www.zonamovilidad.es

Prueba del Tineco Floor One S3

Con una altura de 73 centímetros y un peso de 4,5 kilos, parece que va a ser más difícil de manejar de lo que realmente es.
Con una altura de 73 centímetros y un peso de 4,5 kilos, parece que va a ser más difícil de manejar de lo que realmente es. (Foto: JLT)

¿Y si juntamos una fregona eléctrica con un aspirador inalámbrico?

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

Si hay aspiradores autónomos que a la vez friegan, ¿por qué no van a existir aspiradores de escoba que a la vez frieguen? Hemos probado el último de Tineco. Funciona, pero aún tienen que salvar escollos.

La idea es crear un dos en uno perfecto: un aspirador de tipo escoba que, a la vez cumpla la función de fregona. Para ser un equipo actual tiene que cumplir otra característica, bueno, dos: que sea inalámbrico y que se maneje desde una aplicación en el móvil.

La tarea, a nada que uno lo piense un poco, es complicada. Tineco, una sub-marca cara ("premium" que dicen ellos) de la compañía china Ecovacs, la aborda con un equipo bastante grande; básicamente, una aspiradora de líquidos con un cepillo que se humedece con una solución líquida jabonosa.

Para hacernos una idea, es una especie de aspirador de escoba grande, de 73 centímetros de alto, con una base con un rodillo fregona de 32 centímetros de ancho y 29 de largo, con dos depósitos de líquido separados para agua (y solución jabonosa) limpia y sucia y cuatro kilos y medio de peso.

La primera impresión, incluso antes de sacarlo de la caja, es que se trata de un equipo muy grande y que va a ser poco manejable. Una vez montado y puesto en marcha comprobaremos que esa sensación inicial cambia. Aunque no es tan manejable como un aspirador de escoba ni como una fregona.

La primera impresión, incluso antes de sacarlo de la caja, es que se trata de un equipo muy grande y que va a ser poco manejable

Desde que comenzamos a ver los primeros aspiradores sin cable se han ido resolviendo problemas a la vez que se quemaban etapas. El primero, el más acuciante, era la duración de la batería. Era darle al botón de aspirar, pasar una habitación mediana y ponerlo a cargar. Esos tiempos ya pasaron. El actual Tineco Floor One 3, con una batería de 4.000 miliamperios y un tiempo de carga total de cuatro horas, tiene una autonomía de una media hora en modo automático. Y media hora sí que da para una pasada por toda la casa -no vale "casoplones"-.

Con el tema de la autonomía superado, el segundo escollo es la maniobrabilidad. Queremos aspiradores que se puedan manejar con una mano, que giren perfectamente y se puedan abatir para pasarlos por debajo de camas y muebles. Y aquí es donde vamos a tener un problema.

El cabezal de limpieza del Floor One 3 es bastante grande. Y el conjunto pesa por encima de cuatro kilos. Esta última característica, el peso, que parecía que iba a ser el punto clave del uso del aparato hay que relativizarla. Resulta que el rodillo del cabezal de limpieza está motorizado y su giro va tirando del aspirador, tanto que no hace falta empujarlo. A cambio, tiene una desventaja: lo suyo es aspirar (y fregar) en una única dirección, hacia delante.

Queremos aspiradores que se puedan manejar con una mano, que giren perfectamente y se puedan abatir para pasarlos por debajo de camas y muebles. Y aquí es donde vamos a tener un problema.

Habitualmente (al menos en mi caso), pasamos el aspirador y la fregona en movimientos bidireccionales, hacia delante y hacia atrás; aquí conviene ir siguiendo al Floor One 3. Claro que eso se puede hacer en hogares con espacios muy despejados, que no es mi caso. Ya estamos otra vez con el problema de muebles, sillas, macetas, elementos decorativos...

Un equipo de limpieza híbrido como éste no está pensado para poder aspirar el polvo de las cortinas ni el de las molduras del techo o el del escritorio o estantería. Aquí no hay complementos como una mangera o distintos cepillos. Esto es para el suelo. Pero, tampoco para todo el suelo, porque el cabezal de limpieza es grande y grueso y, además, no podemos abatir totalmente la escoba, soporta un ángulo máximo de 142 grados. A partir de ahí, se podría salir el agua de los depósitos.

En caso de contar con una cama de matrimonio, no vas a llegar a aspirar ni fregar debajo, tan sólo en las áreas que queden en los extremos. Y en el centro se irá concentrando esa pelusa que hay quien llama comida de caballo.

Y es un problema, porque con este tipo de equipos híbridos uno quiere reemplazar dos utensilios por uno. y, sin embargo, tenemos que recurrir a otro aspirador o a una fregona manual para alcanzar los lugares a los que no llegamos con el Floor One 3, ya sea bajo la cama como en zonas altas, mesas o estanterías.

Otro escenario en el que hay que olvidarse de este equipo son los suelos enmoquetados y las alfombras.

Y, sin embargo, funciona bien

Espero que ya esté claro que es un aparato para limpiar el suelo. Y, para concretar más, es más útil en viviendas -o locales- con superficies amplias y sin acumulación de muebles, mesas, sillas y otros objetos. Si es el caso, el Tineco Floor One Series 3 funciona. Quiero decir, que friega y aspira y lo hace con bastante eficacia. Mejor con la solución jabonosa "y antiolores" de la propia marca que viene en la caja.

El tema del olor no es nimio, porque cualquiera que haya utilizado una fregona sabe qué sucede cuando no se aclara bien el mocho y se vuelve a utilizar al cabo de los dos días. Ese olor húmedo de suciedad tan desagradable se repite con la versión electromecánica de la fregona si no utilizamos el detergente desodorizante y si no limpiamos bien el cepillo.

Con respecto a las fregonas, tiene una gran ventaja: separa el agua limpia de la sucia. Esto es algo que siempre han destacado los fabricantes cuando han intentado desplazar al mocho de toda la vida con electrodomésticos: solo se limpia la primera vez que pasas el mocho; en cuanto lo vuelves a meter en el cubo para aclararlo, ya has ensuciado el agua.

Ese olor húmedo de suciedad tan desagradable se repite con la versión electromecánica de la fregona si no utilizamos el detergente desodorizante y si no limpiamos bien el cepillo.

El depósito para el agua limpia tiene una capacidad de 0,6 litros -se recomienda añadir un tapón de jabón- y el de agua sucia un poco menos: 0,5 litros. El flujo de líquido es de entre 30 y 100 mililitros por minuto, en función de la intensidad de la limpieza.

Si la batería da para media hora de limpieza, un depósito de agua da para bastante menos. Al cabo de unos 10-15 minutos, hay que rellenarlo y vaciar y aclarar el del agua sucia. Es un proceso sencillo y rápido que no lleva más de un par de minutos.

El flujo de agua depende del modo de limpieza. Podemos optar entre un modo automático o seleccionar el modo máximo. En el primer caso, es el que recomienda el fabricante, es el propio equipo el que ajusta la intensidad del trabajo a la suciedad.

Y ¿cómo sabe si el suelo está sucio o no? Para quienes no estén familiarizados puede ser una cuestión de magia o un cierto engaño, pero ninguna de las dos cosas. Desde hace muchos años hay sensores que miden el tamaño de las partículas en el aire. Y en el último lustro esos sensores se han adaptado para utilizarlos en purificadores de aire, aspiradores autónomos, inalámbricos...

En el caso del Floor One 3, el sensor está en el cabezal de limpieza. Ahí es donde detecta la cantidad de suciedad. En función de ello, ajusta la potencia y la muestra en la pantalla LED que lleva en la parte superior del equipo: de azul a rojo.

Durante la sesión de limpieza, va indicando, a través de la pantalla y mediante voz, de los cambios de potencia y otros eventos, como la necesidad de reponer agua o de vaciar el depósito del agua sucia o limpiar los filtros. Por cierto, también cuenta con filtros HEPA para recoger las partículas que lleva el aire que aspira.

Una vez que hemos terminado la tarea, al colocarlo en la base de carga, el sistema puede recomendar la autolimpieza. Hay un botón dedicado en la parte superior del agarre indicado con unas gotas. Utiliza el agua limpia del depósito para limpiar el cepillo y el circuito. De cualquier forma, si no queremos llevarnos la sorpresa del mal olor a humedad de agua sucia que tienden a acumular las fregonas, cada vez que terminemos la sesión conviene limpiar el depósito del agua sucia, los filtros, la tapa del cabezal de limpieza y el propio rodillo y dejar que se sequen.

¿Conectado a la WiFi para qué?

Cualquier electrodoméstico que se precie, tiene que contar hoy con conectividad. ¿Para qué? Hay ocasiones en las que no tiene mucho sentido que debas descargarte una app y conectarlo a la WiFi de casa. Y ésta es una de esas ocasiones. En realidad, para lo único que me ha servido la app de Tineco ha sido para cambiar el idioma de los avisos del alemán a un español internacional que tampoco te creas tú...

Por cierto, tuve que pedir ayuda para encontrar cómo había que cambiar el idioma. En la app, no está en Región o en Varios idiomas, sino en Recordatorio de voz ¿? Y otro por cierto: así como la respuesta a través de la agencia de prensa fue rápida, no sucedió lo mismo desde el departamento de asistencia de la Web.

Ojo, que el precio está alineado al de las marcas "pata negra": 449,99 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios