www.zonamovilidad.es
Cómo tener un coche propio pero mes a mes: ¿alquiler, 'renting', 'leasing' o suscripción mensual?

Cómo tener un coche propio pero mes a mes: ¿alquiler, 'renting', 'leasing' o suscripción mensual?

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

A un año de su lanzamiento, Wabi, el servicio de suscripción por meses del Banco Santander ya está disponible en 22 provincias españolas. Es un sistema a medio camino entre el alquiler y el 'renting'.

Es probable que este año y medio de pandemia haya contenido la onda expansiva y haya retrasado la implosión, pero el sector del automóvil vive una transformación imparable. Y no estamos hablando de coches eléctricos, híbridos o con motores de hidrógeno.

Usen la tecnología que usen, el cambio fundamental en el sector de la automoción pasa por el tipo de propiedad. Desde hace unos años, los directivos de las principales firmas automovilísticas tienen claro que el mercado está basculando de una estructura asentada en la propiedad a otra basada en los coches compartidos.

Uno de los efectos de la digitalización es pagar por el uso, no por la posesión. Ya no hace falta tener un disco-CD-DVD en casa para disfrutar de su contenido. Está en la nube; cuando quiero lo selecciono y lo escucho. Y ya ni tan siquiera pagas por cada canción, película, capítulo, libro... una suscripción mensual y barra libre.

Wabi es un servicio basado en una app que permite disponer de un coche como si fuera privado, pero por meses

¿Por qué no hacerlo en el mundo del automóvil? Esa parece la pregunta que se hicieron en Santander Consumer Finance hace un año largo. La respuesta fue Wabi, un servicio basado en una app que permite disponer de un coche como si fuera privado, pero por meses.

Comprar un coche es algo serio. Es un bien generalmente caro, pero, además, tienes que prever una partida para el mantenimiento, las averías, el seguro... Al final, supone un gasto importante cada año. Hay alternativas, claro: 'renting', para los ciudadanos de a pie; 'leasing' para las empresas... o, incluso, para desplazamientos esporádicos urbanos, sistemas de coche compartido y el alquiler convencional.

Cada uno tiene sus ventajas. Y Wabi puede considerarse como un sistema mixto que combina ventajas de varios de ellos. Habitualmente los coches disponibles son de ocasión o kilómetro cero y se alquilan por periodos mensuales, como mínimo un mes. En el precio de la tarifa se incluyen todos los gastos excepto las multas, consumibles o aparcamientos. Es decir, el usuario no tiene que hacerse cargo de las revisiones, cambios de neumáticos... ni de los seguros.

Otra ventaja, o al menos yo la veo así, es que puedes cancelar el alquiler en cualquier momento y que, cuando lo renueves, puedes cambiar el tipo de coche. Me hago la siguiente composición de lugar. En agosto me voy a ir a la montaña, así que el coche que me interesa es un SUV, en septiembre con mucha probabilidad no necesitaré vehículo, pero en octubre me viene bien un auto urbano, a ser posible eléctrico o híbrido. Luego, en diciembre, me vendría bien una berlina. El resto del año, con un taxi o similar de vez en cuando, me vale.

A una media de 400 euros al mes, con 1.200 euros, listo. Eso pueden ser los gastos anuales de un vehículo en propiedad si contamos seguros, mantenimiento y algún imprevisto, a los que habría que sumar la amortización del coche. Es cierto que con ese dinero no estás financiando el coche, aunque, tal y como sucede con el 'leasing' es un extremo que se puede negociar.

Cómo funciona Wabi

El funcionamiento es sencillo. Para registrarse desde la app se exige una serie de documentos, incluido el carné de conducir en vigor (se escaneará desde la propia app). Hay que tener al menos 25 años y el carné de circulación con una antigüedad mínima de siete años. Sin pagar más se puede registrar un segundo conductor.

Una vez registrado, se selecciona el coche que queremos -dependerá de la provincia en la que se solicite y del radio que estemos dispuestos a recorrer para recogerlo (o pagar para que lo entreguen)-. Dicen que hay modelos desde 349 euros al mes, pero yo no he encontrado a ese precio en Madrid, sino desde 550 euros. No hay que pagar una entrada, pero sí un depósito (450 euros), que se reembolsará al terminar la suscripción.

También hay que tener en cuenta que el seguro a todo riesgo incluido tiene una franquicia de 300 euros, que se puede eliminar añadiendo 10 euros diarios a la suscripción (300 euros más). Hasta los 1.500 kilómetros al mes no hay que abonar kilometraje, pero si se superan, cada 100 kilómetros adicionales nos costarán 25 euros. Y si se superan los 3.000, cada km de más es medio euro, así que conviene estudiarlo.

Otra limitación es que sólo se pueden utilizar los vehículos en la España peninsular; no se puede salir al extranjero ni viajar a las islas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios