www.zonamovilidad.es

Nueva versión de la serie WF-1000XM

Con menor volumen que la versión anterior, conservan y mejoran sus características.
Con menor volumen que la versión anterior, conservan y mejoran sus características.

Sony supera sus 'inmejorables' auriculares

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
Los nuevos WF-1000XM4 son más pequeños, más bonitos, cancelan mejor el ruido ambiente, reproducen con más calidad... Unos auriculares para disfrutar de sonido en alta resolución.

Sony no ha renunciado al sonido de calidad en todos los formatos: cascos, auriculares con cable, inalámbricos, con cancelación de ruido, altavoces... Es cierto que tiene equipos de entrada que no aspiran a colocarse en el podio de los mejores, pero esta compañía japonesa ha sido una de las que más ha peleado para reconducir el sonido digital al audio de alta resolución.

Y es que, poco a poco, los códecs de compresión habían ido minando calidad a la reproducción. Había que conseguir meter decenas de canciones, cientos, en un llavero de memoria de unos cuantos megas. Para lograrlo, se comprime y eso se paga perdiendo calidad.

El actual revival en audio no viene tanto por la recuperación del viejo vinilo -que también y hay platos que cuestan miles de euros-, como por la de la alta resolución, el ya conocido Audio Hi-Res o Hi-Fi, como se decía en los viejos tiempos.

En ese camino, Sony lanzó hace un par de años los WF-1000XM3, unos auriculares totalmente inalámbricos, con cancelación de ruido y un sonido realmente bueno. Tenían un problema: eran bastante grandes. Entre bastante y muy voluminosos. Así que han invertido un par de años en lanzar el relevo, los WF-1000XM4.

Vistos por fuera, el cambio salta a la vista. Son sensiblemente más pequeños que los M3, pero sin perder nada de su calidad. Todo lo contrario.

La mejor cancelación del mercado

Este artículo está basado en la información que ha compartido Sony en una presentación -virtual- a un grupo de periodistas europeos. No está basada en pruebas, demos ni tan siquiera en el tacto del material.

Con esta aclaración por delante, en Sony dicen que "los WF-1000XM4 cuentan con la cancelación de ruido líder del mercado". Ya lo decían de los M3, y si no era cierto andaba cerca de serlo.

El 'culpable' es el procesador V1, que obtiene un mejor rendimiento del chip QN1e encargado de la cancelación de ruido. Cada auricular está dotado de dos micrófonos de alto rendimiento equipados a su vez con sensores de ruido.

Contar con un buen aislamiento también incrementa la eficacia de la cancelación de ruido. En este caso, Sony utiliza un material de espuma de poliuretano que combina suavidad y elasticidad para que el auricular encaje con suavidad en el canal auditivo y la aplicación Headphones Connect que determina el tamaño más adecuado de las almohadillas.

Los drivers son de seis milímetros -no son ni de lejos los más grandes del mercado-, pero se han diseñado de tal forma que son capaces de rendir sonido de alta fidelidad. Ayuda el hecho de que la tecnología de codificación sea LDAC, que permite una transferencia muchísimo más veloz que el BlueTooth convencional: tres veces más datos.

Características distintivas

Los WF-1000XM3 presumían de unas funcionalidades muy adecuadas. Speak-to-Chat, por ejemplo, reconoce que estás habando con alguien, corta la música y permite que pase el sonido ambiente. Detecta el fin de la conversación y continúa con la música. La función Atención Rápida -también disponible en cascos de Sony (y otras marcas)- arranca el modo transparente al tocar el sensor del auricular izquierdo.

También repite el Adaptive Sound Control, un sistema basado en el aprendizaje que analiza los lugares en los que estás y lo que haces (correr, caminar, permanecer de pie...) para adaptar la reproducción.

Algo que se puede pensar que tiene todos los auriculares de cierta gama -y, sorprendentemente, no es así- es que pare la reproducción cuando te quitas uno de los earbuds (o los dos) y la reanude al ponértelos. Los WF-1000XM4 la tienen.

Para no dejar nada al azar a la hora de realizar llamadas telefónicas -a veces se olvida que es una de las funciones de los móviles a los que conectamos los auriculares-, han incluido un sensor de conducción ósea. Así, por un lado los micrófonos están dispuestos para captar los sonidos que emite tu boca, y el sensor de conducción ósea capta exclusivamente las vibraciones de la voz en el maxilar.

Toda esta tecnología a bordo de un equipo tan pequeño tiene su precio: 280 euros. Estará disponible a lo largo de este mes en colores negro o plata.

De momento, sólo se le puede achacar un fallo: no es multipunto. Es decir, no puede estar conectado simultáneamente con dos equipos -el ordenador y el móvil, por ejemplo-. Hay que desconectarlo de uno para poder enlazarlo con el otro.

Pero sí, muchas ganas de probarlos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios