www.zonamovilidad.es
Moto G30, el discreto encanto de la gama media
Ampliar

Moto G30, el discreto encanto de la gama media

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

La mayor virtud del G30 es su equilibrio entre lo que ofrece y el precio que hay que pagar por él. 199 euros dan para lo que dan y tiene un par de destellos: gran batería y 64 millones de píxeles. No es ni bueno ni malo, pero el moto G30 es un móvil sin […]

La cámara frontal asoma en pantalla, un panel LCD IPS de 6,5 pulgadas, a través de un flequillo en forma de gota. Es de 13 millones de píxeles.

La mayor virtud del G30 es su equilibrio entre lo que ofrece y el precio que hay que pagar por él. 199 euros dan para lo que dan y tiene un par de destellos: gran batería y 64 millones de píxeles.

No es ni bueno ni malo, pero el moto G30 es un móvil sin efecto ¡guau! No tiene algo de lo que puedas presumir delante del cuñado de turno. Ni un diseño espectacular ni una cámara micro ni un tele de miedo ni el mejor procesador del momento ni tampoco es el más ligero… Incluso no es el más barato.

Es eso, un representante de la clase media. Tiene un poco de todo y se desenvuelve más o menos bien en casi todos los territorios, desde la fotografía hasta los videojuegos, aunque no se le puede exigir el mejor rendimiento con las aplicaciones más demandantes. Da lo que puede dar un móvil de su precio. También es verdad que está en el límite. Si subimos un poco más el presupuesto, podemos acceder a otras prestaciones, pero eso es algo que nos va a ocurrir siempre y si no se fija un punto máximo terminaremos por comprar un móvil de 1.000 euros del que no utilizaremos la mitad de las funciones.

¿Eres un loco de los videojuegos con gran exigencia gráfica para jugarlos en el móvil? Entonces, éste no es un móvil para ti, pero ni éste ni el 90% de los móviles de gama media. ¿Eres un loco de la fotografía profesional? Pues tampoco es para ti. Al igual que la enorme mayoría de los terminales de esta gama. Así que aquí va un consejo: piensa qué necesitas y cuál es tu presupuesto antes de elegir un móvil. Y si tienes un presupuesto ajustado y quieres un equipo con el que puedas hacer fotos más que decentes, la batería te dure un par de días y vaya suave en la mayoría de las tareas, éste moto G30 puede ser una opción.

El módulo de la cámara asoma bastante en la trasera. Se destaca bien grande: “64 MP”. Por debajo y centrado, en una posición habitual en generaciones anteriores de móviles, está el escáner de huellas. Cumple su función.

Pero, siendo como es uno de los exponentes de la clase media, tiene sus destellos. Por ejemplo, la cámara. Nominalmente, es una cámara cuádruple, aunque como siempre, una de las cámaras (dos millones de píxeles de resolución) en realidad se utiliza como sensor de profundidad para lograr efectos como el desenfoque de fondo. La principal cuenta con un sensor de 64 millones de píxeles, algo que posibilita ampliar las imágenes sin tener un tele. El objetivo de esta cámara tiene una apertura f/1,7, bastante luminoso, lo que junto con la tecnología Quad Pixel (agrupar cuatro píxeles para lograr uno mayor) y el tamaño de 1,4 µm de los píxeles le permite un desempeño aceptable en ambientes oscuros y un modo nocturno. Tanto la principal como las otras dos cámaras permiten guardar las fotografías como ROW, algo que mantiene toda la información de la foto y permite trabajar con ellas.
La segunda de las cámaras es un super gran angular con un campo de visión de 118 grados. La resolución del sensor en este caso baja a ocho millones de píxeles y aquí deja de tener sentido el pixel binning. También es algo menos luminosa: f/2,2.

En lugar de tele, Motorola ha optado por un macro como tercera cámara con un sensor de dos megapíxeles de resolución.

Es un conjunto que permite muchas posibilidades en casi todos los terrenos.

La pantalla da una de cal y otra de arena. Tiene un aspecto interesante que facilita mucho la sensación de fluidez y suavidad a la hora de manejarlo y es el refresco de pantalla de 90 hercios. Es una pantalla LCD de tecnología IPS, lo que le proporciona un buen ángulo de visión. Lo que no es tan bueno es que la resolución es mejorable. Se queda en HD+: 1.600 x 720 píxeles, algo que en una pantalla pequeña tiene menos importancia, pero la del G30 es de 6,5 pulgadas de diagonal.

Durante la presentación de la familia G10 y G30 tenía una duda y era si esos 90 hercios de refresco iban a hacer sufrir a la batería. Y es que la relación inversamente proporcional entre aumento de hercios de la pantalla y reducción de la autonomía de la batería es una de las verdades universales, como los impuestos. Pero los 5.000 miliamperios, de las más grandes del mercado, le dan al moto G30 para aguantar los dos días.

Aunque en la caja se incluye un cargador TurboPower de 20 vatios, la carga rápida del equipo tiene una capacidad de 15 vatios. Con un chute de veinte minutos de carga, tiene batería para medio día.

El procesador elegido ha sido el Snapdragon 662, un chip de ocho núcleos a dos gigahercios de velocidad, que se encuentra en la mitad de la tabla del catálogo de Qualcomm. Es suficientemente potente, acompañado de cuatro gigas de RAM, para mover con soltura la mayoría de tareas, pero no es ni de la gama G (muy orientada hacia videojuegos) ni es compatible con redes 5G.

Con respecto a la capacidad de almacenamiento, sin reparos: 128 gigas en el propio teléfono, a las que se la puede añadir hasta un tera a través de tarjetas de memoria microSD.

En definitiva, un ejercicio de equilibrio entre prestaciones y precio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios