www.zonamovilidad.es
Opel GT (Autor: Alvaro Muro)
Opel GT (Autor: Alvaro Muro) (Foto: Alvaro Muro)

Historia y diseño del Opel GT

La reinterpretación europea del coche americano

jueves 24 de noviembre de 2022, 09:00h

Escucha la noticia

En la década de los 60 llegó un nuevo concepto de automóvil deportivo, el cual sentó las bases de una nueva tendencia de diseño centrada en la economía, deportividad y sencillez perdurando exitosamente durante años

A finales de los años 50 la gama de berlinas de la marca Opel resultaban ser anticuadas y poco atractivas. Por eso, la dirección empezó a subsanar esa carencia en 1957 con la introducción en el mercado del modelo de gama media-alta Rekord permaneciendo en el mercado casi 30 años. Además de ese modelo, también lanzaron el compacto Kadett, dos automóviles nuevos con mecánicas eficientes y fiables que revitalizaron a la compañía alemana devolviendo su prestigio y abandonando la crisis que la sucumbía desde tiempos de posguerra.

ADN Americano

La empresa matriz estadounidense General Motors ordenó en 1962 el desarrollo de una imagen deportiva de la gama capaz de llamar la atención y dirigir a los clientes potenciales hacia los automóviles de la marca Opel.

Sketch de la idea inicial (Autor: Autoscout24)

La idea original no era fabricar un superdeportivo convencional rivalizando en un mercado con infinidad de competidores, sino un modelo asequible con el objetivo de atraer a un público joven, algo totalmente diferente a lo que había fabricado hasta entonces.

Para asegurar el éxito de un proyecto de tal envergadura, los de Estados Unidos trasladaron a Clare McKichan, diseñador responsable durante 10 años en el departamento de diseño de Chevrolet para el modelo Corvette, a colaborar con Erhard Schnell, que fueron destinados al Estudio de Diseño de Opel en Rüsselsheim fundado en 1964, Alemania, fabricado a semejanza del GM Styling en Warren, Detroit, inaugurado en 1937.

Boceto del Opel GT (Autor: Erhard Schnell)

Se convirtió pronto en una escuela europea de diseño automotriz que cada vez cobraba mayor importancia, tanto como su personal de aquel entonces: Erhard Schnell, Charles M. Jordan, Chris Bangle, Herbert Killmer, George Gallion, Anatole Lapine, Hideo Kodama y Murat Nasr. El departamento de diseño avanzado (también llamado “Advanced Studio”) situado en el edificio Nº10 del estudio, a parte de las labores de diseño cotidiano y corriente, se ocupaba de ir un paso más allá en la elaboración de un concepto de vehículo que tiene como fin despertar el interés de los clientes hasta muchos años después.

Erhard Schnell junto a una versión temprana del prototipo diseñado (Autor: Opel)

Ambos estudios fueron edificados para que la propia compañía pudiera generar su propio lenguaje de diseño y bocetos finales sin depender de externos, que era lo frecuente en aquella época. Cada semana les supervisaba el diseñador y director del Centro de Diseño de General Motors, Bill Mitchell, que mediante viajes semanales, proporcionaba sugerencias y guiaba en la labor del diseño con detalles concretos.

En 1963 el proyecto adquirió volumen tridimensional con la creación de un modelo prototipo a escala 1:1 en plastilina que reunía todos los detalles fundamentales del modelo GT tras numerosos bocetos. Al principio el desarrollo de este nuevo modelo fue todo un misterio dentro de la compañía, ya que la idea partió del equipo de diseñadores. El coeficiente aerodinámico se mejoró sin perjudicar al conjunto del vehículo, con el objetivo de ganar estabilidad a altas velocidades.

Pegaso Z-102 "Cúpula", el Ferrari español de los años 50

Leer más

“Para empezar, era solamente un proyecto de estilo. Mi jefe no le había dicho nada a la dirección. Pero cuando el coche estaba prácticamente terminado no pudo evitar informarles. Estábamos muy preocupados cuando el Experimental GT fue presentado por primera vez, así que nos sentimos aliviados cuando la dirección de la compañía comenzó a aplaudir de forma espontánea, ¡estábamos entusiasmados!”, comentó Erhard Schnell a las revistas especializadas del momento.

El concept de Frankfurt

El diseño tan avanzado que presentaba el modelo en aquella época limitó el testeo en vías públicas debido a la adaptación de los camuflajes, “su silueta hacía inservible cualquier camuflaje”, comentó la prensa especializada por aquel entonces.

Se presentó el primer prototipo en el Salón del Automóvil de Frankfurt en 1965

Tras lograr la aprobación de la directiva de la compañía, el prototipo denominado “Experimental GT” se presentó en el Salón del Automóvil de Frankfurt en 1965 con la plataforma del modelo Kadett B, convirtiéndose en el primer concept car alemán de la historia automotriz.

Fue la primera vez que se mostró un concepto en un evento internacional, exhibiendo un deportivo biplaza que era algo jamás visto hasta la fecha. La atención de los visitantes inmediatamente se centró en en el inusual coupé biplaza con una línea en forma de “botella de Coca-Cola” con gran similitud a los Corvette de aquel entonces adoptando la motorización del modelo Rekord. Causó furor por todos aquellos salones donde apareció: París, Turín, Nueva York y Ginebra, antes de que junto con el resultado positivo de los estudios de mercado convenció a la alta directiva para que continuaran con el desarrollo y buscaran una empresa capaz de empezar a construir el modelo de producción.

Exposición del prototipo experimental en el Salón del Automóvil de Frankfurt en 1965 (Autor: Desconocido)

Cooperación internacional

Con la luz verde en el proyecto por parte de los directivos de Opel, comenzó la fase de producción en agosto de 1968 en la fábrica de Rüsselsheim. Pero finalmente, al tratárse de una factoría demasiado pequeña para la producción tan grande que tenían previsto, se encomendaron a sus socios carroceros franceses de confianza Chausson y Brissoneau & Lotz, en Creil, Francia.

De este modo, allí se llevaron a cabo labores de estampación, soldadura, pintura y equipamiento interior antes de que se enviase a la factoría de Opel en Bochum, Alemania, para el montaje de elementos mecánicos, para viajar de nuevo de vuelta a Rüsselsheim para su ensamblaje final, pasando a ser el primer ejemplo de cooperación entre Francia y Alemania a la hora de fabricar un automóvil. Se prestó especial atención a la aerodinámica mediante los repetidos ensayos en el túnel de viento cuidando detalles para obtener un coeficiente de penetración de aire más eficiente que el de un Porsche 911, la referencia tecnológica, tal y como explicó por aquel entonces la marca del rayo.

Modelo experimental del Opel GT (Autor: Desconocido)

Presentación oficial

La presentación definitiva del modelo Opel GT se celebró el 27 de septiembre de 1968 en el Salón del Automóvil de Frankfurt, un debut con notables modificaciones con respecto al prototipo. La respuesta del público y la crítica fue más positiva que la del prototipo expuesto anteriormente. Su posterior comercialización a través de los concesionarios Buick se retrasó un año, intentando competir en el mercado europeo con los coupés más corrientes que pretendía luchar contra deportivos biplazas como el Alpine A110, Lancia Fulvia Coupe, Lotus Europa, Alfa Romeo 1750 GTV, Alfa Romeo Giulia GT, Fiat 124 Sport Coupe, Ford Capri, Matra 530, MG B GT, Porsche 912 y el Triumph GT-6. En el momento cuando se posicionó en el mercado no existía nada similar que se acercara a ese concepto de vehículo en particular.

Con un diseño de corte elegante y deportivo, y una mecánica sencilla espartana procedente de sus modelos más fiables, Kadett y Rekord, el Opel GT se posicionó en el mercado internacional satisfactoriamente.

Juan Manuel Fangio rodeado hablando con la directiva de Opel sobre el prototipo (Autor: Desconocido)

Se mantuvo la producción durante 5 años, llegando a vender más de 100.000 unidades

Este deportivo alemán se mantuvo durante 5 años en producción, siendo un rotundo éxito de ventas no solo en Europa, sino también en América (dos tercios de unidades exportadas), llegando a vender un total de 103.463 unidades, contando con las 90 unidades de preproducción para pruebas y lanzamiento. Gracias a su gran parecido al Corvette C2 de 1962 y C3 de 1967, éstos le allanaron el camino en ese continente, alcanzando el rango de comparación de los más económicos y veloces del mercado.

La comercialización de este modelo se apoyó en el eslogan publicitario: “Sólo volar es más divertido”, una frase que se afianzó acompañada de un deportivo bien equipado a un precio muy atractivo para el usuario.

Viendo el éxito del modelo GT, pusieron la mirada en una variante descapotable, presentada en el Salón del Automóvil de Frankfurt en 1969 llamado “Aero GT Convertible”, que finalmente no llegó a producción y únicamente se construyeron 2 unidades de prototipo tipo targa.

Versión Aero GT presentada en el IAA Motor Show de Berlín de 1969 (Autor: IAA Transportation)

En 1971 se mostró la versión GT/J en el Salón del Automóvil de Ginebra, una versión más económica enfocada para los jóvenes que querían adquirir un automóvil deportivo asequible en aquel momento. Se diferenciaba de su versión GT por los parachoques en acabado negro brillante en vez de cromados.

De izquierda a derecha: Opel Aero GT (1969), Opel GT (1968) y Opel Experimental GT (1965)

También en ese mismo año, se desarrolló una versión prototipo eléctrica llamada Opel Elektro GT, modelo creado con la colaboración de las marcas Bosch, Varta y Continental. A propuesta de Georg Von Opel, en mayo de ese año consiguieron batir 6 récords mundiales en el circuito de Hockenheim con la marca de velocidad máxima de 189 km/h.

Prototipo eléctrico Elektro GT (Autor: Opel)

En junio del año siguiente, la firma alemana planteó construir su modelo estrella propulsado por un motor diesel, el Diesel GT, estableciendo 20 récords mundiales en la pista de pruebas de Rodgau-Dudenhofen a una velocidad punta de 197 km/h, algo inédito para un automóvil en aquellos tiempos. Además, se fabricó una variante propulsada con un motor rotativo Wankel, el GT/W, que no logró récords, pero sí una gran interés.

Prototipo diesel Diesel GT

Pero más tarde, Opel finalizó su fabricación en agosto de 1973, suspendiendo su producción debido a la compra de Brissonneau & Lotz por parte de Renault para la futura fabricación de su gama de vehículos franceses, así como a la crisis del petróleo, que hizo resentir el mercado internacional del automóvil y a la nueva regulación de seguridad en EEUU más estricta conllevando más costes de producción. Tras ello, pasó un largo lapso de tiempo hasta que se lanzase una nueva generación, 36 años después.

En el año 2018 alcanzó este icónico deportivo su 50 aniversario, con ese motivo se celebró un evento conmemorativo organizado en conjunto por la marca Opel y la asociación de clubes europeos del modelo. Realizaron un recorrido por Europa partiendo del emblemático circuito de Hockenheim, seguido visitando la casa de la familia Opel a la vez de descubrir varias fábricas y por último llegar a la pista de pruebas en la cual se desarrolló el prototipo.

Opel GT (Autor: Alvaro Muro)

Al otro lado del Atlántico, también hubo una celebración digna de mención, un grupo de fanáticos del modelo GT se vieron envueltos en un viaje icónico de 8 días por todo el suroeste de Estados Unidos, partiendo desde Las Vegas pasando por la presa Hoover, recorriendo la famosa Ruta 66 hasta llegar al Four Corners Monument desde donde volvieron de vuelta al punto inicial, llegando a transitar un total de 2.000 kilómetros.

Diseño vanguardista y rompedor

Este modelo de la firma alemana bajo la dirección de la norteamericana General Motors presentó una línea tipo “fastback” muy parecida al modelo Stingray de Corvette, con un largo capó, dos faros escamoteables y una pronunciada carrocería con pasos de rueda anchos.

Los faros cuadrados del prototipo original fueron reemplazados por dos escamoteables redondos con un sistema de accionamiento mecánico diferente bastante ingenioso, dándole un aspecto inconfundible al conjunto del vehículo.

Modelo GT en sus dos versiones: europea y americana (Autor: Opel)

La estética radical y deportiva jugó un papel fundamental dentro de su ligera, compacta y aerodinámica carrocería definitiva, que fue muy diferente al “concept-car” presentado en 1965. El coeficiente aerodinámico Cx (0,66) fue bastante bueno por aquel entonces considerando que este tipo de aspectos se trabajaban en otros ámbitos como en el de la competición. Uno de los múltiples detalles del diseño exterior es que no contaba con puerta de maletero, ya que en su interior se hallaba un compartimento para ello.

Silueta lateral del Opel GT (Autor: Alvaro Muro)

Interior enfocado a la deportividad

Le caracteriza un interior bastante cuidado, con el uso de asientos deportivos tipo baquet y un sistema de cinturones de tres puntos de anclaje a la par de un arco antivuelco integrado y barras de protección laterales para ofrecer mayor seguridad. Carece de aire acondicionado, que aún no se había desarrollado por esa época. Contaba con un volante de tres radios muy singular en este modelo acompañado de una instrumentación de relojes redondos inspirados en las carreras.

Interior del Opel GT (Autor: Alvaro Muro)

Éxito en competiciones

A mediados de 1960, se utilizó la base del modelo Rekord C para crear el primer automóvil de carreras. Su característica pintura negra lo llevó a apodarse “Viuda Negra”, referencia dada al veloz Opel que catapultó a los pilotos Erich Bitter y Niki Lauda a las primeras posiciones gracias a su potente propulsor de cuatro cilindros y 180 CV conducido entre 1967 y 1969. Posteriormente, el taller Opel Classic decidió adquirir una unidad de este raro vehículo de competición llevando a cabo una íntegra restauración.

Incluso en la competición, el Opel GT demostró su valía mediante preparaciones especiales elaboradas por el alemán Steinmetz y el experto italiano Virgilio Conrero absorbiendo a la preparadora Irmscher para convertirse en oficial para la marca germana, consiguiendo victorias en pruebas de resistencia compitiendo contra pilotos consagrados como Walter Röhrl en la década de 1970. Contando con un centro de gravedad bajo, una carrocería rígida y un chasis dinámico, el modelo GT era la base perfecta para la competición. También, el modelo GT participó en carreras históricas como la de Targa Florio rivalizando con modelos como el Porsche 911. Sobre todo, tuvo éxito en las elaboraciones desarrolladas para la pista, triunfando en su categoría en la Coppa Intereuropa de Monza en 1972.

Modelo de competición en la carrera Targa Florio (Autor: Desconocido)

Motorizaciones

Contaba con dos motorizaciones disponibles en su comercialización, 1.1L que rendía una potencia máxima de 60 CV heredado del modelo Kadett y el 1.9L de 90 CV, su versión más potente y atractiva, procedente del modelo Rekord, siendo este último un récord de ventas por su famoso rendimiento. Ambos caracterizados por su robustez y fiabilidad más que garantizados por ser experimentados en los modelos más corrientes de Opel.

Trasera del Opel GT (Autor: Alvaro Muro)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios