www.zonamovilidad.es
UV para desinfectar la mascarilla de LG
Ampliar

UV para desinfectar la mascarilla de LG

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

LG apuesta por un sarcófago con minileds ultravioletas para higienizar su mascarilla electrónica PuriCare. Y también el móvil o las gafas… Para mí, la LG PuriCare fue el lanzamiento estrella de la pasada IFA. En plena pandemia, la compañía coreana anunciaba una mascarilla electrónica con alto nivel de protección en los dos sentidos, pero que […]

LG apuesta por un sarcófago con minileds ultravioletas para higienizar su mascarilla electrónica PuriCare. Y también el móvil o las gafas…

Para mí, la LG PuriCare fue el lanzamiento estrella de la pasada IFA. En plena pandemia, la compañía coreana anunciaba una mascarilla electrónica con alto nivel de protección en los dos sentidos, pero que facilitaba la respiración mediante ventilación mecánica.

El aire tenía que atravesar dos filtros HEPA de categoría 13. Muy eficaces, pero, a la vez suficientemente tupidos como para hacer que nos cueste respirar un poco más de la cuenta. Por eso, colocaron un par de ventiladores que ayudan a conducir el aire. Y se puede regular su velocidad en función del esfuerzo que estemos realizando.

A la vez que anunciaban la mascarilla, también revelaban un complemento interesante: una base de carga que, a la vez se encargaría de desinfectar la mascarilla. Primero llegó al mercado la PuriCare Wearable AirPurifying Mask -así se llama- y hace unas semanas lo hicieron algunas unidades de la caja de carga y desinfección, la PuriCare Wearable AirPurifier Case.

El historial de la luz ultravioleta C como elemento desinfectante es largo y exitoso. Prácticamente, no hay voces discordantes que no reconozcan su poder como antibactericida y contra los virus, aunque siempre se activa la alarma de que no se debe utilizar sobre personas (ni mascotas, por extensión), ya que tiene efectos perniciosos sobre la piel, las mucosas y los ojos.

La mascarilla, el móvil, las gafas…

Se ha empleado desde hace años para desinfectar superficies e incluso agua y aire. De ahí que no haya resultado extraño intentarlo durante esta pandemia en diversas instalaciones, desde hospitales a gimnasios. Lo que LG ha hecho con esta caja es crear un equipo específico para su mascarilla y, de paso, casi cualquier elemento que utilizamos a diario, como el móvil, las gafas, las llaves…

2.145 esferas se encargan de reflejar y distribuir la radiación que emiten los seis LED por todo el sarcófago.

El mecanismo es, en principio sencillo: seis lámparas LED ultravioleta de tipo C se encargan de iluminar todo el recinto del sarcófago apoyándose en una bóveda compuesta de 2.145 pequeñas esferas que reflejan la luz UV. Cuatro de los LED envían la luz a la bóveda, mientras otros dos la lanzan directamente hacia el interior de la mascarilla.

El mismo efecto de desinfección se pueden conseguir con otros objetos. Tal vez los más interesantes sean el móvil y las gafas. La única precaución que hay que tomar es colocarlos de tal forma que no bloqueen los cuatro LED que se utilizan para iluminar la bóveda de esferas.

Tan sólo he encontrado en toda la comunicación que ha realizado LG una referencia a los virus, en la web de Singapur de la compañía coreana: “Certified by TÜV Rheinland, its UVC-LED can remove up to 99.99% of bacteria and viruses (Escherichia coli, Pseudomonas aeruginosa, Klebsiella pneumoniae, Staphylococcus epidermidis and Staphylococcus aureus) within 30 minutes“. De hecho, cuando he consultado con un portavoz de LG en España, la respuesta ha sido: “Sólo podemos hablar de bacterias porque es lo que está testado”.

Desinfección, secado y carga

El sarcófago cumple varias funciones. Hace una desinfección de la mascarilla, higieniza los filtros y también carga la batería. Para la primera de las tareas utiliza la radiación ultravioleta C. Según los estudios realizados con la supervisión de TÜV Rheinlad Korea, elimina el 99,9% de las bacterias en media hora.

En el segundo caso, se trata de un programa de secado a fondo de los filtros. Para ello, emplea los propios ventiladores de la mascarilla y las luces LED. La mascarilla debe estar conectada al puerto de carga ya que va a poner los ventiladores al máximo durante cuatro horas. Al cabo de este periodo de tiempo, el 99% de las bacterias desaparecen de los filtros.

En cuanto a la carga de la batería, desde cero tarda aproximadamente dos horas.

Con un único botón

El manejo es muy sencillo. Tal vez la única dificultad es tener en cuenta que si queremos utilizar la app ThinQ para tener acceso a los datos de uso -tiempo total utilizando la mascarilla, estado de la batería y de los procesos de desinfección o secado de los filtros-, no es compatible con redes WiFi de cinco gigahercios; hay que conectar la base de carga a una red de 2,4 GHz.

Tiene un único botón. Si pulsamos una vez se activa el modo UVnano (resultado de fusionar UV de ultravioleta y nano de la unidad de medida nanómetro, millonésima parte de un milímetro); con una segunda pulsación pasamos al modo de secado de los filtros y una tercera vuelve a apagar. Para entrar en la configuración de la conexión WiFi hay que mantener el mismo botón tres segundos.

El puerto de carga es USB tipo C y admite cinco voltios de potencia (1,8 amperios). En la caja está incluido el cable, pero no el alimentador. El precio de venta al público es de 120 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios