www.zonamovilidad.es
LG tira la toalla y abandona los móviles

LG tira la toalla y abandona los móviles

Por Javier López Tazón
x
javierlopezgmailcom/11/11/17

Escucha la noticia

Tras acumular años de pérdidas, no lograr salir de la zona de “otros” ni encontrar comprador, cierra su división de móviles. A pesar de que estaba más que anunciada y se esperaba desde hace algún tiempo, a los que llevamos tiempo en este sector no deja de darnos cierta… nostalgia la desaparición de otra marca […]

Tras acumular años de pérdidas, no lograr salir de la zona de “otros” ni encontrar comprador, cierra su división de móviles.

El modelo Wing, con una pantalla que se despliega en forma de T, ha sido uno de los últimos intentos de LG en el sector de móviles.

A pesar de que estaba más que anunciada y se esperaba desde hace algún tiempo, a los que llevamos tiempo en este sector no deja de darnos cierta… nostalgia la desaparición de otra marca de móviles del panorama. Y en esta ocasión es radical. No se trata de la absorción de la división por la matriz, como sucedió con los móviles de Sony, o la venta de una segunda marca como ocurrió con Honor, sino que cierra la unidad de negocio de móviles.

La verdad es que LG nunca ha estado en la cima del mercado de la telefonía móvil; no ha sido un Motorola, Ericsson, Apple o Samsung. Pero le cabe el orgullo de haber intentado buscar, al menos en los últimos años, formatos alternativos con mayor o menor fortuna. Su último intento antes de cerrar la persiana ha sido el LG Wing, un terminal curioso, con una doble pantalla que se activa de forma totalmente diferente a los demás: se despliega en forma de T y permite una gran interacción.

Pero no ha sido su único rarito. Se pueden añadir el G5 (ojo, nada que ver con la 5G), un móvil en el que se intercambiaban módulos para “especializarlo”: gran batería, convertirlo en una cámara Hasselblad, en un altavoz de JBL… Un fracaso. Y tampoco funcionó bien el intento de doble pantalla del G8

Una marca de móviles no se construye sólo con terminales punteros y caros -eso sólo se lo ha podido permitir Apple- sino que necesita unas cuantas referencias de gama media y otras tantas de entrada. LG los tuvo, pero siempre había un cierto aire de queja en la filial española de que no le llegaban a tiempo o suficientes o los que querían… El caso es que LG no lograba sacar la cabeza del grupo de “Otros” en las tablas de más vendidos. Y ello a pesar de la excepcionalidad española.

La anomalía española

La PuriCare Mask es uno de los últimos lanzamientos de LG, totalmente alejado de los móviles.

La filial española de LG siempre ha sido una anomalía en Europa, con un reconocimiento de marca mayor que en el resto de países del entorno y con una penetración en el mercado bastante superior. Así, por ejemplo, se codea de tú a tú con Samsung en televisores y, dependiendo el segmento que se tome como muestra, a veces está en primer puesto y otras en segundo, pero siempre en el podio.

Ésta es una de las razones que atenúan esa nostalgia por la desaparición de LG como marca de móviles: desaparece en terminales, pero sigue viva en otras áreas, como en televisores, pero no sólo. Está bien presente en negocios consolidados como el de la climatización (aires acondicionados) o también en la gama blanca (frigoríficos, hornos…). Y está acercando a nuestro país otras líneas de negocio, como los paneles solares, los acumuladores, los purificadores de aire… Precisamente en esta área de PuriCare han presentado uno de los productos más curiosos de la Era Covid: la mascarilla electrónica PuriCare Mask (Por cierto, en breve escribiré sobre la cuna de carga y purificación de la mascarilla).

¿Y qué pasa con mi móvil LG?

Lo que ha anunciado LG es el cierre de la división y que no fabricará más móviles, pero no ha retirado del mercado los modelos que tiene a la venta, a la vez que se compromete a mantener las “funcionalidades actuales de aplicaciones de terceros intactas”. Y también a mantener el soporte, la atención al cliente y la política de actualizaciones de “software y sistema operativo”. “Además”, añade la nota de prensa, “se mantendrá en todo momento la garantía estipulada para los usuarios y se seguirán proporcionando accesorios y piezas de servicio para los modelos existentes”.

Ahora, si me preguntaran si me compraría hoy un móvil de LG, ¿qué respondería? Yo creo que la contestación iba a estar muy ligada al precio. Lo normal sería que los precios disminuyeran de una forma importante y en ese caso podría resultar una opción atractiva. No hay que olvidar, por ejemplo. que el Wing está en los 1.000 euros.

Del móvil a los coches

Muchas compañías asiáticas que creemos conocer de sobra en Occidente mantienen secretos. Los catálogos de gigantes como la coreana Samsung o la japonesa Panasonic tienen una enorme variedad de productos, más incluso que los que puede soñar Xiaomi. Y LG también es una de ellas. Por ejemplo, no es muy conocido que es una de las grandes suministradoras de luminarias y pantallas para la industria automovilística. Y ahí es donde quiere dedicar parte de los recursos que dejará de dedicar a los móviles. “Este movimiento”, dicen, “permitirá a LG dedicar más recursos a otras áreas en crecimiento, como componentes de vehículos, dispositivos conectados, smart homes, robótica, inteligencia artificial y soluciones y servicios B2B”.

Lo dicho: LG se va de los móviles pero seguiremos viendo sus siglas en muchos productos y sectores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios