www.zonamovilidad.es
Apple apuesta todo al M1
Ampliar

Apple apuesta todo al M1

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

En su presentación de primavera, Apple anuncia iPads Pro y nuevos y finísimos iMac con el procesador M1, que inaugura la era Apple Silicon. Lanza, por fin, los AirTags y renueva el Apple TV. Hace ya un par de años había llegado el momento de reemplazar mi vetusto iMac de 21,5 pulgadas. Ha sido mi […]

Los siete colores (sabores, como decían en tiempos) de los nuevos y finísimos iMac de Apple con el procesador M1.

En su presentación de primavera, Apple anuncia iPads Pro y nuevos y finísimos iMac con el procesador M1, que inaugura la era Apple Silicon. Lanza, por fin, los AirTags y renueva el Apple TV.

Hace ya un par de años había llegado el momento de reemplazar mi vetusto iMac de 21,5 pulgadas. Ha sido mi ordenador de sobremesa desde hace más de una década. Me puse a ello, pero no lograba configurarlo bien del todo. Al final, me venció la pereza y devolví el equipo. No me había pasado nunca.

Hoy es el día que me alegro de haberlo hecho. Me pongo en la piel de alguien que se acaba de comprar un iMac y ve los nuevos equipos con los procesadores M1 y me da un mal. Es cierto que siempre se corre ese riesgo, pero el salto de la anterior generación de iMac a la presente es enorme.

Algo similar sucede con los iPad Pro. ¿Son malos los actuales con chips A14 Bionic? ¿Rinden mal? Ni de broma. Doy fe, porque uso un iPad Pro desde el último lanzamiento y mi única pega es que con la funda-teclado (Magic Keyboard) se convierte en un equipo digamos que poco ligero. Pero la nueva generación de iPad Pro no sólo da un salto tremendo en cuanto a la pantalla al utilizar microLEDs, sino que pasa a la familia Apple Silicon al recibir el procesador M1.

El paso a los nuevos procesadores no es sólo una cuestión de potencia, sino que supone la integración de dos gamas de producto que han estado bastante separadas: iPad y Mac. Es un proceso de acercamiento y colaboración entre gamas que se puede ver en otros ejemplos, como entre iPhone y Mac o, a partir de ahora, la posibilidad de calibrar la pantalla de la tele con el iPhone cuando se usa el nuevo Apple TV.

Al revés de lo que fue en su día, desde que decidimos digitalizarnos, las presentaciones comienzan por los platos ligeros para ir ganando en contundencia. Tim Cook, CEO de Apple, por ejemplo, empezó la suya con la renovación de la aplicación Podcast, siguió con el nuevo color púrpura para el iPhone 12… y dejó para el final el iMac y el iPad Pro. Yo voy a escribirlo a la antigua: lo más importante primero y, para mí, lo más importante fue el iMac.

iMac finos, potentes y con color, mucho color

Con permiso del gran salto adelante del iPad Pro, la pandemia ha dado nueva vida al sector informático, y el mercado de los ordenadores, que se contraía año tras año, está viviendo una nueva época dorada, así que puede ser un buen momento para un iMac totalmente renovado por dentro y por fuera. Quienes se fijen más en la potencia verán que el SoC -System on a Chip- M1 es, según datos de Apple, hasta un 85% más rápido en cuanto a CPU con un rendimiento el doble de rápido en cuanto a GPU y hasta tres veces más veloz en el trabajo de machine learning.

El menor consumo energético permite, además de la ventaja obvia del consumo en sí mismo, un sistema de disipación del calor mucho menos voluminoso. Si unimos esto a que el propio M1 unifica varios chips en uno y ocupa menos espacio tenemos una de las claves de por qué el iMac es tan fino. Si de frente vemos una pantalla de 24 pulgadas enmarcada en un equipo de 54 x 46 centímetros (ancho por alto con la peana incluida), de perfil mide apenas 1,15 centímetros. Es muy fino y recuerda mucho a un iPad montado en su Magic Keyboard.

No es un equipo pensado para llevarlo de un lugar a otro, pero sí que se puede trasladar fácilmente: pesa algo menos de cuatro kilos y medio y utiliza un único conector para la alimentación y Ethernet. La fuente de alimentación es externa. A ella se le conectan el cable del módem y el de alimentación eléctrica.

Con la cámara, los micrófonos y los altavoces mejorados para ofrecer un mejor rendimiento en las videoconferencias -efecto pandemia-, la pantalla es otro de sus puntos fuertes. Tiene una resolución 4,5 K (4.480 x 2.520 píxeles) y un brillo de 500 nits, más que suficiente para un equipo destinado a interiores.

Se puede optar entre diversas configuraciones de conexiones, memoria RAM y capacidad de almacenamiento. Y se presenta en siete colores. Los precios arrancan en 1.449 euros.

Compatibilidad con programas anteriores

En todas las transiciones hay un riesgo: ¿qué pasa con los programas que uso? ¿tengo que volver a comprarlos porque hay un cambio de procesadores? El mensaje desde Apple es que ya hay miles de programas Universales (compatibles con la generación Intel y con la actual de Apple Silicon) y se van sumando más. Para los que no son Universales existe una aplicación que hace de puente: Rosetta 2 permite ejecutar programas en principio no compatibles con los procesadores Apple Silicon.

La gran novedad de la presentación, además de este deseable iMac, es la incorporación de dos tecnologías a los iPad Pro: el procesador M1 y la retroiluminación miniLED. En cuanto al primero, cambiar el chip no es tan sencillo como parece. Uno de los puntos fuertes de Apple es que diseña conjuntamente el hardware y el software. Por eso es capaz de lograr mejores rendimientos con componentes que, sobre el papel, no tienen mejores características que la competencia. El SoC M1 fue diseñado para trabajar con el sistema operativo de los Mac, el MacOS, ahora en la versión Big Sur, así que han tenido que trabajar para que funcione como un reloj con el iPadOS, el sistema operativo con el que trabajan los iPad.

Llegan los miniLEDs al iPad Pro

En cuanto a la pantalla del modelo de 12,9 pulgadas, es la Liquid Retina XDR. Para iluminarla emplean ahora tecnología miniLED. Los 10.000 puntos de luz son mucho más pequeños y dan luz a áreas mucho más controladas. De esta forma se logran negros mucho más profundos, ya que la luz de un punto contamina a muchos menos puntos. Además, el brillo es tremendo: 1.000 nits con picos de 1.600.

El nuevo iPad Pro de 12,9 pulgadas costará a partir de 1.199 euros con 128 gigas de almacenamiento (hasta 2.409 euros el de dos teras); el de 11 pulgadas arranca en 879 euros.

Todo controlado

Los AirTags, las etiquetas inteligentes de Apple, llevan siendo un rumor desde hace unas tres presentaciones. Antes de este lanzamiento, las he visto de más de media docena de marcas. las últimas, si no me falla la memoria, han sido las de Samsung. Nunca han triunfado; no han sido ese objeto que, de repente, se ve colgando de todas las mochilas, maletas, bolsos, carteras, fundas de gafas, llaveros… en fin de todas esas cosas que acostumbran a perderse o despistarse voluntariamente o no.

¿Será esta vez la definitiva? Lo cierto es que para ser algo que, en principio, parece tan simple, Apple ha puesto mucho empeño y mucha tecnología. Cada AirTag está equipada con un chip U1. Al configurar la etiqueta la damos de alta en la aplicación de Apple Find My y a partir de ese momento podremos seguir el objeto, tanto si está dentro del radio de acción del BlueTooth como si no lo está. A su favor, que no sólo detecta e indica la cercanía con respecto al objeto despistado, sino la dirección en la que se encuentra. En contra, el precio de los accesorios que han diseñado con Hermès para poder colgarlo. Si la AirTag cuesta 35 euros (el paquete de cuatro, 119 euros), las correas de Hermès están entre los 299 y los 499 euros. Así, la correa propia de Apple resulta hasta barata: 45 euros si es en cuero, 35 la de plástico.

Nuevo Apple TV 4K y ‘Ted Lasso’

Una de las mejores noticias de la presentación: hay segunda temporada de Ted Lasso y se entrena el 23 de julio. Y, como en estos actos no se da puntada sin hilo, Ted Lasso sirve para anunciar una actualización del Apple TV 4K. Le han metido el chip A12 Bionic para poder dar un salto en la resolución y en compatibilidades: HDR, Dolby Vision, reproducción de 60 cuadros por segundo… y un sistema de balance de colores novedoso: utiliza el sensor de luz del iPhone para comparar el color que muestra la pantalla con lo que debería ser y el Apple TV lo ajusta.

Ah, también ha cambiado el mando a distancia. A base de tender al minimalismo en el diseño, a veces resulta un poco complicado de utilizar el mando actual. Sobre todo para quien no esté acostumbrado. El precio del nuevo Apple TV comienza en 199 euros (32 gigas) y pasa a los 219 para el de 64 gigas.

Y sí, también han presentado un iPhone 12 y 12 mini en color púrpura.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios