www.zonamovilidad.es
Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

Escucha la noticia

La coreana LG presenta dos modelos pensados para el público que quiere una tele, pero no le gustan las teles. Son los modelos Easel y Posé.

Si atendemos a las cuotas de mercado, el sector de televisores en España está dominado por dos competidores a distancia de los demás: Samsung y LG en unas ocasiones y LG y Samsung en otras.

Las dos compañías presumen alternativamente de tener la mejor tecnología de imagen. Unos hablan del OLED, los otros de QLED y así hasta lograr una auténtica sopa de letras. Un terreno muy bien abonado para los interesados en tecnología. Pero también hay un público bastante refractario a las siglas y los datos, que busca algo diferente.

Con el permiso de firmas como Loewe o Bang & Olufsen, Samsung ha sido el primero que recientemente ha abierto el sector del televisor al diseño con un par de modelos de los que ya ha lanzado diversas versiones. Son los Frame, Serif y Sero. El primero es una tele que se camufla como un cuadro; el segundo está embutido en un mueble y el tercero, The Sero, está pensado para la generación móvil: gira cuando se conecta con un teléfono para mostrar la pantalla en la misma orientación.

Pues bien, como buenos competidores, cada una de las firmas tiene un ojo puesto en lo que hacen los demás. Y, si hay sitio en el mercado para una gama de televisores Lifestyle de Samsung, ¿por qué no lo va a haber para LG?

Y es justo lo que han presentado esta semana en España, dos modelos que ya habían debutado en sociedad en el CES de Las Vegas, pero que ahora se pueden ver aquí. Se trata de Easel y Posé, los dos únicos componentes de momento de la gama Lifestyle de LG.

Cómo utilizan la tecnología en los hogares españoles

Leer más

LG Easel

El primero es un televisor OLED de la familia EVO de gran formato, de 65 pulgadas. Es del tipo caballete, es decir, va montado sobre un bastidor que se apoya en la pared por la parte de arriba. En la zona superior tiene un anclaje para sujetarlo a la pared y evitar accidentes. Comparte las características de los modelos de las gamas superiores de la compañía coreana, pero añade un plus de diseño. Cuando no se utiliza como televisor, una cubierta tapizada en un tono beis se desplaza verticalmente para ocultar unos cuatro quintos de la pantalla. El quinto restante se puede dejar en negro o utilizarlo para mostrar un reloj, el tiempo...

LG Posé

Por su parte Posé es una especie de equivalente de The Serif: el televisor está encastrado en una caja que cubre la parte trasera en donde se puede acoplar un complemento que hace las funciones de revistero. Se monta sobre un doble caballete con las patas traseras huecas para poder conducir los cables.

La idea de este Posé, que está disponible en cuatro tamaños (42, 48 y 55 pulgadas), es que no esté pegado a la pared, puede crear una zona de paso, separar un ambiente... Por un lado, se disfruta de la pantalla y por detrás es un mueble no un electrodoméstico con una tapa de plástico negro y lleno de cables.

No dicen que se han inspirado en Samsung y el The Serif, pero sería interesante que se inspiraran en el cable único e invisible de esta otra compañía coreana. Porque, todo el mundo sabe que un televisor lleva una colección de periféricos: descodificador, disco duro, DVD (todavía los hay) ... que si bien se podrían colocar en la bandeja vertical trasera del Posé, necesitan sus cables hasta el enchufe de la pared.

Precio y disponibilidad

Los dos componentes de esta gama están disponibles en España a 5.999 euros, el Easel, y entre los 1.599 y los 1.999, en función del tamaño de pantalla, los Posé.

LG Flex

Esta nueva familia, evidentemente de nicho, era el motivo de la presentación. Y, sin embargo, la mayoría de los vídeos se cebaron en un tercer invitado: el Flex. Es un híbrido entre televisor y monitor de gaming (o de trabajo, ¿por qué no?) que tiene una característica que le hace muy especial y único: el panel se curva para crear una mayor sensación de inmersión y, al mismo tiempo, facilitar la visión de la pantalla completa sin necesidad de reorientar la vista: cuando está curvado, prácticamente todos los puntos de la pantalla están a la misma distancia de los ojos.

Además de curvarse mediante un motor, se puede elevar o bajar sobre el soporte trasero y también se inclina hacia adelante. Todavía no está disponible en España, pero llegará en un tamaño único de 42 pulgadas, aunque se puede reducir el área de visualización a 27 y 32 pulgadas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios