www.zonamovilidad.es
Con el Galaxy Watch Active, Samsung se queda con lo esencial
Ampliar

Con el Galaxy Watch Active, Samsung se queda con lo esencial

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

El gigante de la electrónica insiste en el sector de los relojes con uno especialmente diseñado para mantenernos activos. Más pequeño, más ligero, sin bisel giratorio… Un Galaxy Watch esencial. El Galaxy Watch es un reloj grande, un tanto aparatoso y con un sistema de control muy bien conseguido. En lugar de la famosa corona […]

El gigante de la electrónica insiste en el sector de los relojes con uno especialmente diseñado para mantenernos activos. Más pequeño, más ligero, sin bisel giratorio… Un Galaxy Watch esencial.

El Galaxy Watch es un reloj grande, un tanto aparatoso y con un sistema de control muy bien conseguido. En lugar de la famosa corona de los Apple Watch, Samsung apostó por llevar el control al bisel que rodea la esfera. Es un reloj para todo el día, que lo tiene todo.
La versión Active, lanzada el mes pasado y que he estado probando estas últimas semanas está más orientada a un público joven y preocupado por mantenerse en forma. Es sensiblemente más pequeño -39 milímetros de diámetro por 10 de alto-, ligero -apenas pesa unos sorprendentes 25 gramos– y prescinde del bisel giratorio. En lugar de eso, debemos utilizar a bien la pantalla o bien los dos botones en la parte derecha.
La pantalla es pequeña. Mide 1,1 pulgadas (28,1 milímetros de diámetro). Es de tecnología Super AMOLED, muy utilizada por Samsung en sus móviles y tiene una resolución más que suficiente de 360 píxeles. Se ve muy bien a plena luz del día, pero su tamaño no la convierte precisamente en la mejor superficie para manejar el reloj. Los botones son bastante más útiles. Con uno (el superior) volvemos atrás  o accedemos a Samsung Pay, mientras que con el inferior accedemos al menú de app.
IMG_1226Aunque se puede utilizar de forma independiente, la potencia de este tipo de equipos reside en funcionar como complemento de un móvil. Es compatible con móviles Android, no sólo de Samsung, y con los modelos más recientes de Apple. Lo he emparejado con un Samsung, un Huawei y un iPhone. Y la experiencia no es la misma. Se entiende mejor con terminales de la misma casa, en segundo lugar con otros Android y, al menos en mi experiencia, la compatibilidad con iOS (Apple) no es todo lo completa y estable que debiera.

Agradable en la muñeca y ligero

Por tamaño, lo veo como un reloj de tipo cadete y me parece un tanto desproporcionado: algo menos de cuatro centímetros de diámetro por un centímetro de alto. Sin embargo, cuando te lo pones, pasa desapercibido. Ni te dicen qué horror ni todo lo contrario. Y, lo mejor, se adapta muy bien a la muñeca, la silicona de las correas es muy agradable al tacto y en cinco minutos parece como si no lo llevaras.
El apellido de este reloj que, por cierto, tiene un precio bastante atractivo (249 euros), lo dice todo: Active. Es cierto que podemos recibir las notificaciones que llegan al móvil en la muñeca, incluso podríamos responder mensajes de WhatsApp (mejor hacerlo por voz o pasar voz a texto porque escribir un texto en una pantalla de este tamaño es un auténtico infierno), pero lo mejor que hace este reloj es animarte a estar activo y cuantificar la actividad. También da la hora, claro.
Cada hora nos incitará a que hagamos unos ejercicios para combatir el sedentarismo y cuando nos pongamos en marcha detectará el tipo de actividad que realicemos: andar, correr, nadar, montar en bici… El control y la sincronización se realiza desde la aplicación Galaxy Wereable y tira de otras dos aplicaciones de la suite de Samsung Samsung Health y Samsung Accesory Service.
Como la práctica totalidad de los relojes inteligentes actuales (incluso algunos de bajo precio), en la parte trasera del Galaxy Watch Active, la que está en contacto con la piel, integra un pulsómetro que le permite activar una alerta cuando detecta alguna irregularidad.

O medir la calidad del sueño o cargar la batería

Incluye también la función de monitorizar el sueño y por la mañana te dice el tiempo que tardaste en dormir, cuánto tiempo lo hiciste en fase REM, cuánto fue ligero y cuánto profundo.
El problema es que si monitorizamos el sueño no ponemos a cargar el reloj y, a pesar de que en las características dicen que la batería da para 90 horas, la realidad es que si lo utilizas con el GPS (sí, lo tiene) y con el pulsómetro y además, te descargas Spotify y lo utilizas para reproducir música, cada día lo tienes que poner a cargar.
Pero no nos estresemos por la batería, porque también mide el nivel de estrés y nos va a recomendar ejercicios de respiración. La batería es pequeña, sí (230 miliamperios) y tarda un par de horas en cargarse completamente, pero cuenta con la ventaja de que se puede cargar también desde un móvil, utilizando la carga inalámbrica compartida.
Así que no te estreses, duerme bien y haz ejercicio que el Samsung Galaxy Watch Active te lo premiará con un buen resumen de tus constantes.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios