Telefonía en la nube
Ampliar

Telefonía en la nube

jueves 09 de abril de 2015, 10:56h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
Si usted alguna vez ha utilizado Siri o Google Now, ha disfrutado de la telefonía en la nube. Si lo usa con frecuencia, más de una vez se habrá visto frustrado cuando no hay cobertura de datos y muy educadamente el sistema se excusa. Los pequeños ordenadores que llamamos smartphones no tienen la capacidad para descifrar los sonidos del micrófono que son nuestras palabras. Esos sonidos son mandados a un centro de datos en donde son analizados y la respuesta la escucha usted a través del teléfono. Nada de esto existía hace cinco años.
Hoy, la digitalización, la liberación de las comunicaciones y los avances en el proceso de la señal permiten que hasta los niños tengan un móvil en el bolsillo. En la actualidad, la telefonía en la nube y los data centers permiten a las pequeñas empresas y a los autónomos una capacidad telefónica que hace 15 años sólo las principales empresas del país poseían.

Pero el principal atractivo de la telefonía en la nube es la libertad que nos proporciona su flexibilidad. Pasamos de la instantaneidad de las comunicaciones (no esperar a que lleguen las cartas), a que te sigan en donde estés con los móviles, a que se adapten a tus necesidades de espacio y tiempo gracias a la telefonía en la nube, la libertad que te da el móvil viene con un precio: ahora te pueden localizar a todas horas; de pronto el teléfono del trabajo en horario de trabajo ha dejado de existir.

Las primeras aplicaciones generalistas que usaron el concepto que más tarde llamaríamos ‘en la nube’ fueron Hotmail y Rocketmail. Los correos electrónicos se procesaban en un centro de datos alejado del usuario y unido a éste por Internet, después, salieron muchíimas aplicaciones, y fue Salesforce.com la primera en dar legitimidad empresarial. Hoy, la telefonía en la nube se concentra en servicios como el fax por Internet, los números virtuales y la aplicación por excelencia: la centralita virtual.

Al principio, la idea en centralitas en la nube o virtuales era que no tuvieras que llamar a un técnico para cada cambio; el proveedor mantiene la centralita y todos los cambios son fáciles con un panel en una web. Luego, se sumó buzón de voz con notificación, hasta cinco desvíos simultáneos totalmente personalizables y, con el tiempo, muchas cosas más, como la posibilidad de grabaciones, menú telefónico, cola de llamadas, secretaria virtual, etc.

Si sólo vemos lo anterior sería una centralita llena de prestaciones a un precio muy competitivo y fácilmente ajustable y extensible. Pero al estar fuera de la oficina, la centralita virtual desvincula el servicio telefónico de la oficina concreta. Con esto es muy fácil cambiar de ubicación de forma temporal. Los servicios en la nube ofrecen muchas ventajas: el software se mantiene actualizado sin que el usuario tenga que hacer nada; los datos se mantienen en un lugar seguro y con backups regulares. Hay una gran ventaja competitiva, no sólo en los costos del sistema, pero sobre todo en los costos de mantenimiento. Flexibilidad para adaptarse a las necesidades de su negocio de forma instantánea o capacidad para crecer a medida que su negocio crece.

Texto: Diego Betancor, director de Telefacil.com
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios