www.zonamovilidad.es
Apple Watch da un giro hacia la salud que lo hace aún más interesante
Ampliar

Apple Watch da un giro hacia la salud que lo hace aún más interesante

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Probamos el nuevo reloj de Apple. Aún hay funciones (la más interesante) no disponibles, pero la propuesta es lo suficientemente atractiva como para quitar protagonismo al iPhone XS (y a la competencia) Es más que evidente que la importancia objetiva del iPhone y del Apple Watch los coloca en dos universos diferentes. El peso específico […]

Probamos el nuevo reloj de Apple. Aún hay funciones (la más interesante) no disponibles, pero la propuesta es lo suficientemente atractiva como para quitar protagonismo al iPhone XS (y a la competencia)

Es más que evidente que la importancia objetiva del iPhone y del Apple Watch los coloca en dos universos diferentes. El peso específico de uno y otro en el mercado y en la cuenta de resultados de la compañía de la manzana mordida es dispar. Sin embargo, el reloj tiene el atractivo añadido de haberse convertido en el líder absoluto y a distancia de sus competidores en esta gama de productos.
Unos dicen que el Apple Watch es un reloj voluminoso, otros dicen que no les gusta el formato cuadrado, la opinión general es que los relojes de muñeca son para un segmento muy de nicho… Y resulta que es un éxito total.
¿Qué se podría hacer para que resulte más atractivo e interese a un público más general? La respuesta implícita que ha dado Apple es dotarlo de una misión: mantenernos sanos y convertirse en el vigilante privado de nuestra salud, pero sin dejar de ser un equipo atractivo y muy aspiracional.
Desde la primera versión, más allá de ser una extensión del iPhone para llevar en la muñeca y ahorrarnos consultar el móvil tan a menudo, el Apple Watch siempre ha tenido la vocación de motivarnos para movernos. Desde esa tontería de “Toca levantarse”, al “Javier, cierra tus anillos”, el Apple Watch nos ha picado para andar más, para correr, hacer ejercicio… y vigilar, de paso, tu corazón.

Escucha tu corazón

Apple-Watch-Series4_ECG-Crown_09122018
En la parte trasera integra dos electrodos para poder realizar electrocardiogramas.

Un sensor óptico se encargaba de medir la frecuencia cardiaca, tanto en reposo, como cuando se realiza deporte. En este último caso, se puede configurar para que mida constantemente el pulso o lo haga intermitentemente. Los datos se van acumulando en la aplicación Salud junto con otras constantes que añadamos manualmente. Es un registro que podemos consultar en cualquier momento, pero los datos relativos al ritmo cardiaco han sido recogidos por un sensor óptico, no eléctrico. Ésa es la gran diferencia con la nueva serie 4 de Apple Watch en este terreno de la salud.
Lamentablemente, esta gran diferencia, complementar el sensor óptico (no desaparece) con dos electrodos para medir las pulsaciones, todavía no está disponible en Europa ni, por tanto, en España. Se estrenará en Estados Unidos “antes de que termine el año” e irá llegando a otros países poco a poco, a medida que lleguen a acuerdos con las distintas asociaciones y organizaciones sanitarias, como están haciendo con la FDA (Food and Drug Administration) americana.

Llamando a emergencias

Dentro de esa misión de velar por nuestra salud, no sólo mide el ritmo cardíaco, sino que si detecta pulsos inusualmente altos o bajos, avisa al usuario y, en caso de no obtener respuesta, puede llamar a urgencias y enviar mensajes a los contactos establecidos para emergencias.
También llamará a emergencias y enviará datos médicos y ubicación en caso de registrar una caída fuerte. Primero mostrará el aviso en la pantalla y activará una señal acústica. Si no desactivamos la alarma, llamará directamente a Emergencias.
Para lograr discriminar si es una caída y no un ejercicio, en Apple han modificado el giroscopio y el acelerómetro, además de crear un software capaz de interpretar los datos que suministran estos dos sensores. Todo el sistema es posible gracias a la potencia del nuevo procesador. Es del tipo System in Package (SiP), es decir, todo viene empaquetado en una única lámina. A pesar de ello, el S4 tiene dos núcleos e integra una nueva GPU (Unidad de Proceso Gráfico) y permite que el Watch Series 4 sea el doble de rápido que su antecesor.

Mayor pantalla, menor volumen

En el exterior hay un cambio fundamental: la pantalla. Sin aumentar el volumen total del reloj, es un 30% mayor, lo que redunda en una mejor visibilidad. Además, se aprovechan las esquinas por lo que se incrementan notablemente el número de complicaciones (esas pequeñas apps que aparecen en la esfera del reloj, como el tiempo, las pulsaciones, el ritmo de carrera…). Ahora es todavía más personalizable: aumentan las esferas disponibles y el número de complicaciones en cada esfera. Son espectaculares, casi hipnóticas las que integran movimiento (vapor, metal líquido…) y sí, también se les puede añadir complicaciones a éstas.
Si uno se fija mucho en el exterior del nuevo reloj de Apple y lo compara con la versión anterior, podrá ver que ahora el altavoz, que se mantiene en el lado izquierdo, tiene dos ranuras en línea más largas. El motivo es que es el doble de grande. El micrófono se ha llevado al lado opuesto, a la derecha, para que no se empaste cuando se utiliza para hablar con el Apple Watch. Hay una versión “cellular”, que incluye eSIM (es una especie de tarjeta SIM virtual que duplica la del móvil y que habrá que contratar con el operador de turno, de momento, Vodafone y Orange, según la web de Apple). La gran ventaja es que podemos salir de casa sin el móvil y se mantiene la capacidad de hablar y gestionar mensajes con el reloj.

Cosas del watchOS

Otra función añadida es el Walky-Talky. El sistema operativo watchOS 5 integra entre otras -nuevas actividades como yoga, senderismo, competiciones entre amigos…- esta característica. Se habla, a través de redes WiFi o móvil, directamente con el Watch como con un Walky-Talky de los de toda la vida: pinchas, hablas, dices cambio, sueltas, escuchas, pinchas, hablas… ¿Ventaja? Es una comunicación más inmediata que los mensajes, pero probablemente menos disruptiva que una conversación telefónica.
La famosa corona digital fue un hallazgo, lo mismo que el bisel giratorio de la esfera de los relojes de Samsung. Ahora la han mejorado. Muy en la línea de Apple, la han hecho más pequeña (la parte interna, porque por fuera tiene el mismo tamaño para poder manejarla bien), pero más compleja. Al margen de que ahora se componga de 30 piezas, lo novedoso es que tiene respuesta háptica: cada vez que, dentro de un menú, por ejemplo, se utiliza para desplazarse, produce una pequeña vibración apreciable. Es como si fuera un artilugio mecánico, no electrónico, muy en línea con los gustos de los aficionados a los relojes.

A la venta por…

Y esto ¿cuánto me cuesta? Los precios arrancan en 429 euros para el modelo que no tiene eSIM de aluminio. Con SIM cuesta 100 euros más, 529. Si queremos que, además la caja sea de acero, sube a los 699 euros. Si añadimos la correa Milanese, son otros 100 euros y los que se vengan arriba y apuesten por uno con correa de Hermes tendrán que pagar 1.449 euros.

Próxima entrega

Todavía no he podido probar cómo funciona el modelo cellular, pero como se pone hoy a la venta, no he querido esperar para contaros lo que pienso del Apple Watch Series 4. En los próximos días lo haré, así como la review del nuevo iPhone.

Así funciona la eSIM.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios