www.zonamovilidad.es
Realme 8, el básico de la familia
Ampliar

Realme 8, el básico de la familia

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

Muy parecido al realme 7, llega con pantalla súper AMOLED, cámara mejorada y rediseño externo. Se presentará en España el 12 y costará 199 euros.

Muy parecido al realme 7, llega con pantalla súper AMOLED, cámara mejorada y rediseño externo. Se presentará en España el 12 y costará 199 euros.

La pantalla es lo más novedoso del realme 8 con respecto al 7. Es una súper AMOLED de 6,4 pulgadas de diagonal.

Hace ya unos cuantos años comentaba un compañero del periódico que se había comprado un coche. Y decía que cuando fue al concesionario le dijo a la persona que le atendió que él quería el “desde“, el presupuesto le daba para el modelo básico de una gama. Pues, tomando prestada la anécdota, estas dos últimas semanas he estado probando el “desde” de Realme, el realme 8, sin nada más detrás.

Es el básico de la familia, sin Pro ni 5G detrás. Es una evolución del realme 7 que se nota sobre todo en la pantalla y en el diseño. Parece que, desde la compañía china han adoptado el lema de “si funciona, no lo toques“. Y es que en el primer trimestre han logrado multiplicar las ventas con respecto al mismo periodo de 2020, pasando del 1% de cuota de mercado en Europa al 2%. El incremento es del 183%, el mayor de cuantos registra Counterpoint. Aunque, claro está lejos, lejísimos de las cifras de venta de Samsung, Apple, Xiaomi y también de OPPO, que logra un 6% de cuota de mercado en Europa.

Pero, a lo que vamos. ¿Es una buena inversión gastarse 199 euros en un móvil que no es 5G? Yo creo que todavía sí. A pesar de que van llegando las ofertas de tarifas 5G, aún no hay un motivo suficiente para saltar a la nueva generación. Por lo menos, yo no lo veo. Y, sobre todo, porque pasamos mucho más tiempo en casa, cubiertos por nuestras fibras y redes WiFi (mejor 6.0). Ya que hablamos de WiFi, el realme 8 no es 6.0. Pero tampoco es imprescindible, sobre todo si no tienes un router 6.0.

Pantalla súper AMOLED

El realme 8 -se presentará en España el próximo día 12 de mayo- es bastante parecido por características a la versión anterior, al 7. Tanto que igual merece la pena ver si lo mantienen en catálogo y a qué precio lo tienen. Aunque, dicen que el lanzamiento del 8 vendrá también con ofertas.

Tienen casi el mismo tamaño de pantalla, la misma batería y, lo que es más curioso, el mismo procesador. Han optado por mantener el Helio G95 con tecnología de 12 nanómetros (en líneas generales, cuanto más pequeña esa cifra, mejor). Es un procesador que ya han probado con buen resultado. La diferencia está en el acompañamiento, ya que el nuevo equipo llega con ocho gigas de memoria RAM y 128 de almacenamiento.

La trasera atrapa las huellas y el polvo como si fuera un imán. Me ha parecido lo más negativo de este móvil.

El diseño también es similar. En el caso del realme 7, la trasera era de un material plástico con dos terminaciones; una más pulida y otra con un efecto visual de esmerilado y con acabado mate. En el 8, se mantiene esa doble terminación, pero en acabado brillo. La zona más brillante -casi efecto espejo- tiene grabado el eslogan de la temporada: Atrévete a saltar (“Dare to Leap”). También cambia la disposición de las cámaras, agrupadas ahora en un cuadrado al estilo iPhone.

Habrá quien prefiera la terminación mate del realme 7 o la brillo del 8, pero seguro que a nadie de gusta especialmente el efecto atrapahuellas de este último. Es un verdadero imán para las huellas y para el polvo.

Cámara de 64 megapíxeles

Cuatro cámaras: gran angular, súper gran angular, macro y retrato en blanco y negro.

Cambia la disposición pero también las propias cámaras. Para empezar, el sensor principal sube hasta una resolución de 64 millones de píxeles de un tamaño de 1,4 nanómetros. Es un gran angular con una buena luminosidad: f/1,79, justo un puntito por debajo de la barrera del f/1,8. Ambas características le permiten fotografiar en situaciones comprometidas por la falta de luz.

La segunda cámara es un súper gran angular con un campo de visión de 119 grados. La resolución del sensor es de ocho millones de píxeles con una apertura bastante menor: f/2,25. Cambian el tele habitual por un macro que permite enfocar a una distancia de cuatro centímetros. Y la cuarta cámara la dedican al retrato en blanco y negro. Si te gustan los hace bastante bien. No es que no se puedan hacer retratos en color, de hecho, tienes que seleccionar la opción B/N desde la pestaña de filtros. Eso sí, si haces un retrato en blanco y negro no podrás devolverle el color en edición.

A estas alturas del siglo XXI, un móvil no puede salir al mercado sin que sus cámaras estén apoyadas por inteligencia artificial. Aquí, por ejemplo, se mantiene el uso de la IA para los modos de belleza en los autorretratos, para detectar el escenario en el que se está utilizando el modo retrato para adaptarse…

Modos fotográficos para todos los gustos

Tiene alrededor de una veintena de modos fotográficos entre los que se incluyen el de fotografía celeste, las vistas panorámicas, Time-Lapse… Una de las que me parecen más interesantes son los vídeos duales. Aunque ya se presentó en otra marca hace unos años, es algo que no se ha extendido mucho. Consiste en grabar simultáneamente lo que vemos con la cámara trasera y con la frontal. En este caso, se puede configurar la forma en la que se divide la pantalla: partida por la mitad o en forma de imagen dentro de otra imagen. Y podemos elegir la forma: un círculo o un rectángulo que se pueden desplazar al lugar que queramos.

La pantalla sí que es un salto cualitativo importante. Una súper AMOLED de 6,4 pulgadas de diagonal y perforada por un único orificio para que asome la cámara para selfies. El pico de brillo es de 1.000 nits. Aunque no han comunicado el brillo típico (no el pico máximo), se ve con claridad en exteriores. Tampoco he podido averiguar cuál es la tasa de refresco. Lo que sí anuncian es la velocidad de muestreo al tacto: 180 hercios. Esta velocidad (unida a la potencia del procesador y los ocho gigas de RAM) permite que el terminal detecte y reaccione instantáneamente y con fluidez.

Tiene otra sorpresa y es que el lector de huellas está ubicado bajo la pantalla, una opción que se suele reservar para terminales más caros.

Batería de las grandes

Desde Realme comunican una proporción de pantalla sobre la superficie total del 90,8%; en el portal GSMArena –aquí se puede ver una comparación de los realme 7 y 8-, dedicado a difundir la características de los terminales incluso antes de que sean presentados internacionalmente, rebajan esa proporción hasta el 83,3%. Y es que, a pesar de que los marcos laterales y superior sean bastante estrechos y sólo haya un orificio en la pantalla, el marco inferior muestra una barbilla de unos cinco milímetros.

La batería da para más de un día sin problemas. Si no eres muy derrochón, te puede dar para dos días. Es de las grandes: 5.000 miliamperios, a pesar de lo cual mantiene un tamaño muy contenido: 16 centímetros de largo por 7,3 de ancho y justo por debajo de los ocho milímetros de grueso. De peso tampoco va mal: 177 gramos.

Es compatible con carga rápida a 33 vatios. Incluye el cargador de cinco voltios (seis amperios) y el cable USB tipo C en la caja. No pude comprobar la velocidad de carga directamente, pero lo anunciado es que repone el 50% en 26 minutos. La carga total le lleva algo más de una hora (65 minutos).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios