www.zonamovilidad.es
Mi 8 Lite, porque los móviles de Xiaomi nunca vienen solos
Ampliar

Mi 8 Lite, porque los móviles de Xiaomi nunca vienen solos

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

El modelo del año de Xiaomi es el Mi 8. Llegó a España en agosto y ahora lo hacen sus hermanos, el Mi 8 Pro y el Mi 8 Lite que he estado probando estos días. Si das con un buen diseño y eres capaz de sintetizar lo mejor que puedes ofrecer en un móvil, […]

El modelo del año de Xiaomi es el Mi 8. Llegó a España en agosto y ahora lo hacen sus hermanos, el Mi 8 Pro y el Mi 8 Lite que he estado probando estos días.

Si das con un buen diseño y eres capaz de sintetizar lo mejor que puedes ofrecer en un móvil, por qué reducirlo a un único modelo. Es la pregunta que debió plantearse Xiaomi porque suele complementar sus modelos principales de cada año (no quiero decir flagship ni tope-de-gama) con otros dos terminales, uno con algunas características superiores y otro con menos aspiraciones, pero también un precio más contenido y eso, tal y como está hoy el mercado, es muy importante.

El Lite, del que vamos a hablar aquí, arranca en un precio de 269 euros, que si bien no es el más barato en su gama de características técnicas, no está nada mal para lo que ofrece. Es el que he probado, con cuatro gigas de memoria RAM y 64 de almacenamiento.
Lo primero que destaca en cuanto lo sacas de la caja son sus acabados. Son los habituales de terminales de gama alta: cristal en ambas caras y metal, aunque la unión de ambos materiales en la parte frontal es algo más brusca. También el color es “Premium”. En mi caso es el azul (Aurora Blue), similar al muy exclusivo Twilight de Huawei. Por cierto, llegará a nuestro mercado en dos colores. El citado azul y negro, pero no en dorado.

Esas dos placas de cristal le dan un tacto sólido, aunque el agarre, como con todos los móviles con este material, no va a ser su punto fuerte. También penaliza algo el peso, aunque no llega a molestar en el bolsillo por este motivo. Este Lite, con una pantalla de 6,29 pulgadas, pesa 169 gramos. Otra cosa es el tamaño: al tener una pantalla algo mayor que el Mi 8, es también un poquito más alto y más ancho (156,4 x 75,8 mm), aunque no más grueso (7,5 mm).

Continúa el peinado con flequillo

El flequillo de la pantalla (el recorte en la parte superior para que puedan “ver” el exterior las cámaras, sensores de proximidad… y el altavoz) es pequeño lo que ya anuncia sin necesidad de leer las características que no habrá reconocimiento facial: no caben los sensores de profundidad y el proyector de puntos para crear la imagen que debe reconocer, aunque anuncian que en determinados países habrá una futura actualización que permitirá el desbloqueo por la cara. Es, como ya hemos comentado, una pantalla de 6,29 pulgadas con una resolución Full HD + (2.280 x 1.080 píxeles) lo que le da una densidad de 403 puntos por pulgada.

El aspecto es 19:9, una proporción un poquito más alargada que el habitual 18:9. Y es que, cuanto mayores son las pantallas, hay que ampliar más la altura para lograr mantener el terminal con una mano. En cuanto al ratio de pantalla, es decir el porcentaje de pantalla sobre la superficie frontal total, es del 82,5%.

A falta de desbloqueo por reconocimiento facial, sí incluye escáner de huellas, colocado en la parte trasera.

Doble cámara trasera

IMG_9899
Trasera con doble cámara y lector de huellas. ¿El color? Aurora Azul.

A pesar de que tengamos ejemplos que podrían indicar una nueva tendencia hacia la simplificación de las cámaras, el Mi 8 Lite se presenta con dos cámaras traseras. En este aspecto se están marcando dos pautas: multiplicación del número de cámaras en la parte posterior (los últimos Huawei Mate 20 y LG V40 llevan tres cámaras traseras) o vuelta a una única cámara y encomendar el trabajo al procesador y el software correspondiente, como es el caso del iPhone XR y el Google Pixel 3.

De hecho, este Mi 8 Lite aplica el efecto Bokeh tanto con las dos cámaras traseras como con la única frontal. Y el resultado de esta última no desmerece nada. Lleva un sensor de imagen de Sony (el IMX576, uno de los mayores) con 24 megapíxeles de resolución y una apertura f/ 2.2. Los píxeles son relativamente grandes, de 1,8 μm (micrómetros). Por supuesto, tratándose de un fabricante asiático no podía faltar el modo belleza tanto en autorretratos como en vídeos.

La cámara doble trasera tiene un sensor de 12 megapíxeles y otro de cinco. La apertura es algo más luminosa que la frontal: f/1,9, pero los píxeles son más pequeños -1,4 μm- por lo que atrapan menos luz. Utiliza la doble cámara trasera para crear un efecto Bokeh ajustable (al editar la foto se puede difuminar más o menos el fondo).

¿Cuatro o seis gigas de RAM?

La diferencia fundamental de un móvil de gama alta y uno de gama media es el procesador. Es cierto que tanto las cámaras como la pantalla también cuentan así como la cantidad de RAM. En este caso, frente al Qualcomm Snapdragon 845 -con la CPU Kryo 385-, lleva un Snapdragon 660 -CPU Kryo 260- con funciones de Inteligencia Artificial, muy orientada hacia el manejo de la cámara: manejo de la luz, detección de escenas, modo retrato, efecto Bokeh dinámico, desenfoque del fondo personalizable…

En cuanto a la RAM, se puede optar por cuatro o seis gigas. En función de la elección contaremos con 64 o con 128 gigas de almacenamiento a cambio de pasar de los 269 a los 329 euros, 60 euros por dos gigas de RAM y 64 de almacenamiento extra es para pensárselo. Aunque siempre se puede acudir a una tarjeta de memoria externa de hasta 256 GB.

La batería es de las grandes. No es la más grande del mercado, pero cuenta con una capacidad de 3.350 miliamperios y es compatible con el sistema de carga rápida Qualcomm Quick Charge 3.0.

Navegación como en un iPhone

Llega con la versión 8.1.0 de Android, la Oreo, que todavía no integra de forma nativa gestos para controlar el móvil en el modo pantalla completa que oculta los botones clásicos de Home, Volver y Aplicaciones en uso. Sin embargo, la versión 9.6 de MIUI, la interfaz de Xiaomi, permite la navegación por gestos como si fuera un iPhone o un terminal con Android 9, Pie (léase pai). Así, deslizando el dedo sobre la pantalla de abajo hacia arriba volvemos a la Home; si lo llevamos hasta la mitad de la pantalla y mantenemos, se muestran las aplicaciones abiertas y si desde esa posición vamos lanzando las imágenes de las aplicaciones hacia arriba las cerramos. Puros gestos iPhone.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios