www.zonamovilidad.es
Por Pilar Bernat
x
pbernattelycom4com /7/7/16
martes 29 de noviembre de 2016, 11:01h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
La Asociación Multisectorial de empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos digitales (AMETIC) lidera, según ellos mismos afirman en su página web, los intereses empresariales de un hipersector tan diverso como dinámico, en el ámbito nacional. Se trata del área empresarial más innovador del país, ya que concentra un 30 por ciento de la inversión privada en I+D y cuenta con la mayor capacidad de crecimiento de la economía española. De hecho, dispone en la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) de 13 asientos y su poder y relevancia es tan patente que el Gobierno parece haber cedido a su petición de crear un Ministerio de Sociedad Digital.

Al frente de este conglomerado de empresas ha permanecido, desde diciembre de 2012, José Manuel de Riva, ingeniero industrial por la UPM y diplomado en Administración de Empresas, además de presidente de TI Lógica y fundador de Travelsite, Sunion Educación Integral, NordicTeam España, Cofis y E-Práctica quien finaliza su mandato dentro de unas semanas y se ha presentado como candidato único a las elecciones de hoy 29 de noviembre.
Sin embargo a pesar de que “AMETIC representa un sector clave para el empleo y la competitividad con un importante impacto en el PIB español, al tiempo que ofrece posibilidades de externalización muy positivas para otros sectores productivos”, la Asociación vive horas bajas tras las tensiones surgidas con motivo de los comicios; tensiones que han derivado en la salida de la misma de empresas de la envergadura de Telefónica, Ericsson, las diferentes divisiones del Corte Inglés, Orange, Nokia o ZTE.

Cisma en AMETIC

De hecho, la misma mañana de la rueda de prensa celebrada en el Club Financiero Genova, con motivo de la presentación del informe de los datos sectoriales en el periodo 2015 – 2016, el diario Expansión publicaba un artículo titulado “Cisma en AMETIC”, firmado por Ignacio del Castillo, en el que el periodista adelantaba que un grupo representativo de asociados se oponía a la candidatura de De Riva y que el enfrentamiento había llegado a tal punto “que estas empresas habían comunicado a De Riva su voluntad de abandonar la asociación para crear una patronal alternativa”.
La directiva de AMETIC, visiblemente molesta respondió a Telefonía y Comunicaciones en el turno de preguntas de la mencionada rueda de prensa, que no tenían constancia de que lo publicado fuera cierto, ni de que hubiera una candidatura alternativa a la suya; pero que, de ser así, invitaba a los interesados a presentarse y luchar democráticamente en las urnas.
Recordó De Riva en su respuesta que la entidad estaba muy debilitada cuando su equipo llegó al cargo y que ellos la han relanzado y han potenciado su influencia tanto en el ámbito nacional como en el internacional; que entre tantos miembros con intereses contrapuestos era difícil gestionar a gusto de todos y que, por tanto, entendía que hubiera empresas que no comparten íntegramente su gestión; pero consideró que “si tenían que decir algo, presentaran oficialmente una candidatura alternativa que pudieran valorar entre todos, porque así es el juego democrático: las elecciones se ganan con votos y no en los periódicos”.
El presidente de la Asociación era consciente, cuando así hablaba, de que más de un 70% de miembros apoyarían su propuesta y que, en el otro lado, hasta ese momento, no había una cara visible o públicamente declarada, interesada en el puesto. El problema es que la mayoría de ese altísimo tanto por ciento de seguidores lo componen pequeñas y medianas empresas cuyo voto es verdad que vale lo mismo que el de las grandes multinacionales. Sin embargo, son éstas las que aportan mayor cantidad de dinero al fijarse los pagos según la envergadura de las compañías y, por eso, algunos de estos miembros destacados han procurado hacer valer sus decisiones e intereses por encima de los de los pequeños y al no conseguirlo, la situación ha desembocado en el inesperado y sЬbito abandono de un grupo cuya aportación económica puede resultar vital.

Francisco Ros y Antonio Coimbra

A los pocos días de publicarse el artículo de Expansión y producirse la tensa situación antes narrada en la rueda de prensa del Club Financiero, fue Cinco Días quien llevó a sus páginas el nombre del ex secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Francisco Ros, como probable opositor a de Riva. Sin embargo, Ros es, actualmente, miembro del Consejo de Administración de la multinacional de semiconductores Qualcomm -entre otros cargos- y siempre se ha caracterizado por un carácter conciliador y una personalidad con tal peso específico que ha sabido ganarse no sólo el respeto de todos aquellos que estaban bajo el paraguas de su responsabilidad política, sino de toda la ‘telco Europa’. La posibilidad de que Ros participara en una batalla de ‘primus inter pares’ parecía poco probable, y efectivamente, no ha llegado a producirse.
Los días que han precedido a las elecciones no han sido fáciles para de Riva y entendemos que la situación ha llegado a afectarle personalmente, ya que se ha negado a realizar más declaraciones explicativas o en pro de su candidatura.
La última palabra sobre todo este tema la dijo el Consejero Delegado de Vodafone, Antonio Coimbra, en la rueda de prensa de resultados donde afirmó que “no iban a apoyar a De Riva porque no ha defendido los intereses de la industria de las telecomunicaciones”. De hecho, Coimbra considero que esperarían a ver si había otros candidatos y a que finalizara el proceso de reelección; pero si el actual presidente continuaba al frente de AMETIC, tomarían una postura y no descartaban marcharse de la Asociación.
El consejero y máximo responsable jurídico del operador británico, Pedro Peña, puntualizó: “La posición es autónoma, independiente y está basada en principios. Se le dijo a de Riva que discrepábamos de su gestión respetuosamente; pero debe enfrentarse a un hecho claro: hay una división y la misión de un gestor en su posición es unir”.
La historia no ha llegado a su fin y no sabemos qué sucederá en los próximos meses porque los otros intentos de los operadores por asociarse en pro de sus intereses no tuvieron mucho éxito. Pero sólo cabe un colofón: to be continued…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios