www.zonamovilidad.es

Prueba de la Philips 5400

La Philips 5400 puede preparar 12 bebidas diferentes de café y leche.
La Philips 5400 puede preparar 12 bebidas diferentes de café y leche.

Una experiencia para familias muy cafeteras

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

Con la gama de cafeteras 5.400, Philips se queda a solo un paso de los equipos de Saeco. Lo curioso es que la italiana Saeco es de la holandesa Philips. ¿Haciéndose la competencia?

La relación de Philips con el café se ha ido estrechando en la última década. Hemos ido viendo cómo sacaba distintas cafeteras, desde superautomáticas hasta goteo, desde cápsulas hasta café molido; desde sobres hasta café en grano. Ha lanzado equipos junto con marcas de café, submarcas propias como Senseo y ha comprado otras: ni más ni menos que la italiana Saeco.

Esta última marca está en la cumbre de las cafeteras espresso superautomáticas, tanto por experiencia en el manejo del café, como por tipos de bebidas que pueden preparar e, incluso por el diseño o los colores en los que las ofrece al público. Estaban a un nivel diferente, superior, al resto de las gamas de Philips.

Sin embargo, en los últimos años, ha habido un acercamiento. Las superautomáticas que llevan el logo de Philips cada vez se han ido haciendo más complejas, con más tipos de preparaciones de bebidas de café y de leche, con sistemas de personalización... Y lo último de lo último ha sido esta Philips 5.400.

La Philips 5.400 está pensada para familias o equipos de trabajo que aman el café y que saben cómo lo quieren

La he estado probando un par de semanas y la experiencia ha ido del desencanto inicial a querer que no se la lleven.

Este tipo de máquinas no está pensado para gente a la que le gusta el café. Está pensado para familias o equipos de trabajo que aman el café y que saben cómo lo quieren (y cómo se puede conseguir). Ya no se limitan a hacer varios tipos de café, sino que tienen memoria para ir guardando la bebida que le gusta a cada uno.

Un proceso de aprendizaje

Este modelo presenta cuatro perfiles identificados con cuatro colores, más un invitado. La diferencia es que en los perfiles almacena las preferencias de cada uno, mientras que el invitado puede configurar su bebida, pero no se guardará su elección.

La he estado probando un par de semanas y la experiencia ha ido del desencanto inicial a querer que no se la lleven.

Pero esto de los perfiles no es lo complicado. Lo realmente difícil es llegar a seleccionar el café que nos hemos imaginado. Y lo es porque las variables son enormes. Por ejemplo, yo he comprado para probar esta máquina un café arábiga de Colombia de tueste natural. En concreto es el Finca Mocatán de Guilis. Y la primera experiencia del Café au lait resultó negativa: un aguachirle que no se corresponde ni con la calidad de la máquina ni tampoco con los granos de Guilis.

Me ha costado ir convirtiendo ese aguachirle en un buen café con leche o un capuchino o, incluso, un café créme o un ristretto. Al final, la clave estaba en el tipo de molido, pero el proceso fue largo.

Esta 5.400 puede preparar doce tipos de bebida diferentes, pero en cada una de ellas se pueden configurar distintas variables. Pongámonos en el café con leche. Para empezar, me pasé del Café au lait al Café latte. ¿Qué cantidad de café le ponemos? Se puede elegir entre cinco medidas, incuso con un chute extra que viene a ser añadir un ristretto al café seleccionado. El segundo paso de la selección es la cantidad de café líquido que va a servir: otras cinco cantidades de más corto a más largo y terminamos con la leche. Otras cinco opciones.

La clave estaba en el molido

El molinillo cerámico preserva el aroma del café mejor que los metálicos al someterlo a menos calor. Se pueden seleccionar 12 niveles de molido.

Y no lo lograba, hasta que leí en el manual cómo regular la intensidad del molido. Pide que no se realicen ajustes hasta que no se hayan preparado más de 100 tazas. Me salté la recomendación. Y ha sido una gran idea. Por fin logramos un café más denso, más cremoso, menos aguado.

Que el molinillo sea cerámico influye en que somete a menos calor a los granos de café durante la trituración, pero sigue metiendo ruido

La máquina es bastante ruidosa. Que el molinillo sea cerámico influye en que somete a menos calor a los granos de café durante la trituración, pero sigue metiendo ruido, lo mismo que cuando dispensa el café o la leche. Se puede saltar el paso de moler el café comprándolo ya en polvo -para eso, mejor optar por otras máquinas más baratas.

Y también en la preparación con café previemente molido hay que tener cuidado y seguir las instrucciones. No vale poner primero el café y luego seleccionar el tipo de bebida con café en polvo. Yo lo hice así la primera vez y cayó directamente al depósito de café usado. ¿? Al segundo intento salió bien.

Limpieza y mantenimiento

Es mi segunda experiencia con estas cafeteras espresso superautomáticas. La primera fue hace tiempo y no recuerdo si sucedía lo mismo, pero el sistema de enjuagado y limpieza de los circuitos cada vez que se enciende y se apaga utiliza una gran cantidad de agua. Cada no muchos servicios hay que retirarla. No es difícil porque tanto la bandeja de agua como el depósito de posos de café se extraen por la parte frontal.

Al margen de este cuidado, tampoco hay que llevar un mantenimiento más exhaustivo.

Esta máquina, además del 5.400 Series, lleva como apellido LatteGo, que es el sistema de Philips para espumar la leche y lograr esa consistencia en capuchinos y café latte. Consiste en un depósito que se coloca y retira con mucha facilidad y que se puede guardar en el frigo con la leche sobrante (conviene sacar la leche del frigorífico en el momento de preparar la bebida para lograr la consistencia adecuada). Cuando se selecciona una bebida que requiera leche, la propia cafetera pedirá que se coloque el LatteGo.

Hay dos modelos de esta serie. La diferencia es el acabado: en un caso plástico y en otro cromado. Y, claro, esto también se paga. La cromada cuesta 679,99 y la de plástico 649,99. Una Saeco comparable, con cuatro perfiles seleccionables, molinillo cerámico y con 14 recetas en lugar de las 12 de esta Philips cuesta 699,99; pero las hay que preparan hasta 24 recetas... Todo un mundo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios