La mayoría de los españoles no saben cuántas empresas acceden y usan sus datos personales
Ampliar

La mayoría de los españoles no saben cuántas empresas acceden y usan sus datos personales

domingo 13 de septiembre de 2020, 11:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Un estudio llevado a cabo por OpenText revela que el 79% de los encuestados “no tiene ni idea” de cuántas organizaciones almacenan su información personal, incluyendo direcciones de email, números de contacto o detalles bancarios.

A pesar de que hay normativas en vigor como el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), solo el 32% señala conocer dichas leyes, lo que significa un problema en lo que a la comprensión de la legislación y a su privacidad se refiere. De la investigación llevada a cabo con una muestra de 2000 ciudadanos españoles, también destaca que el 28% del total no tienen ningún conocimiento de la regulación.

Desconfianza

En el aspecto de la seguridad, los españoles son desconfiados. Dos de cada cinco encuestados no confía en que organizaciones de terceros sean capaces de mantener su información privada a salvo de hackeos. De hecho, el estudio recoge que el 36% de los consumidores estaría dispuesto a pagar más por hacer negocios con una marca que esté verdaderamente comprometida a garantizar la privacidad de sus datos. En ocasiones, incluso van más allá: el 38% de los encuestados comenta que se pondría en contacto con una organización para ver cómo está usando su información personal o para comprobar si la está almacenando de manera acorde con la ley. El 17%, además, asegura que ya ha tenido ese contacto en, al menos, una ocasión.

La encuesta también revela que los niveles de confianza del consumidor difieren dependiendo de cómo las empresas gestionan su información personal. Los españoles recelan de la automatización total: el 29% cree que sería más propenso a confiar en que una empresa mantenga sus datos seguros y privados si utilizara procesos manuales para administrarlos. Otro 21% preferiría que se utilizara una combinación de procesos manuales y automatizados.

"Las organizaciones están ahora bajo presión para garantizar que sus soluciones de protección de datos puedan escalar de forma correcta para adecuarse a esta era eminentemente digital", Jorge Martínez.

Después de la crisis provocada por el coronavirus, “el entorno digital es ya una pieza central en prácticamente cualquier interacción de negocio, generando, en consecuencia, más datos que las compañías han de gestionar y proteger. Si bien existe un grado de complacencia entre algunos consumidores españoles en torno a la necesidad de proteger su información personal, la tendencia general es clara y va hacia el aumento de las expectativas de privacidad de los datos, lo que significa que las organizaciones están ahora bajo presión para garantizar que sus soluciones de protección de datos puedan escalar de forma correcta para adecuarse a esta era eminentemente digital”, explica Jorge Martínez, director regional de OpenText en España y Portugal.

La privacidad, un trabajo en equipo

Aunque el 57% de los consumidores cree que sabe cómo mantener a salvo sus datos, el 17% opina que la privacidad de su información es responsabilidad de la aplicación o la empresa en cuestión. En este aspecto, también el 17% cree que todas las empresas ya cumplen con sus obligaciones leglaes en materia de seguridad de la información. Sin embargo, casi una quinta parte (18%) piensa que esto no pasa actualmente y que nunca sucederá.

"Más allá de posibles multas, cualquier organización que no cumpla con las leyes de privacidad de datos corre el riesgo de romper la confianza que sus clientes han depositado en ella", añade Martínez.

"Más allá de posibles multas, cualquier organización que no cumpla con las leyes de privacidad de datos corre el riesgo de romper la confianza que sus clientes han depositado en ella", comenta el director regional de OpenText. “Los líderes de gestión de riesgos y gobernanza de la información deben seguir capturando, clasificando, analizando y archivando de manera segura los datos personales, ya sea estructurados o no, aunque su negocio se esté ajustando a los procesos que trae consigo la ‘nueva normalidad’. Al invertir en capacidades integrales de gestión de la privacidad respaldadas por el gobierno y la automatización de la información, las organizaciones pueden lograr la protección de datos por defecto, satisfaciendo los requisitos reglamentarios, evitando sanciones por incumplimiento y, lo que es más importante, manteniendo la confianza del cliente".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios