www.zonamovilidad.es
‘The video network’, el Cabify de los audiovisuales
Ampliar

‘The video network’, el Cabify de los audiovisuales

jueves 16 de enero de 2020, 12:22h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame
‘Video as a service’; contratar la grabación, realización, producción y edición de un video nunca fue más fácil ni más barato: “es el mismo conceto de Cabify llevado al medio audiovisual”
‘The video network’, el Cabify de los audiovisuales

Daniel Astudillo, consejero delegado de ‘The video network’, descubrió durante una estancia de trabajo en Nueva York que hacer muchos videos cortos resultaba igual de rentable que realizar uno largo, pero con la diferencia de que se puede llegar a muchas más empresas a las que se suele fidelizar. Así, tomó la decisión de llevar su idea a la Red y desarrollar una aplicación que permitiera a particulares y empresas encargar videos a medida que, en el plazo de tiempo acordado, se reciben totalmente acabados.

Técnicamente

‘The video network’ es una empresa on line con un equipo de profesionales detrás tan numeroso como ajustado. De hecho, en plantilla no hay más que seis personas, pero su base de realizadores, debidamente cualificados y seleccionados entre miles de solicitudes, supera los 500 en toda España.

Los pilares en los que reside la joven compañía son cuatro bases de datos que se combinan para obtener el mejor resultado: anunciantes, ‘filmmakers’, embajadores y proyectos; además de un sistema de automatizado de procesos que siguen protocolos diferenciados para cada una de las redes que se gestionan. El servidor que utilizan para gestionar la empresa desde la nube es propio y lo gestionan a través de Amazon Web Services.

Su base de realizadores, debidamente cualificados y seleccionados entre miles de solicitudes, supera los 500 en toda España

La productora inició su andadura en España, pero hoy ya se puede acceder desde Colombia (Bogota), Chile (Santiago), Perú (Lima), México (Ciudad de México y Cancun) y, eventualmente, EE.UU.

En la práctica

El ‘modus operandi’ es el siguiente: el cliente que entra en la aplicación accede a un panel de paquetes audiovisuales cerrados con precio fijo (video de productos de 30 segundos en adelante, video-evento de 2, 4 u 8 horas de duración, videos de formación como master class o promocionales de 60 segundos). Elige, paga y la oferta salta dentro de un determinado radio de acción. El primer realizador que lo acepta se lo queda, ya que, como decíamos- la designación es completamente automática y, simultáneamente, se asigna a un gestor que mantiene la relación directa con el cliente y vela porque todo se haga a la ‘perfección’.

Desde la web se genera el proyecto, se accede a la parrilla de productos (branding, evento, producto y formación) y una vez seleccionado el tipo de video, el cliente escribe explicando concretamente lo que quiere. De forma que se evitan las reuniones y se reducen los costes. Una vez realizada la grabación, se edita la pieza y, a través de la propia plataforma, el cliente recibe el master. El precio incluye una ronda de cambios; pero si hay que hacer más, lleva un sobrecoste. “Nuestra intención es velar por el cliente, pero también defender a los realizadores para que reciban las órdenes precisas y pueda rentabilizar su tiempo” -explica Daniel Astudillo-; “el filmmaker lo hace todo, tiene que ser una persona que se anticipa y tiene experiencia para poder resolver cualquier problema que le surja durante el rodaje en términos de iluminación, sonido, dirección de ‘actores’, edición o postproducción”.

A posteriori, si con el tiempo se quiere realizar algún cambio, existe un apartado de recursos extras.

El ojo que todo lo ve

Aunque los procesos están automatizados, desde el mismo momento en que se genera el proyecto, se monitorizan desde la empresa todos los procesos con el fin de comprobar que se efectúan conforme a contrato. Esa vigilancia a través de controles se lleva a cabo paso por paso desde la misma app (hay un proceso check in para comprobar que el realizador está en lugar, fecha y hora y otro de check out para que quede constancia de a qué hora se ha terminado y en qué circunstancias). Por tanto, hay una garantía de que el trabajo se está realizando y eso lo vigila el gestor asignado, al igual que los controles de calidad y las comunicaciones con ambas partes, a través de los mensajes push de la plataforma.

Precios y personalizaciones

En términos de precios, los videos ya producidos parten de 180 euros (un video de producto de 30 segundos con una grabación de dos horas consecutivas) y un video estándar de un evento, con cuatro horas de rodaje y un montaje de 120 segundos, tiene un coste de 500 euros.

Para productos personalizados o Ad Hoc, existen sistemas de cupones con valores determinados que el cliente canjea con un descriptivo de los que necesita; lógicamente, cualquier interesado puede contactar con la empresa mediante correo electrónico o llamada telefónica.

The video network trabaja también para empresas que tienen mucha demanda de video y para éstas habilita e integra una plataforma de gestión que interactúa con la plataforma base, dentro de la propia compañía.

Además, el objetivo del equipo directivo que lidera Astudillo es facilitar que las pequeñas y medianas empresas compitan con las grandes, de forma que realizan formaciones en las redes sociales para contribuir a la digitalización de las empresas, proponen descuentos y convocan concursos. Tampoco abandonan su RSC que canalizan hacia determinados proyectos y fundaciones.

Así funciona:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios