www.zonamovilidad.es
Por Gabriela Galdón López-Quesada
x
ggaldonlqgmailcom/9/9/15
sábado 14 de agosto de 2021, 15:44h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

El desarrollo de lo que ahora se denomina ‘nueva movilidad’ está remodelando el paradigma de la industria del motor, encaminada hacia un modelo más sostenible, conectado y autónomo. Ganvam, Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios predice que en 2025 el 35% de los vehículos tendrán conectividad a la red y en 2030, la cifra incrementará hasta englobar al 40% de los vehículos.

Asimismo, se estima que en 2025 todos los coches que tengan menos de cinco años estarán conectados. El 20% de los vehículos de este años ya están conectados. Estos pronósticos plantean diversas cuestiones como, por ejemplo, ¿cómo se gestionarán todos los datos que generan estos vehículos?, ¿adónde van a parar?, ¿podrá la infraestructura de Internet soportarlo?

SymbioCar, la startup española que conecta a propietarios de vehículos con talleres y aseguradoras

Leer más

El salto al vehículo conectado

Por este motivo, DE-CIX, operador especializado en puntos de intercambio de Internet, ofrece una serie de consejos para que la idea del coche 100% conectado se cumpla.

El recorrido de los datos del coche digital supone el manejo de un elevado número de datos

En este sentido, hay que tener en cuenta los datos que crea un vehículo conectado y su “data journey”, ya que, el recorrido de los datos del coche digital supone el manejo de un elevado número de datos que tienen que enviarse a determinados proveedores de servicios y recibirse de ellos. Estos datos revelan información sobre la seguridad y las condiciones de la carretera, sobre el estado y el mantenimiento del coche, información del tráfico en carretera o datos de los servicios de entretenimiento que equipan estos vehículos.

Tres cuartos de todos los coches nuevos en cinco años serán conectados

Leer más

Paralelamente, Del 100% de los datos, el 70% se encuentran dentro del vehículo. En este porcentaje está la información del conductor como, por ejemplo, hábitos de conducción, productividad del vehículo, preferencias de los conductores, es decir, si el coche lo manejan varios miembros de la familia, el sistema adaptará el volumen de la música al identificar al conductor y sus gustos. Del 30% que se transmite fuera del coche, un 20% se dirige al Cloud, como las condiciones de la carretera, de modo que otros vehículos conectados que circulen por ese tramo tendrán la información actualizada. Un 5% se comparte con los otros coches y son los referentes a la posición del coche, la velocidad y el tipo de vehículo, entre otras cosas. Asimismo, el 5% es el que se comunica con la infraestructura conectada, como las señales, los paneles de avisos o sensores meteorológicos.

Los fabricantes de automóviles tienen que fortalecer su espacio en este nuevo modelo de negocio e interconectarse con sus socios

En este aspecto, cabe destacar que los fabricantes de automóviles tienen que fortalecer su espacio en este nuevo modelo de negocio e interconectarse con sus socios, proveedores de servicios y clientes de formas nuevas y optimizadas para monitorizar en todo momento por dónde y con quién se comparten los datos de sus coches (data journey).

En cuanto a la baja latencia, los fabricantes están empezando a entender la importancia de disponer de un ecosistema eficaz y cerrado de interconexión directa para gestionar todos estos datos, que asegure que se puedan compartir de forma rápida y segura. En el caso de los coches autónomos, las bajas latencias son un factor crítico de seguridad. Por esta razón, cada vez más empresas optan por la vía de la interconexión directa en un punto de intercambio de Internet (IX).

El 79% de las empresas incorporará al menos una tecnología a sus vehículos

Leer más

En esta materia, cabe mencionar que conectarse a un IX habilita la conexión de las redes de automoción a todos los proveedores de contenido e información de la forma más directa y rápida. A través de estos puntos de intercambio de internet pueden mejorar la latencia, la estabilidad y el tiempo de respuesta de la conexión con el vehículo.

Otro aspecto que apunta DE-CIX es la importancia del control de los datos y privacidad. Esto se debe a que los vehículos conectados obtienen y crean gran cantidad de datos personales. La interconexión mediante un IX mejora el rendimiento, y ayuda a cumplir los requisitos de protección de datos y de cumplimiento de la normativa. Asimismo, cada país dispone de diferentes normativas para la gestión de la nube, requisitos de seguridad en cuanto a la transmisión, recepción o intercambio de datos.

“El coche 100% conectado será realidad antes de lo que imaginamos”

Además, afirma Ivo Ivanov, CEO de DE-CIX International, ha señalado que “nos encontramos a la entrada de una nueva era digital en la que la latencia es la nueva moneda de cambio. Hoy en día, la reputación de una marca depende cada vez más de la calidad de los servicios digitales que ofrece y gracias a la baja latencia que ofrecen los puntos de interconexión, el coche 100% conectado será realidad antes de lo que imaginamos.”

En relación con la privacidad de los datos, el entorno cerrado que ofrece un Grupo Cerrado de Usuarios sirve para mejorar progresivamente la seguridad mediante la interconexión directa de las redes (peering). Al hacer peering con un punto de intercambio, y en un entorno cerrado y privado en la plataforma, es posible saber exactamente qué red está enviando tráfico y cuál lo está recibiendo. Cuantos menos intermediarios haya entre la red del automóvil y la red del proveedor o receptor legítimo de los datos, menos posibilidades hay de que terceros anónimos accedan y manipulen esta información.

DE-CIX Lisboa incorpora el servicio GlobePEER Remote

Leer más

Finalmente, la ciberseguridad es un aspecto crítico, ya que los ciberdelincuentes pueden robar la identidad del conductor y por lo tanto, cometer un delito con ese vehículo o del propio coche como dispositivo IoT. Es decir, que el coche pueda ser secuestrado, manipulado técnicamente o, en el peor de los casos, incluso convertido en un arma.

Ciberataques para matar o herir a seres humanos, el nuevo nivel de la ciberguerra

Leer más

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios