www.zonamovilidad.es

Prueba de la Caja de desinfección UV-C de Philips

Caja de Desinfección UV-C de Philips. Frontal
Caja de Desinfección UV-C de Philips. Frontal (Foto: JLT)

En este cubo no hay magia, hay ciencia

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
El cubo de Philips -o de Signify- se basa en la potencia de desinfección de la luz ultravioleta C frente a virus, bacterias y moho. En pocos minutos puede desintectar móviles, gafas, carteras, cubiertos, biberones... Y dejarlos sin rastro detectable del SARS-CoV-2.

Me cuesta probar este tipo de objetos por dos motivos fundamentales. El primero porque tienen una vertiente de salud y considero que hay que elevar el nivel siempre que enfrentamos aparatos de esta categoría. Y segundo, porque no tengo posibilidades de medir la eficacia.

Puedes pasarle uno o varios test de pruebas a un móvil para ver cuál es su rendimiento. Incluso puedes acudir a la experiencia acumulada para darte cuenta de que una pantalla no se mueve con la fluidez que debería. Pero lo que no puedo es saber si tras diez minutos encerrado en el cubo de Philips mi móvil está limpio de virus, moho y bacterias.

Mucho menos todavía, saber si está libres de virus del SARS-CoV-2. Para ello debería contar con un laboratorio de nivel tres de seguridad. Y no es el caso. Habrá quien me diga que también se pueden pagar los análisis a laboratorio de terceros. Pero, ahora mismo, no tengo los 40.000-60.000 euros que costaría.

Así que lo que toca es fiarse de Philips y la documentación extra que aporta. No en vano, la multinacional Holandesa lleva décadas (35 años con luz ultravioleta) trabajando en el ámbito de la salud al que aporta, desde distintas marcas, desde biberones hasta equipos de resonancia magnética.

Y, por cierto, no entiendo muy bien, cómo este producto, una arqueta de desinfección doméstica, está bajo el paraguas de la división de iluminación y no en la de salud y cuidado personal. Sus razones tendrán.

Probando el cubo

Tras haber probado hace ya un par de meses la base de carga y desinfección para la mascarilla electrónica de LG, esta UV-C disinfection box 10L TC EU (es su nombre completo) me ha parecido supervoluminosa. Es un baúl cúbico de unos 29 centímetros de lado y 2,7 kilos de peso cuya superficie exterior es un polímero blanco de alta calidad y con una imagen muy aséptica.

El funcionamiento mecánico es como el mecanismo de un chupete. Se enchufa, se selecciona entre cuatro programas y se le deja trabajar. Ah, se me olvidaba un paso: hay que colocar un cestillo en el interior para poder distribuir los objetos que vayamos a someter a la desinfección. Viene desmontado y se puedu utilizar a voluntad.

En el interior de la tapa, protegidas tras una rejilla, se alojan las dos lámparas UV-C.El interior del cubo se puede dividir en dos partes. La primera, y fundamental, es la parte interna de la tapa. Aquí es donde se ubican las lámparas UV-C, protegidas por una rejilla. Son dos lámparas con una duración oficial de 6.000 horas, algo doblemente importante porque no se pueden reemplazar; si la lámpara se funde hay que cambiar el aparato entero. Estoy escribiendo esto en el Día Mundial del Medio Ambiente, así que con más razón: señores de Philips, tienen que arreglar esto.

La segunda parte son las otras cinco caras internas del cubo. Las paredes están recubiertas de paneles de acero inoxidable que ofrecen por un lado gran capacidad de reflexión de la luz para que se mueva por todo el interior y bañe el 100% de la superficie de los objetos que introduzcamos y, a la vez, son higiénicas per se.

En la pared izquierda tres soportes permiten colgar una bandeja de rejilla, también de acero inoxidable, que nos posibilita colocar dos niveles de objetos. Yo he colocado simultáneamente un cepillo de pelo, dos cepillos de dientes (uno eléctrico), una máquina de afeitar eléctrica, un peine una maquinilla de cuchillas, una brocha de afeitar, el móvil, las gafas y la cartera. Y no se tocaban entre sí.

Gran capacidad

Que sea un equipo voluminoso permite colocar los cubiertos y el biberón con su juego de tetinas... o el juguete que queramos. Esa es la ventaja. La desventaja es que tenemos que localizar un espacio de 30 por 30 por 30 cerca de un enchufe.

Tiene cuatro modos de funcionamiento: Desinfección, Almacenamiento, Secado y Desinfección y secado. Un LED a la izquierda de los botones, indica el tiempo de duración y el progreso.Tiene cuatro modos de funcionamiento: desinfección, almacenamiento, secado y secado más desinfección. El secado es el proceso más largo y está especialmente diseñado para combatir y prevenir la aparición de moho. Es también el más costoso en energía consumida. El modo de almacenamiento está pensado para mantener desinfectado en el interior algo -cubiertos...- hasta el momento en el que se vaya a utilizar y funciona intermitentemente.

El programa de desinfección es el que se me presenta como el más habitual: llegas de la calle y colocas dentro el móvil, las llaves, las gafas, la cartera... en 10 minutos, libre de gérmenes.

Y ¿quién te asegura eso? Philips ha encargado pruebas de laboratio que han dado como resultado la desactivación del SARS-CoV-2 hasta niveles no detectables en superficies en nueve segundos de aplicación. Tengo la sensación de que de esto vamos a hablar largo y tendido en sucesivos artículos.

La luz ultravioleta está fuera del espectro visible para el ojo humano. Así que, en realidad, no sabríamos cuándo está encendida o apagada una lámpara UV-C. Algo realmente peligroso ya que nos podría causar daños importantes en la piel y en los ojos.

Así que, para curarse en salud, las lámparas de Philips emiten una luz azul que se puede detectar por una pequeña ventana en la tapa de la Caja de Desinfección. Además, el equipo no funciona si la tapa abierta y se apaga en cuanto ésta se abre. Aquí se puede ver el interior en funcionamiento en el modo Desinfección.

Philips está teniendo buen cuidado en apuntar en las presentaciones que no se trata de un producto exclusivamente desarrollado para utilizar durante la pandemia de Covid-19, sino que es eficaz frente a otros virus, a las bacterias o al moho. El precio recomendado por la marca holandesa es de 179 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

2 comentarios