www.zonamovilidad.es
LG logra superar el factor precio con sus V50 ThinQ 5G y el G8 ThinQ
Ampliar

LG logra superar el factor precio con sus V50 ThinQ 5G y el G8 ThinQ

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

Escucha la noticia

El V50 ThinQ es uno de los pocos 5G y se entrega con pantalla doble; el G8 integra novedades como el control sin tocarlo. Los precios son 899 y 699, respectivamente. Lo que son las cosas. El V50, o mejor dicho, la segunda pantalla de este móvil fue el patito feo del último Mobile World […]

El V50 ThinQ es uno de los pocos 5G y se entrega con pantalla doble; el G8 integra novedades como el control sin tocarlo. Los precios son 899 y 699, respectivamente.

Lo que son las cosas. El V50, o mejor dicho, la segunda pantalla de este móvil fue el patito feo del último Mobile World Congress. Allá por febrero nos había dado de lleno la fiebre del 5G y de los móviles con pantallas flexibles.
En la categoría de teléfonos con pantallas expandibles estaban los modelos de Samsung, Huawei y LG, además de otros fabricantes que habían dado con su propio sistema, como Royole. El Samsung Fold y el Huawei Mate X fueron terminales casi secretos; sobre todo el primero, que permaneció en una urna de metacrilato toda la feria.
Los dos arrinconaron al V50 con su pantalla dual opcional en otra categoría. La mayoría de los focos fueron para ellos. Y, sin embargo, de los tres es el único que ha llegado al mercado. En Corea, LG lo considera como un éxito: más de 100.000 unidades en una semana. En España, ha llegado de la mano de Vodafone. Y, afortunadamente, con la pantalla dual.
Hasta que se anunció que el V50, nombre completo LG V50 ThinQ 5G, llegaría a España con Vodafone, no se sabía si iba a ser con o sin la doble pantalla. Un sello totalmente distintivo de este terminal. Desde mi punto de vista, habría sido un error traerlo sin la Dual Screen, aunque después de estar un par de semanas con él, echo en falta más aplicaciones para esta segunda pantalla.

Vodafone, socio obligado

Y, ¿por qué tenía que traerlo alguien? ¿No bastaba con que LG lo comercializara en los canales habituales? La verdad es que no. El otro rasgo distintivo del V50 es uno de sus apellidos: 5G. Es uno de los escasos, por ser generoso, terminales compatibles con la nueva generación de telefonía. Y, ¿quién es el primero que está desplegándola en España? Efectivamente, Vodafone. Así que rojo y en copa.
El terminal que me ha cedido LG venía con una tarjeta de Vodafone. Ya adelanto que la operadora telefónica no va a estar nada contenta conmigo. La idea era probar el terminal, y sus dos puntos diferenciales son el 5G y la pantalla dual. Y ¿cómo se puede probar mejor una pantalla y la consistencia de una red que jugando? Pues eso: Fortnite y Asphalt 8 descargados en el móvil. Gigas a espuertas.
Sabemos que la tecnología 5G irá desplegándose, pero mi casa está dentro del área que Vodafone marca en verde. Se supone que tengo cobertura 5G. He estado buscando como cuando apuntabas hacia el cielo para ganar una rayita más de cobertura y lo más que he conseguido es que mi V50 indicara 4G+. Dentro de casa y fuera de casa; buscando zonas más despejadas… pero no he podido hacer el pantallazo de 5G.
Pero lo que cuenta, al final, es la rapidez de la descarga. ¿Ha sido rápida? Sí, aunque si le preguntamos a un test de velocidad, tampoco ha sido superior a la que consigo con mi red WiFi montada sobre fibra de 600 megas. Vamos, que todavía no se ven las ventajas del 5G. Y no lo digo porque sea muy malo al Fortnite.

Un V40, puesto al día y 5G

El V50 es una evolución, una puesta al día del V40, con sus cinco cámaras, tres traseras y dos delanteras, con su apoyo en inteligencia artificial, sumergible IP68 (es decir, aguanta media hora a metro y medio de profundidad), ha superado 14 categorías de los test MIL-STD 810G (los habituales para los equipos electrónicos de las agencias de defensa de Estados Unidos), pantalla P-OLED de 6,4 pulgadas con una envidiable resolución de 3.120 x 1.440 píxeles que se puede utilizar con o sin flequillo, último procesador de Qualcomm, Snapdragon 855, seis gigas de RAM, batería de 4000 miliamperios, 128 gigas de memoria para almacenamiento… Vamos, lo que mi cuñado llama “un pepino” (término aplicable a móviles, coches y ordenadores y que viene a indicar lo más potente disponible).
Sobre esta evolución del V40, añadimos -y no es poco- la compatibilidad con 5G. Esto de por sí puede suponer un incremento de precio de más de 150 euros. Y, además, le sumamos una segunda pantalla que funciona en algunas aplicaciones como complementaria de la principal. El precio esperado superaría holgadamente los 1.000 euros. La buena noticia es que, con Vodafone -el único que ha desplegado red 5G comercialmente- el precio se queda en los 899,64 euros: 36 cuotas de 24,99 euros.

Segunda pantalla, de móvil a consola

Sin dedo
Cuando se le conecta la segunda pantalla al V50 (se coloca como una funda), se convierte en una auténtica videoconsola portátil al estilo de la Nintendo DS, pero con mejor pantalla y más potencia.

La segunda pantalla se conecta con el móvil como una funda y utiliza un puerto específico en la parte trasera. Le da mucho volumen. Prácticamente, lo multiplica por dos, igual que sucede en los terminales de pantalla extensible de Samsung y Huawei. La Dual Screen, así es como la llaman, no es una pantalla tonta; es también táctil. El problema es que consume batería, por lo que no habría sido una mala idea instalar una segunda unidad que aumentara la autonomía total.

La Dual Screen convierte al V50 ThinQ en prácticamente una consola portátil como las de antes, una Nintendo DS, vamos. Sólo que con mejor pantalla y más potencia. Pero, ¿qué más hace?
Aquí es donde necesita un segundo hervor y convertirse en una herramienta más, mucho más intiutiva. Vale, podemos usar la segunda pantalla para ver las fotos que acabamos de sacar y elegir con cual nos quedamos, o para encuadrar más fácilmente y también como el control cuando jugamos o mostrar las aplicaciones en multitarea en dos espacios grandes verticales u horizontales separados, pero necesita más opciones y más automatizadas. Por ejemplo, si abro el correo electrónico y tengo la pantalla doble abierta, ¿por qué no utilizar las dos pantallas al gestionar el correo?
La principal pega del V50 ThinQ era, sin duda, su precio. Es un móvil que puede codearse en la zona alta de la tabla de los “topes de gama”, pero necesitaba, a parte de la compatibilidad 5G (pensando en el futuro), algo distintivo. Eso ha sido la segunda pantalla, justo en el momento en el que Huawei todavía no comercializa su Mate X con pantalla plegable y Samsung no ha anunciado cuándo vuelve a sacar al mercado su Galaxy Fold. El acuerdo con Vodafone, que también necesita terminales 5G para el despliegue comercial de la nueva generación de telefonía, le puede venir muy bien. Además de ayudarle a colocarlo a un precio mucho más atractivo: por debajo de 900 euros.

El móvil de Harry Potter

Si a partir de ahora ves a alguien que parece intentar realizar algún encantamiento a su móvil, no pienses que está loco. Es que está manejando (o aprendiendo a manejar) un LG G8. Ése es su punto especial. Utiliza las cámaras frontales, sobre todo la ToF (de Time of Flight o Tiempo de Vuelo. Es un sensor que mide la distancia que hay hasta los objetos para conocer la profundidad. Se emplea para fotografía), para detectar e interpretar los movimientos de la mano frente a ellas. De esta forma, se puede controlar el móvil por gestos sin necesidad de tocar la pantalla.
Esa es la característica diferenciadora, el efecto demo que debe tener cualquier móvil que aspire a llamar la atención, se llama Air Motion. Pero el G8 es bastante más que eso. De hecho, la serie G ha sido la más alta de LG y este modelo continúa la tradición. Buenos acabados, triple cámara trasera, desbloqueo por reconocimiento facial y de las venas de la palma de la mano, además de escáner de huellas digitales, pantalla OLED de 6,21 pulgadas, sonido estéreo…
Uno de los principales problemas para competir de LG -fue el primero en presentar una pantalla infinita, antes que el propio Samsung o Huawei- es el precio. Sus terminales son mucho más caros que los de marcas chinas y no tiene el apoyo en marketing de otros. Sin embargo, este año han logrado no sólo colocar el V50 5G por debajo de 900, sino que el G8 arranca en 699 euros. El modelo que se comercializa en España es el G8 s.
Este terminal forma parte del ecosistema ThinQ de LG y se apoya para muchas funciones en inteligencia artificial. Comparte con el V50, además, una certificación IP68, es decir, la máxima resistencia frente al polvo y el agua en equipos electrónicos comerciales, y ha superado 14 pruebas MIL-STD-810G.
Las cámaras, la precisión y la resistencia han permitido a LG utilizar terminales G8 para su proyecto de reforestación del Parque Natural del Alto Tajo, en Guadalajara, que sufrió en 2012 un devastador incendio. Se han utilizado para monitorizar el millón y medio de semillas lanzadas desde drones. Esta tarea le ha otorgado al G8s el apellido “Smart Green”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios