www.zonamovilidad.es

Presentación de Apple

Tim Cook con la imagen del iPhone 13 Pro detrás.
Tim Cook con la imagen del iPhone 13 Pro detrás.

Los cuatro nuevos iPhone estrenan el procesador A15 Bionic

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
iPhone 13, mini, Pro, Pro Max, Apple Watch Series 7, iPad novena generación y iPad mini: la compañía de la manzana presenta el lote completo aunque sin sorpresas significativas.

Muchos analistas auguraban para esta tarde una presentación de transición. Es cierto que Apple ha sido y es experto en magnificar la importancia de modelos, cambios, componentes... Y, sin embargo, el momento es interesante. Incluso se podría decir que delicado.

Huawei se está diluyendo en el sector móvil como un castillo de arena alcanzado por las olas, pero en lugar de ceder el paso a un paisaje calmado, su retirada está dando paso no a uno sino a varios contendientes hambrientos de cuota de mercado. Ahí están Xiaomi, OPPO, Realme... exhibiendo cifras de incremento de vértigo.

Y Apple no puede hacer como que con ellos no van las cosas, porque aunque los mundos iOS y Android supongan dos ecosistemas diferentes y separados, no dejan de ser móviles. Además, si bien Samsung todavía tiene ventaja para mantenerse como primer fabricante de móviles del mundo, Apple ha perdido en varias ocasiones su segundo puesto, detalle que ha pasado a convertirse en la pancarta de la competencia.

Ahora esa competencia tendrá que batir a unos móviles bastane más potentes. El A15 Bionic que llevan los cuatro modelos de iPhone que ha presentado Apple esta tarde da unas cifras potentísimas tanto en CPU como en GPU.

Con el lema de "si funciona, no lo toques", en la compañía de la manzana han mantenido el diseño, tal y como estaba previsto, con las únicas modificaciones de la reducción del flequillo un 20% y la colocación y tamaño de las cámaras traseras.

El juego de cámaras es el mismo para los iPhone 13 y iPhone 13 mini: un gran angular de 12 millones de píxeles, con una apertura f/1,6, de siete elementos y un 47% más luminosa que la de los anteriores iPhone. La segunda cámara, colocada en diagonal con respecto a la primera, es un gran angular con objetivo de cinco elementos, un campo de visión de 120 grados y una aperura f/2,4.

Pero lo más novedoso, hablando de cámaras, en esta edición de iPhone es el Modo Cinemático de vídeo: la posibilidad de grabar una secuencia cambiando el foco de forma automática en función de las miradas de los personajes. Este modo, en los dos modelos Pro (Pro y Pro Max), se puede editar tras la grabación, eligiendo el punto que queremos enfocar.

La batería es uno de los caballos de batalla de Apple, un punto débil que siempre ha aprovechado la competencia. Aunque hay una mejora en este terreno, los cambios de pantalla -OLED con picos de 1.000 nits en todos los casos y con 1210 hercios adaptativos en los Pro- y las funciones de cámara se comen en parte el posible aumento de autonomía. Consiguen una hora y media y dos horas y media más de batería que los modelos equivalentes del año pasado.

Las estrellas de la presentación han sido los equipos Pro. Para ellos se reservan los mejores materiales. Por ejemplo, los marcos son de acero inoxidable de grado quirúrgico, frente al aluminio aeroespacial. Pero todos los modelos comparten la protección de la pantalla con Ceramic Shield y la resistencia al polvo y al agua IP68.

Las diferencias fundamentales de los Pro residen en la pantalla y las cámaras. La pantalla cuenta con un refresco de 120 hercios adaptativo desde los 10 hercios. Es la tecnología ProMotion que comenzaron aplicando en los iPad Pro y que ahora pasa a los iPhone Pro. Evidentemente, el tamaño de la pantalla también cambia: mini, 5,4, iPhone 13 y 13 Pro, 6,1 y Pro Max, 6,7.

En cuanto a las cámaras, la principal es un gran angular muy luminoso, con apertura f/1,5, un ultra gran angular con objetivo de seis elementos y apertura f/1,8 y un tele equivalente a un 77 milímetros, un zoom 3x. El ultra gran angular, además, cumple la función de macro, con capacidad de enfocar a dos centímetros. En los Pro, el modo noche se extiende al tele. Y, en cuanto a los modos, estrenan uno curioso: se puede definir un estilo fotográfico propio que, una vez establecido queda registrado.

La memoria arranca en estas versión en los 128 gigas y se puede optar por 256 y 512; los Pro estrenan otra capacidad: un tera. Los precios que ha compartido Apple son para los modelos de 128 gigas. iPhone Pro: 999 euros; Mini: 809; Pro: 1.159, y Pro Max: 1.259.

La hora del iPad

Estaba en el bombo de posibilidades que se presentara también un iPad mini. Le tocaba, pero no se mostró en la última ocasión. Sin embargo han sido dos los anuncios, además de sacar pecho por haber aumentado el 40% con respecto al año pasado en esta categoría de producto.

La renovación alcanza al iPad (ahora novena generación) y al mini. En el caso del primero, mantiene tamaño exterior, de pantalla y estética, con los mismos marcos que el anterior y con compatibilidad con el Apple Pencil de primera generación. La actualización está en el procesador, que escala hasta el A13 Bionic. Eso le coloca, según comentó Tim Cook, CEO de Apple, en una potencia tres veces superior que el mejor de los ChromeBooks y seis veces que la mejor de las tabletas Android.

También han mejorado las cámaras, con un untra gran angular frontal de 122 grados de campo de visión y sensor de 12 MP, que cuenta con Center Stage (enfoque centrado). La cámara seguirá al protagonista y lo enfocará mientras esté dentro de cuadro. Funciona en vertical y horizontal.

El iPad mini comparte esa característica, además de poder presumir del A15 Bionic y de compatibilidad con el Pencil de segunda generación. La pantalla crece hasta las 8,3 pulgadas sin variar el tamaño esterior. Lo consigue por la reducción de los marcos, tanta que han tenido que sacar el lector de huellas y colocarlo sobre el botón de arranque.

El iPad 9ª generación costará a partir de 379 euros (64 gigas de almacenamiento) y 519 para el modelo celular. El Mini, desde 549 y 719, respectivamente.

Otro de los esperados era el Watch. Y los analistas han acertado. La Serie 7 ha llegado con pocas funcionalidades más -de hecho, ninguna de salud-, pero con retoque de diseño y aumento de la resistencia. El aumento del 20% de la superficie de pantalla y la extensión de la misma hacia los bordes permite, por ejemplo, mostrar un teclado de tamaño completo para poder escribir.

Ahora muestra resistencia al polvo IP6X y es resistente a las inmersiones a 50 metros (WR50). Estará disponible en tres materiales: aluminio, acero inoxidable y titanio. Cada uno con sus correspondientes colores.

Los precios y la fecha de disponibilidad de los Apple Watch todavía no se ha desvelado, pero estarán este otoño, lo mismo que la aplicación Fitness Plus.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios