www.zonamovilidad.es
Átika de Vodafone, me quedo con el sonido
Ampliar

Átika de Vodafone, me quedo con el sonido

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Vodafone España ha desarrollado un asistente digital por voz para manejar su tele, y ni más ni menos ha elegido a Devialet para construirlo. El resultado es un sonido muy, muy bueno. Quienes estén interesados en el mundillo del audio seguro que conocen la marca francesa Devialet, pero probablemente a la mayoría de la población […]

Vodafone España ha desarrollado un asistente digital por voz para manejar su tele, y ni más ni menos ha elegido a Devialet para construirlo. El resultado es un sonido muy, muy bueno.

Quienes estén interesados en el mundillo del audio seguro que conocen la marca francesa Devialet, pero probablemente a la mayoría de la población no les suene de nada. También es normal. Primero porque están especializados exclusivamente en audio; no es una compañía al estilo de las coreanas, japonesas o chinas que lo mismo venden un móvil que un altavoz. Segundo, porque es una empresa que lanzó su primer equipo hace sólo 10 años.

Pero, si te interesa el sonido, te tiene que interesar Devialet. Y ahí están de muestra, por ejemplo, los exclusivísimos Phantom Reactor. Hace un par de meses, Huawei eligió a este fabricante como socio para crear su altavoz Sound X, un equipo de gran calidad a un precio desacostumbrado en esta marca: 300 euros (por cierto, ahora se puede comprar en la página de Huawei por la mitad de precio: 150 euros). Vodafone también se ha fijado en el fabricante francés para desarrollar Átika, un altavoz inteligente ideado por la filial española de la multinacional británica de telecomunicaciones, que sirve como barra de sonido para la tele y como interfaz de comunicación por voz.

Átika es un poco complicada. La vende Vodafone como un complemento para Vodafone TV: sin necesidad de utilizar el mando a distancia del descodificador (también tiene control por voz…) podemos manejar la tele a distancia hablándole: “Hola, Átika, sube el sonido al 50%”… Pero no deja de ser un altavoz que se puede conectar a un televisor como barra de sonido por cable óptico (el puerto del altavoz es especial, tiene forma de minijack) o por BlueTooth si la tele es compatible. También se puede usar como altavoz de alta calidad para un móvil conectado directamente por BlueTooth. Y, además, es compatible con Alexa y todas sus funciones.

Maldito bicho

Este último punto no lo he podido comprobar por un “bug, un fallo que han detectado en las primeras unidades que han distribuido y que me ha impedido activar Alexa. También me ha costado cuatro intentos conseguir la configuración completa. Puede que haya sido porque me niego a conceder autorización total a la geolocalización, sólo le he permitido acceder una vez. Porque, me pregunto, ¿para qué necesita un altavoz acceso a la geolocalización?

Lo mejor, sin duda, es la calidad del sonido de este relativamente compacto equipo. Está por encima de la media y, si eres de Vodafone, lo puedes conseguir durante la campaña navideña a un precio muy interesante.
Devialet es una marca cara, y, a pesar de que este Átika se ha construido a medida, sigue siendo un altavoz de gama alta. Con tres altavoces colocados en los laterales y dos woofers arriba y abajo, proyecta sonido en 360 grados. Para escuchar al usuario dispone de seis micrófonos ambientales capaces de oír que se le llama (Hola, Átika) incluso cuando está sonando el altavoz.

El conjunto pesa dos kilos y medio, y eso sin contar con la fuente de alimentación externa, una pastilla rectangular de 12 centímetros de lado y un par de alto. Para que el subwoofer colocado en la parte baja cumpla mejor su función, Átika se soporta sobre cuatro patas muy finas con el extremo protegido por unos pequeños tacos de goma que evitan la vibración al tiempo que protegen la superficie sobre la que se coloque.

He probado el sonido directamente desde un móvil por BlueTooth y también conectado al televisor a través de un cable óptico (suministrado en la caja), que también se utiliza para emparejar el altavoz con el descodificador de Vodafone TV. La verdad es que, a pesar de que cada día se mejora el sonido de los televisores, no tiene nada que ver si se conecta un equipo a la tele, tanto para ver-escuchar una película, como para disfrutar de un videojuego como dios manda.

Funciona como controlador de la tele de Vodafone, pero todavía le queda por aprender, su inteligencia artificial necesita seguir adiestrándose para eliminar fallos sobre doto en la búsqueda contextual. En funciones simples como subir o bajar el volumen no hay ningún problema, pero para eso tampoco creo que sea necesario invertir en un altavoz inteligente.

Uno de los aspectos que más me ha llamado la atención es el minimalismo de la app con la que se controla Átika. O yo estaba demasiado torpe los días que lo estuve probando y no lo encontré o es que no existe, pero no vi el ecualizador y tampoco pude arrancar el emparejamiento con Alexa desde el menú de configuración.

Unas líneas más arriba he hablado del precio, pero no es tan sencillo como dar una cifra. Los clientes de Vodafone lo pueden adquirir por 216 euros (precio oficial), pero hay una promoción navideña que lo rebaja hasta 144 euros. Además, se puede pagar al contado o mediante financiación a 36 meses. Con el precio oficial, la tarifa mensual será de seis euros mientras que si se compra durante la oferta, baja a cuatro euros mensuales.

¿Y si no soy de Vodafone? Aunque esté diseñado por Vodafone-Devialet, los no clientes también lo pueden adquirir, pero el precio sube a 399 euros, y sólo lo podrán utilizar como un altavoz inteligente del universo Alexa, no como Átika. Y en este caso, el Sound X, de Huawei-Devialet, es una buena competencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios