www.zonamovilidad.es
Los aspiradores de Roborock, cada vez más listos
Ampliar

Los aspiradores de Roborock, cada vez más listos

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

El Roborock S7 llega con una buena oferta de lanzamiento: 128 euros menos en AliExpress. Pero sólo dos días, del 22 al 24 de este mes.

He probado los dos últimos equipos del fabricante chino, el S6 MaxV, equipado con una cámara estereoscópica, y el S7, que mejora sustancialmente la aspiración y el fregado.

El Roborock S6 MaxV ha incorporado dos cámaras frontales para identificar objetos en el suelo y poder evitarlos.

A finales de 2019 publicaba mi análisis del aspirador y friegasuelos autónomo Roborock S5 Max. Quien quiera leerlo entero, lo tiene aquí recuperado, pero si vale con un resumen, resultó un equipo que me sorprendió. Llevo muchos años en esto y el sistema de navegación basado en un telémetro láser (LiDAR) me pareció increíble.

Pues estas semanas pasadas mi experiencia se ha multiplicado literalmente por dos. Han coincidido en casa dos robots aspiradores-friegasuelos de la misma marca. El primero, por orden cronológico, ha sido el S6 MaxV. Con medio año en el mercado ya es todo un veterano, pero no lo había probado y desde Roborock se empeñaron en que lo hiciera. El segundo es el S7. Curiosamente, los dos marcan ahora el mismo precio: 549 euros.

Teniendo la base y la experiencia previa del S5, daba la prueba del S6 MaxV por exitosa. Pero este equipo, a pesar de ser básicamente el mismo, tiene su punto diferenciador. Y es que combina el sistema de telemetría por láser que ha demostrado su eficacia, con una doble cámara situada en el frontal. Esta doble cámara le proporciona al S6 MaxV una visión estéreo. En principio, las dos cámaras separadas horizontalmente, al estilo de los ojos humanos, sirven para apreciar la profundidad y poder situar los objetos que se ven en perspectiva.

La idea es poder realizar unos primeros mapeados de la casa con la superficie lo más despejada posible. Cuando ya están los mapas guardados y editados, con las habitaciones y las plantas de la casa -si tiene más de una- distribuidas y renombradas y acotadas las zonas limitadas (áreas con cables, alfombras, desniveles…), las cámaras se encargarán de identificar los obstáculos temporales: una silla colocada en un lugar diferente, unos zapatos en el suelo…

En la web se hace bastante hincapié en cierto problemilla derivado de las mascotas: ¿qué pasa si el perro hace sus necesidades sólidas en el suelo? Es algo en lo que no había pensado hasta que me he puesto a estudiar el S6 MaxV y las posibilidades de sus cámaras. ¿Imaginas el desastre de un aspirador pasando por encima de eso, recogiendo-esparciéndolo con los cepillos y aspirándolo? ¿O distribuyéndolo con la mopa al intentar fregarlo? Yo también prefiero no imaginarlo.

Las cámaras en principio servirían para evitar el desastre. Por detrás de ellas un sistema de inteligencia artificial se encarga de identificar objetos comparándolos con una base de datos. Así, identifica unos zapatos en el suelo, los señala en el mapa de la habitación con un dibujo alusivo e intenta esquivarlos. Es verdad que los rodea, pero también es cierto que los empuja un poco. Con unos zapatos no pasa nada, pero si fuera el producto de la digestión del perro o el gato…

¿Has dicho cámaras a bordo? ¡Qué peligro para la seguridad!

A la izquierda, un pantallazo del móvil con la aplicación de Roborock. Se pueden apreciar unos zapatos en el suelo. A la derecha, los zapatos están señalizados por un icono en el mapa.

Lo cierto es que tenemos una relación bastante esquizoide con la tecnología y la seguridad. Por un lado, llevamos un móvil en el bolsillo plagado de aplicaciones a las que les hemos permitido acceder a todo: micrófono, cámara, archivos, fotografías… Y, por otra parte, si un televisor tiene una webcam nos da un ataque, pedimos que los ordenadores tengan una tapa física para la cámara y si se le ocurre a alguien poner cámaras en un aspirador autónomo, la primera pregunta es ¿meter una cámara en casa? ¿para que te estén espiando? Si creemos a Roborock, la inteligencia artificial de sus robots trabaja en local. Es decir, que las imágenes que ven las cámaras, las fotos que compara, los mapas… se quedan en el equipo, no salen de él hacia ningún servidor externo. También es verdad que la teoría de conspiración gana adeptos cada día.

En un aspirador el mapeado es importante, pero la eficacia en la aspiración y el fregado lo son más. En este sentido, el S6 MaxV cumple como el S5 Max con una potencia de aspiración mejorada hasta los 2.500 Pa. Tiene una buena potencia de aspiración y el sistema de barredor horizontal (colocado en la parte frontal derecha) y el cepillo central con cerdas son eficaces. El fregado sigue siendo un punto débil de estos aparatos. El problema está en que en la mayoría de ellos sólo se puede utilizar agua, nunca detergente y en todo caso el agua un poco templada. Aunque, veremos con el segundo modelo, el S7, que aquí también hay avances.

Pero, antes de entrar de lleno en el aspirador más moderno de Roborock, un apunte. Las cámaras del S6 MaxV también permiten dar un vistazo a lo que está ocurriendo en casa -o en la pequeña oficina- cuando no estás. El aspirador se puede manejar a distancia y, si se ha activado el modo de visión (está desactivado por defecto), es posible arrancar la limpieza o guiarlo por las habitaciones y ver qué está pasando. Eso sí, la visión es como la de un ser que se moviera a unos centímetros: todo en contrapicado.

El gran salto adelante.

Roborock, que forma parte de la extensísima red de socios fabricantes para Xiaomi, ha decidido prescindir de las cámaras para su última versión, el S7. Probablemente se trate de una cuestión de precio y de espacio. Si se aplican mejoras en algunos aspectos y se quiere mantener el mismo precio, hay que quitar algo. Y es que el precio, como he comentado más arriba, es el mismo: 549 euros.

En cuanto al espacio, un módulo de cámara doble del tamaño de la del S6 MaxV ocupa lo suyo. Y en el S7 cada centímetro cúbico está pensado para darle mayor potencia de succión, batería grande y máxima capacidad de los depósitos de suciedad y de agua.

Pero los puntos diferenciales más destacables de este equipo se encuentran en los sistemas de aspirado y de fregado. Con respecto al primero de ellos, la potencia se ha elevado hasta los 2.500 Pascales (Pa, unidad de presión que se emplea para poder medir la capacidad de succión), es un aumento sustancial desde los 2.000 que tenía el S6 e iguala la del S6 Max. Y, además, se ha reemplazado el cepillo principal de cerdas por otro de goma que añade a su mejor barrido una menor atracción para los pelos enganchados. El cepillo va montado sobre una pieza que bascula ligeramente y que le permite una mayor adaptación a los desniveles. En mi caso concreto, con una parte del suelo de baldosa manual de barro cocido es un aspecto muy importante, ya que al mantenerse más pegado a la superficie atrapa más polvo.

Montar el cepillo de barrido sobre una plataforma basculante es una de las buenas ideas de Roborock para mejorar el aspirado del S7. Y aplicar vibración en la mopa su equivalente para el fregado. Además de contar ahora con un depósito de 300 mililitros para el agua, un motor sónico se encarga de agitar el paño de limpieza 3.000 veces por minuto. Se ha sustituido el trasladar un paño húmedo ejerciendo una leve presión sobre el suelo por frotar horizontalmente. Es indudablemente más eficaz, pero tiene todavía el inconveniente de la ausencia de un detergente que pueda limpiar y desinfectar de verdad.

Las alfombras suelen ser complicadas para los aspiradores autónomos. Sobre todo, si a la vez son friegasuelos. El S7 sí resuelve este problema de una forma ingeniosa. Detecta mediante un sensor sónico la presencia de una alfombra y actúa según lo hayamos configurado: puede esquivarla y dar media vuelta, pasar por encima de ella y seguir fregando -si es un material que lo admita- o elevar la mopa, subir sobre la alfombra y aspirarla sin necesidad de parar la limpieza. La mopa se monta sobre un mecanismo que la eleva al detectar una alfombra y también cuando se sube en la base de carga. El límite es que las alfombras deben tener un grosor por debajo de los cinco milímetros. Ese es el recorrido que tiene el mecanismo elevador.

También se pueden evitar las alfombras dibujando sobre el mapa de la habitación un área de exclusión: el robot aspirador la evitará. Es una herramienta útil también para zonas con plantas, cables…

El mapeado lo realiza mediante un sistema LiDAR y realiza mapas increíblemente precisos en los que se puede ver hasta el dibujo de las patas de las sillas y las mesas.

La batería es de 5.200 miliamperios y le permite funcionar durante tres horas seguidas, tras las cuales, si no ha terminado su tarea, volverá a la base de carga para retomarlas. En la autonomía de la batería influye el nivel de la potencia de aspiración. Tanto ésta como el nivel de agua y la vibración del paño durante el fregado son configurables en cuatro niveles. Todas estas variables se deben manejar desde la app gratuita Roborock, que es donde se podrán consultar y editar los mapas.

iRobot añadió una opción interesante: una base de carga que a la vez vacía el contenido del depósito de polvo. Roborock la tiene lista para el S7 aunque de momento no está disponible y lo que se sabe de ella es que utilizará bolsas con filtro HEPA.

Las tareas de mantenimiento son bastante sencillas. La mayoría de ellas (limpieza del cepillo lateral, de los contactos de carga, sensores de desnivel…) son mensuales. Al margen de las recomendaciones, conviene aplicar el sentido común. Por ejemplo, se recomienda limpiar el cepillo principal cada dos semanas, pero si usas el aspirador a diario porque tienes mascotas de pelo largo…

De cualquier forma, es conveniente leerse las instrucciones. Si no se hace, es probable que suceda lo que me ocurrió a mí: no podía conectar el S7 con mi red WiFi. Al tercer fallo acudí al manual para leer algo que ya sabía por el anterior Roborock que había probado: no son compatibles con redes WiFi de cinco gigahercios; hay que conectarlo a la de 2,4. Asunto arreglado.

Oferta de lanzamiento

El S7 comenzará a venderse con un precio oficial de 549 euros en España a partir de las ocho de la mañana del día 22. ¡OJO! quien esté interesado tendrá dos días -del 22 al 24 de este mes- para comprarlo a un precio reducido de 421 euros -128 euros menos- en el portal AliExpress, el primer canal en el que se va a vender. Posteriormente, se podrá adquirir en Amazon y en eBay.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios