www.zonamovilidad.es

Prueba del aspirador Dyson V15 Detect

Dyson V15 Detect
Ampliar
Dyson V15 Detect (Foto: JLT)

Prueba del aspirador Dyson V15 Detect, la potencia del láser verde

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

El fabricante de aspiradores ciclónicos por excelencia añade un rayo láser verde para descubrir la suciedad y un cuantificador del tipo de partículas aspiradas. ¿Objetivo? Si sabes que tu casa está sucia, te aplicarás más en la limpieza.

James Dyson es un ingeniero de diseño industrial británico al que debemos un invento que ha cambiado la forma en la que funcionan los aspiradores. Hasta que lanzó sus máquinas basadas en el separador ciclónico (en Wikipedia cuentan cómo funciona), un aspirador era básicamente un motor que movía el aire a través de un tubo; lo recogía a través de un cepillo que se pasa por el suelo y se expulsaba por la parte contraria. En su recorrido tenía que atravesar una bolsa más o menos tupida en la que quedaba atrapada la suciedad.

Es un sistema que ha funcionado bien durante décadas. Tiene sus ventajas y también inconvenientes. El hecho de que el polvo se quede en una bolsa es una opción limpia: se tira la bolsa y nos deshacemos de la suciedad y los posibles alérgenos. Pero también supone un coste en repuestos (las bolsas) y un extra de potencia: buena parte de la energía se destina a atravesar la bolsa contenedora; cuanto más polvo queramos atrapar, más fina tiene que ser la trama y más potencia tendremos que aplicar al aire para que la atraviese.

El sistema de separación ciclónico permite que la suciedad que arrastra el aire aspirado se precipite al depósito contenedor sin necesidad de utilizar bolsas.

Prueba del Realme TechLife Robot Vacuum

Leer más

El éxito fue rápido. James Dyson creó la compañía que lleva su nombre en 1993. Hoy vende aspiradores de trineo, de escoba, con cable, inalámbricos, ventiladores, purificadores de aire... todos basados en principios de circulación de aire diferentes a los convencionales. Y factura más de 2.800 millones de euros.

No sólo esos miles de millones son el indicativo del éxito, sino el hecho de que muchos fabricantes han seguido su camino y han ido incorporando a sus catálogos equipos ciclónicos, desde marcas que ya estaban en el mercado de la aspiración como Samsung hasta otras debutantes como Xiaomi.

Con un mercado ya maduro y entregado a la aspiración por motores ciclónicos e inalámbricos, el camino es mejorar la aspiración, la autonomía de las baterías, la ergonomía y... un poco de ciencia ficción.

Potencia

Y a estas mejoras se les pueden ir poniendo datos. Por ejemplo, consigue una potencia de succión en la cabeza limpiadora de 240 vatios aire (AW). Este es un término que se está abriendo paso poco a poco. Para determinarlo se utilizan variables como la potencia del motor (vatios -w-), las revoluciones por minuto (125.000 vueltas por minuto en el caso del V15), el diámetro interior del tubo...

El último modelo del fabricante británico cuenta con 240AW

Para ubicar en su lugar al Dyson V15 Detect por su potencia, en el portal Ahorroyhogar.com recomiendan elegir una potencia de entre 120 y 150 AW si se tiene moqueta y mascota. Este último modelo del fabricante británico los duplica: 240.

El resultado de esta potencia, atribuible a los 14 ciclones que trabajan al unísono -dicen que consiguen una fuerza centrífuga de 100.000 G-, es un apurado en la aspiración más que considerable. Y, además, su capacidad de filtrado es también altísima. Es capaz de atrapar el 99,99% de las partículas de hasta 0,3 micras. Ojo, aclaración: una micra es la milésima parte de un milímetro, es decir 0,001 mm.

Batería

La batería es de alta densidad y en modo Eco y con un cepillo no motorizado puede rendir hasta una hora. Lo cierto es que los cepillos principales y los que más se utilizan son los motorizados (suelos duros, alfombras y tapicerías). En estos desempeños la autonomía se reduce y puede pasar de los 60 a los 40-45 minutos. El problema en este aspecto es que tarda 4,5 horas en cargarla. Aunque 45 minutos (pongamos 30 o algo más en modo Auto) da para mucho. Si la casa es muy-muy grande se puede contar con dos baterías (cuesta 150 euros).

Ergonomía

En cuanto a la ergonomía, me ha sorprendido. Tiene un buen agarre y el gatillo está en la posición adecuada. Pesa 3,1 kilos y, como se maneja con la cabeza limpiadora apoyada no supone un esfuerzo trabajar con él. La parte de la sorpresa viene porque es complicado aspirar por superficies como mesas, estanterías... sin contar con el complemento de un tubo flexible (no viene por defecto, al menos en la configuración que he probado). Y, como las cabezas limpiadoras se acoplan directamente a la boca del cilindro del ciclón resulta difícil acceder a zonas con objetos.

El láser verde

Pero lo que convierte al Dyson V15 Detect en un aspirador muy especial, casi futurista, es el láser verde que monta en el cepillo para suelos duros y el sistema de detección de las partículas aspiradas y su cuantificación.

El láser verde es un chivato, un detector que te dice que el suelo de la cocina, baño, cuarto de estar, pasillo... no está ni de lejos tan limpio como tú creías. La proyección de un haz de luz de unos 25 centímetros delante del cepillo especial para suelos duros ilumina y magnifica las pelusas, pelos, partículas... que quedan en el suelo. Es como si te estuviera diciendo: "No, no está limpio". Al margen de esta función para espolearte a pasar el aspirador, la luz es muy útil para conducir la dirección del aspirado.

La pantalla LCD que lleva en la parte superior del aspirador sirve para configurar unos pocos parámetros, como el idioma o el modo de aspiración (Eco, Auto y Boost para áreas especialmente sucias) y también para mostrar información sobre la carga de la batería, la autonomía restante y unos gráficos curiosos con unas barras de colores. Estas barras muestran la cantidad de partículas que ha aspirado organizadas por tamaños: entre 10 y 59 micras; entre 60 y 179 micras, entre 180 y 499 y más de 500 micras.

Sobre la utilidad de esta información podríamos disertar y discutir como sobre el sexo de los ángeles ya que por el tamaño de las partículas sería posible inferir de qué se trata -polen, ácaros...-, pero es la escenificación en un gráfico de una función interesante que han resuelto de un modo original. Cuando se opta por el modo Auto -es el que yo recomendaría-, el propio aspirador detecta por el sonido que producen las partículas aspiradas al golpear con el interior la cantidad y el tamaño. Esos son los criterios que le sirven para determinar si aspira con más o menos potencia.

Hay varios modelos de este Dyson V15 Detect. Arrancan en 699 euros, pero llegan a los 829.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios