Prueba Moto Z. Un click y a otra cosa
Ampliar

Prueba Moto Z. Un click y a otra cosa

google+

linkedin

Comentar

WhastApp

Un Android puro embebido en un terminal de buenas dimensiones y un diseño de metal y cristal en cuya trasera sobresale la pieza de cámara y flash y un conector que nunca habíamos visto; el cual encierra la sorpresa, la novedad y la innovación que Motorola ha puesto en el terminal más representativo de su gama móvil: el Moto Z Play.

Cuando alguien del entorno de la telefonía móvil pronuncia la palabra Motorola, todo el mundo se tendría que poner en pie; pero he aquí que un día, un piraña de las finanzas, un personaje llamado Carl Icahn entró en su vida y la deriva de la compañía los llevó a manos de Google, quien no quiso o no supo qué hacer con ella hasta que decidió vendérsela en saldos a una pujante Lenovo que, manos a la obra, siempre se manifestó dispuesta a mantener y relanzar la marca. De momento, se ha quedado con lo mejor de ella, el pseudónimo ‘Moto’ (Hellow Moto) y ha asociado el término a sus teléfonos móviles más innovadores; a su ‘central de pruebas’.

El Moto Z Play dispone de una pantalla de 5,5” SuperAMOLED (1080 x 1920 px); la cual ocupa casi el 70% del total del cuerpo del terminal

Y es que, en contra de muchas opiniones de las que circulan en la red, Motorola nunca ha dejado de estar vinculada al concepto de investigación tanto tecnológica como de marketing y ha asumido riesgos con propuestas que han supuesto hitos. Y no hablamos ya de la invención de la telefonía móvil en sí misma sino, por ejemplo, de los sumergibles, de los cristales resistentes, de diseños inolvidables, de baterías eternas… y ahora, dando el golpe una vez más, Motorola (Lenovo) enfatiza la marca con el primer móvil que, realmente, lleva asociada una tecnología modular. Y decimos el primero, no porque otros no lo hayan intentado (como los Modus en su día), o porque no lo hayan hecho bien, ahí está el LG G5; sino porque nunca una solución de transformación o agregación con relación a un móvil fue tan sencilla como eficaz. Al sistema lo han bautizado ‘Moto Mods’.


Android 6.0 actualizable

Activado y configurado, nos encontramos con un móvil Android de 15,6 x 7,6 x 0,7 y 165 g de peso, que dispone de una pantalla de 5,5” SuperAMOLED (1080 x 1920 px); la cual ocupa casi el 70% del total del cuerpo del terminal. Con esquinas redondeadas y marco metálico -que resta comodidad al ‘grip’-, el teléfono lleva cristal tanto en la trasera como en el frontal, puertos de conexión, carga y salida de audio en la base, cuna triple para dos SIMs y tarjeta de memoria externa MicroSD. También pulsadores de activación y volumen en el lateral derecho. Bajo la pantalla una novedad en la casa, el lector de huella dactilar que abre camino a la seguridad y los pagos biométricos.

Como datos técnicos destacados, hay que señalar que funciona al ritmo de un procesador Snapdragon de Qualcomm; concretamente del 625, un modelo de ocho núcleos de 14 nm presentado en febrero y que llega al mercado español en este Moto Z Play. El procesador gráfico es un Adreno 506, la memoria RAM es de 3 GB y la batería de 3510 mAh. El MODEM es el X9, también de los de San Diego, lo que se traduce en un 4G LTE Cat 7 (330 / 150 Mbps).

El procesador de señales de imagen (ISP) es doble y va asociado a una cámara de 16 Mpx con apertura focal f/2.0, autofoco por láser y detección de fase. El flash es dual LED para corregir la luz y sus impactos y el tamaño del píxel de 1.3 um. En cuanto a la cámara secundaria o frontal, el sensor tiene un tamaño de 5 Mpx y la apertura es de f/2.2. Graba video en 4K (2160@30fps), en resolución normal y en cámara lenta.

Moto Mods

Claro que tanto sus capacidades como cámara, esa potente batería de carga rápida o sus virtudes en el campo del sonido, pueden modificarse y ampliarse con sólo un click. Tan fácil como pegar un potente imán a cualquier objeto metálico; ya que, a precios muy asequibles, como también lo es el teléfono, Motorola (Lenovo) comercializa los llamados Mods, o accesorios funcionales que aportan experiencia de usuario en determinados aspectos como batería, imagen, proyección, cubiertas o sonido.

Un ejemplo son los altavoces JBL que transforman el teléfono en un emisor peculiar, con stand entre los dos speakers para sostenerse de pie, y que emite un sonido potente, nítido y con bajos sonoros. Además, aportan 10 horas extras de batería, de forma que puedes ir con ‘la fiesta’ a cualquier parte.

El precio del teléfono es de 450 euros, aproximadamente, y los JBL no llegan a los 90 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Zonamovilidad.es
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.