www.zonamovilidad.es
martes 23 de marzo de 2021, 09:30h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Actualmente, la gran mayoría de drones tienen un uso lúdico, pero para 2035 se espera que haya más de 400 mil destinados a uso profesional, según el Plan Estratégico de Drones de España.

En los últimos años se ha demostrado que los drones son una herramienta muy útil para rodajes de cine, entretenimiento, sistemas de vigilancia, seguimiento, temas agrícolas, ecommerce y un gran número de posibilidades. Pese a ello, la inexperiencia y el mal uso de esto ha generado más de un problema, sobre todo en los aeropuertos, lugares en los que un dron descontrolado puede generar importantes daños en los aviones, afectando a la salud de muchas personas.

En este sentido, hay una serie de riesgo intencionados asociados a los drones, tal y como apuntan expertos de Excem Technologies, como sus usos de defensa y espionaje, para los que son una herramienta perfecta. En este sentido, estos aparatos pueden suponer un gran riesgo en caso de ser utilizados para realizar ataques si la ciberseguridad no está bien trabajada ya que tienen mayor facilidad para acceder a eventos multitudinarios, además se han convertido en una herramienta muy utilizada para la extracción de datos debido a su capacidad de movilidad.

Riesgos no intencionados

Por otro lado, existen una serie de riesgos no intencionados asociados en su mayoría a las colisiones accidentales que pueden tener los drones causando graves problemas, como los ocurridos hace dos años en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas que provocó la cancelación de las operaciones durante una hora.

“Muchas veces, las colisiones involuntarias se producen a causa de fallos tanto del software como del hardware del dron, pero también se deben tener en cuenta aquellas situaciones en las que los fallos provienen del pilotaje”, explican desde Excem. En concreto, este tipo de colisiones pueden ser un riesgo para las estructuras terrestres y para las personas, por lo que hay que extremar la precaución en zonas urbanas y evitar volar drones cerca de edificios con muchas cristaleras.

Otro riesgo no intencionado habitual son las aves que se encuentran en el espacio aéreo y que pueden provocar problemas con el vuelo de los drones dificultando las reacciones y la navegación, por lo que se recomienda no volar en espacios cerrados, cerca de aeropuertos ni en zonas donde hay una alta presencia de aves.

También hay que tener cuidado con las zonas áreas concurridas, ya que los drones pueden generar interferencias en los equipos de aeronaves cercanas, impidiendo un correcto pilotaje.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios