Diez años de accesibilidad

A finales de 2006, mientras se desarrollaban toda la batería de leyes y Reales Decretos de condiciones básicas de accesibilidad a edificaciones, espacios públicos, Administraciones, transportes, y sociedad de la información, previstos en la LIONDAU, empezó a gestarse una idea. Era necesario dar un paso más en lo relativo a las tecnologías. La legislación no bastaba. Era necesaria la creación de algún elemento que sirviera además para convencer a la industria y la empresa de un concepto nuevo y revolucionario en aquel 2006: la accesibilidad es un negocio, genera beneficios, incrementa las ventas y el número de consumidores. Gastar en accesibilidad tecnológica significa invertir para ganar. Fruto de ello, se empezó a gestar lo que sería el CENTAC
  • 1