www.zonamovilidad.es

Prueba del TCL20 5G

La pantalla es uno de los valores firmes de este móvil.
La pantalla es uno de los valores firmes de este móvil. (Foto: JLT)

Olvídate, la 5G todavía no es "el" motivo para comprar un móvil

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
Las promesas de la nueva generación de telefonía móvil son todavía promesas y no un argumento contundente de venta de móviles. ¿Compensa comprar uno como el TCL20 5G? Pues, depende.

220 megas de bajada máxima y tres de subida en la red 5G de mi casa. Ese es el resultado que me da el test de velocidad* que he aplicado al TCL20 5G que estoy probando estos días. En el mismo lugar, con el mismo test y conectado a una buena red WiFi, la medición es de 101 megas de bajada y 85,7 megas, respectivamente.

Es verdad que los picos de velocidad en la descarga son más altos cuando he utilizado la 5G que el WiFi, pero también es verdad que son mucho más inconsistentes. En cuestión de segundos esa velocidad de 220 megas puede convertirse en 50. Y, lo que es peor, la velocidad de subida en 5G es penosa, no es ni por asomo simétrica. He dado la de tres megas como una referencia, pero en más de una ocasión no se ha podido completar el test.

¿Y si desconecto la 5G? 60 megas de bajada y 11 de subida. Entonces, ¿compensa pagar el sobreprecio de la compatibilidad 5G? Mi respuesta es que de momento, no. Aunque, vamos a ser un poco gallegos: depende.

Mejores procesadores

El depende es porque habitualmente, los terminales 5G equipan procesadores más avanzados que los que no lo son y por lo general estos SoC permiten mejores características.
En esta ocasión, la CPU es un Snapdragon 690 de Qualcomm, un procesador de gama media ya experimentado. No en vano, el propio TCL20 5G es un equipo que ya tiene unos cuantos meses a sus espaldas, pero que puede seguir vigente. Una rápida comparación del 5G con el recientemente anunciado TCL20 SE lo puede confirmar.

La trasera de plástico -el chasis también es de plástico- es un auténtico imán para las huellas.

Ambos tienen un parecido más que razonable por fuera y por dentro. En cuanto a características, además de la compatibilidad con redes 5G, apenas se distinguen porque el SE añade un sensor de profundidad a sus tres cámaras. En este caso, la diferencia fundamental está en el sistema operativo: Android 11 en el SE frente a Android 10 en el 5G y, de momento, sin actualización.

Los precios tampoco es que muestren una horquilla excesivamente abierta: 269 euros el 5G y 225 el SE -ambos tomados de Amazon-. Y regreso a la pregunta que me ronda toda esta temporada: ¿merece la pena pagar esa diferencia de 44 euros? Tengo mis dudas. Y es que, por ahora, la quinta generación de telefonía está aportando poco al uso habitual de los móviles. Las promesas de la 5G siguen siendo eso, promesas.

Pero, ¿cómo es el TCL20 5G?


El escáner de huellas está sobre el botón de encendido, en el lateral derecho.Aparte de esa caracteristica de ser compatible con las redes de telefonía de quinta generación y sacar el poco provecho que de momento se les puede sacar, es un clásico móvil de gama media. Con una cámara aceptable de gama media y una pantalla algo mejor que la gama media. No en vano, si por algo destaca el gigante chino TCL es por la fabricación de pantallas.

Físicamente, es un terminal grande, con una pantalla de 6,67 pulgadas de diagonal, con una perforación en el centro en la parte superior y un poco de barbilla -para los no entendidos, se le suele llamar barbilla o papada al marco inferior cuando es mayor que los otros tres-. La resolución es buena -dentro de su gama-, 2.400 x 1.080 píxeles y una densidad alta: 395 puntos por pulgada. Esto quiere decir que muestra nítidas las imágenes.

Continuando con la pantalla, el brillo típico es de 450 nits. A mayor brillo, mayor visibilidad en exteriores. Aunque los fabricantes suelen citar picos de 1.000 mits y más, lo importante es el brillo típico. Y aquí 450 nits está muy bien. La tecnología de la pantalla es LCD IPS que mantiene un buen ángulo de visión: no hace falta estar perpendicular a la pantalla para poder leerla. Y, para redondear, es compatible con alto rango dinámico HDR10.

Las cámaras se comportan bien. Siguiendo la tendencia de este último par de años, han preferido montar una cámara macro de dos millones de píxeles a un tele. Personalmente, prefiero el tele. Las otras dos cámaras con un gran angular de 48 megapíxeles equivalente a un 26 milímetros, y un súper gran angular -equivalente a un 16 mm- con un campo de visión de 118 grados y un sensor de ocho megapíxeles. La cámara frontal, que se asoma por el agujero perforado en la pantalla es un gran angular -equivalente a un 27 mm- de ocho millones de píxeles.

La batería es compatible con carga rápida a 18 vatios y con una capacidad de 4.500 miliamperios.

Es grande, voluminoso (166 x 76,8 x 9,1 milímetros) y, a pesar de que el chasis y la trasera sean de plástico, algo pesado: 206 gramos.

El lector de huellas dactilares está montado en el botón de encendido, en el lateral derecho. Y puede usarse con doble SIM o con una tarjeta SIM y una tarjeta de memoria SD para ampliar las 128 gigas de serie. La RAM, esa memoria que facilita la rapidez de carga de aplicaciones y la fluidez de la pantalla, es de 16 gigas.


*Los datos de velocidad no son los oficiales, sino los reales. Son mediciones propias utilizando la app de Ookla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios