera a temas vinculados con hospitales o médicos, sino a la relación de la saturación de oxígeno en sangre con el rendimiento deportivo.

El último reloj de Huawei, el Watch GT 2 Pro, tiene "soporte para la medición inteligente del nivel de SpOs (...) puede detectar el nivel de oxígeno en la sangre sin importar cuando está trabajando o escalando". En este caso no explica el modo en el que lo mide (en breve lo probaré), pero sí especifica que "esta característica no está diseñada para ser un dispositivo médico, y no pretende diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad. Todos los datos y mediciones deben ser utilizados sólo para referencia personal".

Honor no podía ser menos. Sus Watch GS Pro y Watch ES, con una indicación similar a la de Huawei en el sentido de que no se pueden tomar como instrumentos de medición médica, también detectan la saturación de oxígeno como una herramienta de entrenamientos.

Fitbit es un fabricante especializado en relojes deportivos que sí utilizó la actualización de su software para introducir esta función en algunos países. Utilizan el mismo principio que Apple y Samsung: emplean luces rojas e infrarrojas para contrastar el color de la sangre que pasa por la muñeca. Mediante esa actualización a través de la app Signature se activa para terminales Versa y Sense, pero siempre con la puntilla "no están destinados a fines médicos, ni están destinados a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad o afección".

La última generación de relojes de ASUS también se ha apuntado. El Vivo Watch SP cuenta con una función de monitorización del oxígeno en sangre orientada al rendimiento deportivo. Además, de otra media docena larga de marcas como el fabricande de móviles Umidigi con el Ufit (72 euros en Amazon, y hay propuestas más baratas. ¿Funcionarán?).

Apple nos ha acostumbrado a que las funciones que anuncian trabajen a la perfección, así que es muy probable que la medición de oxígeno también lo haga correctamente. Sin embargo, también anuncia que no está diseñada para fines médicos, sino para el deporte. Han cambiado los sensores traseros del Apple Watch para integrar cuatro conjuntos de luz LED (verde, rojo e infrarrojo) y otros cuatro fotodiodos. Los primeros iluminan los vasos sanguíneos de la muñeca y los segundos miden la cantidad de luz reflejada. La aplicación Oxígeno en Sangre, que hay que configurar previamente en el iPhone, se encarga de analizar los datos para determinar la oxigenación.

Los nuevos relojes de Apple se ponen a la venta a partir del viernes, día 18. Hasta ese momento no hay información sobre la disponibilidad de la app Oxígeno en Sangre en nuestro país. No todas las aplicaciones están en todos los países. Por ejemplo, la función de electrocardiograma llegó a Europa y España más tarde que a Estados Unidos.

En esta ocasión, la nueva función de salud sí está disponible desde el primer momento.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios