www.zonamovilidad.es
El Huawei P30 Pro da un paso más en la lucha por la mejor cámara en un móvil
Ampliar

El Huawei P30 Pro da un paso más en la lucha por la mejor cámara en un móvil

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

Escucha la noticia

El nuevo P30 Pro integra un zoom periscópico equivalente a 125 milímetros. Aumenta la imagen cinco veces en modo óptico y 50 en digital. Incluye un sensor ToF para medir la profundidad y crear efectos 3D y hologramas. Huawei continúa con su apuesta por las cámaras en los móviles. Es una ventaja competitiva que exhibe […]

El nuevo P30 Pro integra un zoom periscópico equivalente a 125 milímetros. Aumenta la imagen cinco veces en modo óptico y 50 en digital. Incluye un sensor ToF para medir la profundidad y crear efectos 3D y hologramas.

nor

Huawei continúa con su apuesta por las cámaras en los móviles. Es una ventaja competitiva que exhibe frente a su gran rival, Samsung, y quiere mantenerla para superar los 200 millones de móviles que vendió en 2018 -16 millones de ellos P20 Pro-.

Si bien con la serie S10 el fabricante coreano ha logrado mejorar ampliamente su desventaja con la competencia en el apartado de cámaras, la nueva familia P de Huawei, los P30 y P30 Pro, vuelve a presentar las cámaras a batir esta temporada.

Frente al minimalismo de los Pixel de Google con una única cámara y muy basados en Inteligencia Artificial, la apuesta de Huawei para el P30 Pro es una cuádruple cámara, una de ellas un sensor de profundidad ToF, con un zoom periscópico que le proporciona cinco aumentos ópticos, diez híbridos y 50 digitales.

Las cuatro cámaras traseras, desarrolladas con Leica, son un ultra angular de 20 megapíxeles, 16 milímetros y apertura f/2,2, un sensor de 40 millones de píxeles, 27 milímetros y gran luminosidad -apertura f/1,6- el zoom periscópico de ocho megapíxeles y equivalente a 125 milímetros de distancia focal con una apertura de diafragma f/3,4 y un sensor ToF.

Para medir la profundidad

 

nor

La cámara ToF (Time of Flight o Tiempo de Vuelo, en castellano) es un sensor especializado en medir la profundidad y la distancia a la velocidad de luz. Básicamente, emite un haz de luz y mide el tiempo que tarda en impactar sobre la superficie iluminada. De esta forma, es capaz de colocar cada objeto encuadrado en una foto a la distancia correcta. La Inteligencia Artificial se encargará de crear el efecto de profundidad. Este mismo control de la profundidad permite un modo retrato, al menos en teoría, muy mejorado.

El sensor ToF comienza a ser común en terminales Android, pero el zoom periscópico es una novedad que antes se ha podido ver en alguna cámara compacta. Con este sistema se consiguen distancias focales más amplias que las habituales en un móvil sin ganar en grosor. El desplazamiento del objetivo no se hace en horizontal, sino en vertical. Al estilo de lo que sucede en los submarinos, la imagen (luz) entra en horizontal y se refleja en un prisma para trasladarla en vertical hasta el sensor. De esta forma, Huawei-Leica consiguen una distancia focal muy amplia -en este caso equivalente a un 125- en un terminal fino.

Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial se encarga no sólo de gestionar el sensor ToF, sino el HDR (Alto Rango Dinámico) y es capaz de conseguir mucha más cantidad de información en cada zona de la imagen capturada. La IA es además la encargada de controlar el estabilizador de imagen, también aplicado al modo vídeo, y lograr grabar en condiciones de baja iluminación incluso cuando se utiliza el zoom.

Para conseguir una mejor captura de la luz han cambiado el histórico RGB (Rojo, Verde, Azul) de los sensores por RYYB (Rojo, Amarillo, Azul). Con eso logran, según sus datos, llevar la ISO habitual de 6.400 hasta 409.600, una barbaridad. Utilizan de forma complementaria tecnología tetracel o pixel binning -ya lo hizo Huawei con el P20 Pro y lo hace Xiaomi con sus últimos terminales. Esta técnica permite combinar cuatro píxeles en un megapíxel que es capaz de atrapar mucha más luz.

La cámara delantera, que se asoma en la pantalla de 6,47 pulgadas a través de un flequillo en forma de gota, es de 32 millones de píxeles y una apertura f/2,2. Bajo la pantalla oculta el lector de huellas que ya montaba el Mate 20 Pro.

Huawei apuesta por su propio procesador Kirin 980 con una doble unidad de proceso neuronal (NPU) y lo acompaña con ocho gigas de memoria RAM. La batería, compatible con el sistema de carga rápida Huawei Supercharge y con la carga inalámbrica, es de 4.200 miliamperios.

La pantalla, que tiene unos marcos muy finos, sobre todo comparada con los del iPhone (es la marca con la que le gusta compararse a Huawei), sirve también como membrana para lanzar el sonido, al estilo de los televisores OLED de Sony.

Los dos modelos estarán disponibles en negro, rojo, azul, blanco perla y aurora -un azul diferente-.

P30 frente a P30 Pro

Las diferencias básicas entre el P30 y el P30 Pro, además del tamaño de pantalla (6,1 frente a 6,47 pulgadas), son la RAM, la elección de memoria para almacenamiento, la capacidad de la batería, la resistencia al agua y al polvo y, la cámara.

En cuanto a la RAM, mientras el P30 se queda en seis gigas, el Pro llega a las ocho. Frente a las 128 gigas de almacenamiento del primero, en el Pro se puede optar entre 128, 256 o 512; la batería es de 3.650 miliamperios en el caso del P30 y de 4.200 en el Pro y la resistencia al polvo y al agua se queda en el primero en un IP53 y llega al máximo -IP68- en el Pro.

La cámara del P30 no incluye el sensor ToF, el ultra gran angular es de 16 millones de píxeles en lugar de 20 y el tele de ocho millones de píxeles no es periscópico, pero supera a los teles habituales del iPhone, Galaxy S 10 y otras marcas con tres aumentos en lugar de dos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios