Alexa en casa

Por fin convencí a mi marido, un mediana edad de gama alta, de que tenía que hablar con aquella colección de aparatos que había instalado en casa. La teoría del ahorro energético casi cuela -está muy concienciado con el medio ambiente-; lo intenté preguntándole al ‘dot’ si sabía su nombre y le respondió: “No lo sé, pero seguro que tienes un nombre muy bonito, agradable de escuchar y con un significado especial” -eso le gustó-; pero lo definitivo fue: “Si no dices: Alexa enciende el calentador, no tienes agua caliente”
  • 1