www.zonamovilidad.es
¿Qué busca Apple con el iPhone Xr?

¿Qué busca Apple con el iPhone Xr?

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

El Xr es como el primo pobre, el ‘otro’, el ‘diferente’, pero podría ser para Apple, como un Honor para Huawei o un Pocophone para Xiaomi… ¿Cuál es la diferencia entre los Xs y el Xr? La verdad es que son pocas. La fundamental, la tecnología de pantalla: OLED, frente a LED, y la resolución […]

El Xr es como el primo pobre, el ‘otro’, el ‘diferente’, pero podría ser para Apple, como un Honor para Huawei o un Pocophone para Xiaomi…

¿Cuál es la diferencia entre los Xs y el Xr? La verdad es que son pocas. La fundamental, la tecnología de pantalla: OLED, frente a LED, y la resolución de la misma: expresada en la densidad de puntos por pulgada, 458 frente a 326. Por cierto, ésta fue la densidad de la pantalla del iPhone 4, la que dio nombre a la resolución suficiente para que el ojo humano no sea capaz de distinguir los puntos: pantalla retina. (Hay discusiones sobre la resolución mínima y parece que hay acuerdo en que el ojo no sería capaz de distinguir los puntos a una distancia de 30 centímetros a partir de los 370 puntos)

Evidentemente, la pantalla es uno de los elementos fundamentales de un móvil, pero tiene una calidad aceptable y se ha conseguido un manejo táctil igual que en las pantallas OLED del iPhone X y los Xs.

Cámara sencilla, pero eficaz

Otro punto diferenciador es la cámara. En un entorno en el que la competencia (Huawei, por ejemplo y parece que Samsung se sumará) ha dado el salto a las tres cámaras traseras, quedarse con una parece un paso atrás. El Xr frente a los Xs hace casi lo mismo, pero resulta penalizado en el zoom óptico (los “buenos” tienen dos aumentos) y en el digital. Vamos, que no tiene teleobjetivo. El resto de efectos, como el famoso Bokeh o desenfoque de fondo, lo hace por software, una técnica con años a sus espaldas.

El tercer aspecto diferente es el material elegido. El marco de los Xs es de acero inoxidable, mientras que el del Xr es de aluminio. Pero es que, hasta ahora, todos los teléfonos de alta gama estaban construidos con el mismo aluminio que emplea la industria aeroespacial.

300 euros más barato

El resto del teléfono, desde el software (iOS 12), hasta el procesador A12 Bionic, la cámara delantera, el reconocimiento facial… es el mismo para todos. Prácticamente, cada aspecto desfavorable para el Xr le resta 100 euros en el precio europeo. Es cierto que 859 euros ya es un precio de gama alta, pero es 300 euros más barato que el Xs y 400 que el Xs Max, comparando los modelos con 64 GB de almacenamiento.

La diferencia de precio es tan grande que podría tratarse de una segunda marca, pero sigue siendo un iPhone de Apple. Es una estrategia para abrir las puertas de la casa de la manzana mordida a quien no puede gastar más de 1.000 euros en un móvil y, a la vez, seguir incrementando el precio de los topes de gama. No conviene olvidar que el Xs más caro, con 512 GB de memoria cuesta 1.559 euros y el Xs Max alcanza los 1.659.

Es un camino muy diferente del que están adoptando marcas como Huawei, con su segunda marca Honor orientada (en principio) a millennials, o Xiaomi, que sorprendió con su PocoPhone F1 por un precio nada acorde, por bajo, con las características del terminal.

Lector de Huella

¿Echará alguien de menos el escáner de huellas dactilares en los iPhone? Ninguno de los tres modelos presentados ayer contaba con él. Y eso que, antes de que se comenzaran a destapar los rumores se hablaba de un lector de huellas bajo la pantalla delantera y que no le robara espacio.

El reconocimiento facial del iPhone X funciona tan bien, que no se echa en falta un lector de huellas, pero hay que asegurarse de que trabaja de manera exquisita antes de retirar el escáner dactilar.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios