www.zonamovilidad.es

Pruebas vehículos Ford

Ford Edge Titanium
Ampliar

Ford Edge Titanium

domingo 12 de agosto de 2018, 12:00h

google+

linkedin

Comentar

WhastApp

Tecnología, rendimiento y diseño. Esos son los tres pilares en los que Ford ha basado la fabricación de su nuevo SUV, vehículo utilitario deportivo, que bien podría deber su nombre a sus facultades como coche de campo, capaz de llevarte al fin del mundo; el sobrenombre del que sometimos a nuestra prueba va vinculado a su llamativo color y a un equipamiento sorprendente.

Y por eso, porque te puede llevar hasta el fin del mundo, una mañana soleada y con la vista puesta en África nos subimos a bordo de un Edge que por su altura y amplitud interior (4,80 x 1,92 x 1,69 m), invita a viajar con seguridad y comodidad. Y no, no llegamos a Marruecos pero disfrutamos de la brisa del punto más cercano: Tarifa.

Hay detalles que sí debemos reseñar, como el techo solar con dos posturas o la posibilidad de adaptar la iluminación ambiental del coche y el color de la misma.

Antes de salir, había que preparar el coche para el camino, ya que los asientos son absolutamente regulables y tienen memoria para conservar la posición de conducción. Tapizados en cuero perforado, cada uno de ellos lleva climatización, tanto para calor como para frío, en tres niveles de intensidad diferentes. La temperatura de la cabina se puede realizar de forma personalizada bien en el área del conductor como en el de sus acompañantes.

Hasta aquí, nada fuera de lo normal en un vehículos de este precio y categoría; pero hay detalles que sí debemos reseñar: de una parte, el techo solar con dos posturas, el cual funciona mediante botones situados en junto al retrovisor; de otra, la posibilidad de adaptar la iluminación ambiental del coche y el color de la misma (la gama incluye siete tonos: morado, azul, verde, naranja rojo, azul claro y hielo) desde la pantalla frontal HD de 8” de diagonal (20 cm) que este Ford lleva integrada en el centro del salpicadero.

Sobre el display

En el mismo display, de visión muy nítida e iconos de interacción amplios o lo que es lo mismo en el panel de instrumentos digital en color (GPSM), podemos definir lo que queremos escuchar a lo largo del viaje: además de la radio, reproduce diversas fuentes que podemos conectar de forma inalámbrica o a través de los puertos Bluetooth de que dispone. Y es que, como es habitual en los modelos más recientes de la marca, el Edge Titanium dispone de sistema de sincronización Ford SYNC 3 y un centro de comunicaciones con toma auxiliar, dos USB de carga o reproducción y ranura para tarjeta SD.

En la pantalla también ser refleja las funciones y estado del climatizador, el cual podemos regular fijando la temperatura, salidas de aire, nivel de calor o frio de los asientos, etc. El teléfono, vinculado a un móvil, se gestiona a través de comandos de voz que interpreta con claridad. El navegador, que, a decir verdad es bastante preciso, tiene un porcentaje de comprensión de los comandos de voz bastante elevado y el comportamiento del software (detalla desvíos, señalización de la carretera, etc.) es rápido y fluido. Por último, en la base de la pantalla vemos el menú de aplicaciones descargadas o asociadas (como Waze) y la configuración.

Configuración

En el panel de configuración podemos acceder a la llamada de emergencia, conectar el coche a una red WiFi disponible, activar Apple Car Play o Android Auto (con teléfonos de última generación no funciona correctamente; seguramente por una cuestión de actualización), ajustar los parámetros técnicos del automóvil, la pantalla, los comandos de voz y el Modo Vale (asistente o mayordomo) en aquellos países y modelos en que esté disponible.

Una cuestión no menor es el equipo de audio asociado a todos estos servicios que, por supuesto es opcional, pero que en el vehículo de prueba se trata de un Sony de 12 altavoces que se optimiza con el sistema de cancelación de ruidos ambientales de que dispone el Edge.

Asistentes a la conducción

Dentro de los factores que determinan la tecnología integrada, encontramos los que proporcionan mayor comodidad del conductor o los destinados a aumentar el nivel de seguridad, ambos de gran importancia. Si combinamos unos y otros, nos llevan a un nivel SAE de conducción autónoma 2 y en detalles 3.

¿Y eso qué significa? Pues que el coche cuenta con algunos sistemas de automatización del movimiento tanto frontal como lateral. Por ejemplo, el control de crucero (velocidad constante) y el limitador de velocidad; el asistente de aparcamiento; el start stop sin retorno (para no deslizarse en las cuestas); el asistente de mantenimiento de carril, etc.

Por otra parte, dispone de detección y respuesta ante objetos, pero sólo como alerta. De hecho, lleva mantenimiento de distancia de seguridad y es capaz de parar completamente el vehículo en situación de peligro. Sin embargo, la detección a través de los sensores que lleva implantados en la carrocería se traducen en señales acústicas potentes, en la iluminación del retrovisor cuando viene alguien que podemos tener en punto muerto o en el control de tráfico cruzado... pero finalmente el coche requiere la intervención del conductor.

Para apoyar la seguridad, la precisión y el control de la marcha, el coche lleva cámara 360 grados y desde la pantalla se activa no sólo la visión trasera cuando estamos aparcando, sino que podemos encender la cámara delantera, pulsando un botón que se encuentra en el salpicadero, y disfrutar de visión plena de todo lo que hay frente a nosotros.

Otros detalles vinculados a los sensores son, por ejemplo, la apertura del maletero deslizando el pie lateralmente por el bajo del mismo -portón manos libres-, el parabrisas térmico quickclear con lavaparabrisas térmico (incluye parabrisas acústico de infrarrojos) o el limpiaparabrisas con sensor de lluvia y antideslumbrante automático. No hay que olvidar el lector de huella para abrir las puertas (key free), aunque, por supuesto, si el coche no detecta el mando de apertura en el entorno, el coche no responde, lo que aporta un plus de seguridad.

Dirección adaptativa

Es importante hablar de la dirección adaptativa, la cual monitoriza cómo se está conduciendo el vehículo y optimiza el giro de volante según la velocidad. Bien es verdad que, de serie, lleva dos modos de conducción: el modo normal hace que el uso cotidiano sea más divertido, mientras que el modo deportivo permite una conducción más ágil y emocionante.

En el volante se sitúan también la mayoría de los mandos para interactuar con el vehículo: volumen del sistema de audio (que merece capítulo aparte), llamar y colgar, interacción por voz, silencio, gestión del cuadro de mandos digital y del limitador, entre otras cosas.

Seguridad

En términos de seguridad, el nuevo Ford Edge presume de sistema de protección inteligente de serie, de frenos antibloqueo, de control de curva o de estabilidad antivuelco. Hemos mencionado, anteriormente, el BLIS o detector de ángulos muertos, o la asistencia previa a la colisión.

Para proteger a los más pequeños, lleva cinturones de seguridad inflables en los asientos traseros exteriores (opcional).

Exterior y mecánica

Más allá de la tecnología integrada, el Ford Edge, modelo Titanium equipa un motor de 210 cv de potencia con turbocompresores dobles y una caja de cambios PowerShift MPS6. Su velocidad de aceleración es de 0 a 100 en 9,4 seg y su nivel de emisiones de CO2 149 g/km, en la versión automática, que es la que probamos; pero si vemos las cifras de la manual, nos vamos a 180 cv de potencia, aceleración en 9,9 segundos y emisiones de 149 g/Km. Las llantas son de aleación.

El precio: a partir de 51.000 euros.

Waze en Ford

Según informó Ford, los usuarios de Waze de todo el mundo ahora pueden proyectar el servicio de tráfico y navegación en tiempo real de la aplicación en la pantalla táctil de los vehículos Ford a través de SYNC AppLink y controlarlo mediante comandos de voz.

Para los propietarios de vehículos equipados con Ford SYNC 3, esto permite un acceso más fácil a funciones que incluyen encontrar rutas de tráfico eficientes, localizar precios de combustible más baratos e informar de accidentes de tráfico. Para usarlo, simplemente hay que conectar el móvil al puerto USB de vehículo Ford.

Con Ford SYNC AppLink, los usuarios pueden acceder cómodamente a las funciones de la aplicación en una pantalla más grande y tener guía de voz a través de los altavoces y el sistema de micrófono de su propio vehículo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Zonamovilidad.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.