www.zonamovilidad.es
¿Estamos más cerca que nunca del 'adiós' a las diferencias entre un smartphone y un ordenador?
(Foto: Fuente: Pixabay.com)

¿Estamos más cerca que nunca del "adiós" a las diferencias entre un smartphone y un ordenador?

jueves 24 de mayo de 2018, 22:20h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

¿Necesitaremos siempre un ordenador para trabajar? La respuesta cada vez se acerca más al ‘no’. Las pantallas de nuestros smartphones son cada vez más grandes, la mayor duración de la batería, la velocidad de red altamente mejorada y la mejor calidad en el procesamiento están contribuyendo a ello significativamente. Tanto es así que los teléfonos inteligentes se han convertido en nuestro dispositivo primario, mientras que los ordenadores han pasado a convertirse en nuestro dispositivo secundario. Pero ¿cómo se está produciendo el cierre de la brecha entre el software y hardware de escritorio y móvil? Atento a este análisis.

Vivimos en los tiempos en los que cualquier persona armada con un teléfono inteligente o tableta es capaz de administrar cada una de las tareas de su día a día sin necesidad de otra cosa: desde lo personal (redes sociales o contenido) hasta el entretenimiento (Apps de videojuegos o estilo de vida) e incluso lo profesional (email, procesador de contenido, hojas de cálculo). De hecho, el año 2016 ya marcó un cambio en la historia y es que por primera un 88,3% de los usuarios usaron vez su teléfono móvil como dispositivo principal para acceder a Internet.

Esto ha provocado que, a medida que la penetración de los teléfonos inteligentes crece, la industria global de los ordenadores haya experimentado una tendencia a la baja en los últimos años. Y es que, no podemos negar el hecho de que las tabletas ya han reemplazado la necesidad de ordenador portátil en un gran número de empresas tecnológicamente avanzadas. De hecho, esto aún va más allá pues algunos teléfonos inteligentes de gran tamaño, conocidos como las ‘phablets’, han sustituido la necesidad de las tabletas.

Estudios realizados en 2015 ya revelaron que en 2019 las phablets representarán la mitad de los dispositivos móviles más vendidos, al igual que ya sucede en áreas más avanzadas tecnológicamente como Taiwán y Hong Kong donde el porcentaje de consumo de estos dispositivos es ya el 50%. Esto da que pensar que los phablets actuarán con el resto de dispositivos de forma parecida a como en su día lo hicieron los smartphone con los Ipod, comiéndose todo su terreno.

Sin embargo, mentiríamos si dijéramos que es el smartphone quien está imitando al ordenador, pues éste último también está imitando al teléfono inteligente en sus últimas versiones. La realidad es que ambos se están acercando, eliminando la brecha que un día los separó. Así, desde un ordenador ya somos capaces de buscar un número de teléfono, realizar una llamada, conversar mediante Whatsapp Web, descargar aplicaciones, disfrutar de pantalla táctil e incluso doblar el dispositivo para que nos resulte más cómodo usarlo gracias a nuevas creaciones como el fascinante Lenovo Yoga.

Fuente: Pexels.com

La convergencia digital, el poder de conectarse desde cualquier dispositivo

Si existe una ventaja clave para el usuario en la eliminación de la brecha ordenador-smartphone es la posibilidad de acceder a nuestros datos desde cualquier dispositivo. Esto significa que ya no necesitas tu ordenador para abrir un email, lo puedes hacer desde el teléfono móvil. Así como tampoco necesitas tu teléfono para llamar pues la nueva actualización de tu ordenador te permite incluso realizar llamadas.

Si a esto le sumamos la gran satisfacción que ha traído la sincronización de la nube, nos encontramos con la gran revolución de todos los tiempos: la independencia de dispositivos. Esto ha sido posible gracias a herramientas como Google Drive, Dropbox o Microsoft One Drive a través de las cuales podemos guardar en la red materiales como imágenes, videos, grabaciones y abrirlo desde cualquier otro dispositivo: smartphone, ordenador o tableta.

Pero la sincronización de datos no se está utilizando sólo a nivel personal sino también a nivel empresarial donde cada vez más negocios se están dando cuenta de las ventajas que esta incorporación supondría a los clientes. Netflix es uno de ellos, ya que gracias a la sincronización de datos podemos disfrutar de nuestras películas y series favoritas desde cualquiera de nuestros dispositivos. Y es que al usuario le encanta poder acceder a sus datos esté donde esté, ya sea desde la tableta, el smartphone o el ordenador. Esto lo vemos en muchos otros sectores, por ejemplo en el sector laboral con páginas webs para mejorar la productividad como Evernote que permiten la descarga y sincronización de datos en su App, o en la industria del juego donde casinos online como Betway permiten al cliente jugar desde su smartphone con los fondos depositados desde su ordenador y por supuesto desde su misma cuenta. Ni hablar de Kindle, la aplicación de lectura de ebooks que nos facilita Amazon y que podemos abrir tanto desde una tableta, un smartphone o nuestro ordenador, teniendo acceso a nuestra biblioteca desde cualquier dispositivo en cualquier lugar.

La emulación de Android y las tabletas con Windows 10: la imitación que cierra la brecha

Fuente: Pexels.com

Por si te quedaba alguna duda de que la brecha entre ordenador y smartphone se está cerrando, la llegada de los emuladores Android nos lo deja claro. Este tipo de software permite que hagamos uso de las herramientas y aplicaciones a las que podríamos acceder desde un smartphone, pero desde nuestro ordenador. La ventaja de emuladores como el que ofrece BlueStacks es poder disfrutar de aquello que nos ofrece Android pero a lo grande, por ejemplo el gozar de un videojuego que sólo es posible descargar en tu teléfono pero al que prefieres acceder desde una gran pantalla.

Por otra parte, las tabletas que presentan Windows 10 y teclado poco se diferencian con un ordenador. De hecho, algunas como la nueva BQ Aquarius M10 Ubuntu Edition, conectada a un monitor, funciona como un ordenador, Visto así no nos extraña que Lenovo, el mayor fabricante de ordenadores, declare que vende más tabletas y smartphones que ordenadores. En concreto, ya en 2013 afirmó haber vendido el doble de teléfonos inteligentes que en el mismo tramo del año anterior (11,4 millones de unidades en total).

En el futuro podemos esperar que esta convergencia crezca progresivamente avanzando hacia nuevos dispositivos como incluso frigorífico, coche o lavadora gracias a la llegada del Internet de las Cosas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios