www.zonamovilidad.es
Un Ministerio de Inteligencia Artificial para España

Un Ministerio de Inteligencia Artificial para España

Por Alfonso de Castañeda
x
alfondcctelycom4com/8/8/17
martes 06 de agosto de 2019, 14:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Tanto los ministros del actual Gobierno en funciones, como el propio presidente han insistido a lo largo de las últimas semanas y muy especialmente en el discurso de investidura en la necesidad de la transformación digital de España, que según afirman "es uno de los pilares de la legislatura"; pero ya a primeros de marzo, Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España, y Pedro Duque, Ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, detallaron la Estrategia Española I+D+i de las tecnologías de Inteligencia Artificial y durante la presentación insinuaron la posibilidad de trabajar en un Ministerio propio para la Inteligencia Artificial, pero ¿es posible esto y, sobre todo, tiene sentido?

"El impacto económico de la IA a nivel global se estima en 14 billones de euros para el año 2030. España tiene que estar a la vanguardia de esta tecnología, por eso presentamos esta estrategia como primer paso”, destacó el propio Pedro Sánchez durante su intervención en las jornadas Estrategia Española I+D+i en Inteligencia Artificial que se celebraron en el Palacio de Congresos de Granada a primeros de marzo. “Las aplicaciones de la IA y tecnologías derivadas deben llegar a la sociedad a través de las empresas", aseguró Sánchez.

Teniendo esta idea en mente, parece plausible la posibilidad de crear un Ministerio propio para esta tecnología. En el mundo ya hay algunos ejemplos, como es el caso de los Emiratos Árabes Unidos, que en octubre de 2017 nombró a Omar bin Sultan Al Olama (27 años), ministro de Inteligencia Artificial del país, convirtiéndose en la primera nación del mundo en contar con una cartera dedicada a la IA. En otros países como en la India se está estudiando la posibilidad de crearlo después de que lo solicitaran varios profesionales del país.

¿El principal argumento? El empleo. Y es que las estimaciones apuntan a que más de la mitad de los puestos de trabajo tecnológicos requerirán conocimientos en materias de Inteligencia Artificial, independientemente de la industria. Ya se conocen propuestas y proyectos en marcha que utilizan la IA para analítica de datos en distintas áreas, ayuda para la realización de fotografías, conducción autónoma, jugar a los videojuegos, marketing, ciberseguridad, traducción, automatización de las fabricas o los campos e incluso en el periodismo.

La estrategia de la Unión Europea

Estados Unidos y China compiten por ser líderes en esta tecnología y, en Europa, la Unión Europea también trabaja en ello. En diciembre de 2018, la Comisión Europea hizo publica la estrategia acordada por los Estados miembros, donde se señala la necesidad de que cada país anuncie antes de junio de 2019 su política de I+D+i en Inteligencia Artificial.

“Tendremos que actuar coordinadamente para poder lograr el objetivo de realizar unas inversiones públicas y privadas de al menos 20.000 millones de euros de aquí a finales de 2020, algo que es fundamental para el crecimiento y el empleo. La inteligencia artificial no es un capricho, es nuestro futuro”, ha explicado Andrus Ansip, vicepresidente responsable del Mercado Único Digital de la Comisión Europea.

Como respuesta a esta directiva europea, el Gobierno que lidera Pedro Sánchez ha presentado su estrategia, especialmente centrada en la ética. “La inteligencia artificial es una oportunidad extraordinaria para el conocimiento, economía y, sobre todo, mejorar nuestras condiciones de vida”, ha asegurado Sánchez. Al delicado punto del empleo se ha referido el presidente del Gobierno también, apuntando que “van a desaparecer algunos empleos” pero “se crearán unos nuevos” ya que la IA supondrá “un tránsito” hacia el “progreso” del que “nadie puede quedar excluido”.

Retos de un ministerio de Inteligencia Artificial: la ética

Sin embargo, la creación de un ministerio para esta materia no es tanto un ministerio tecnológico, que lo es, sino ético. "El impacto de esta tecnología requerirá hacer cambios estructurales y organizativos", ha señalado Duque en referencia a la necesidad de que todos los avances en materia de IA trabajen bajo el amparo de la ética.

El primer gran reto de este ministerio es la ya mencionada ética. En segundo lugar, hay que tener en cuenta que la IA no es lo mismo que la digitalización, es una revolución completamente diferente. Un ministerio de la IA tendrá que ser capaz de coordinar a las Administraciones Públicas con la industria, el mundo académico y la sociedad en general para innovar e identificar las áreas estratégicas que pueden abordarse.

El tercer reto es el de los datos. Facilitar el acceso a los datos y mejorar el análisis de esta información es vital para el desarrollo de una correcta Inteligencia Artificial. La transparencia en las Administraciones Públicas y en las grandes compañías permitirá el desarrollo de una IA más potente. En este punto, propuestas como la creación de una Constitución Digital, una idea que José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, ha impulsado desde que asumió el cargo, son necesarias para garantizar los valores y los derechos en el mundo digital.

Impulsar el talento es otro de los retos, y necesidades, que tendrá por delante un ministerio de la IA. La formación, la inversión y el impulso de la I+D+i es fundamental para posicionar a un país en esta tecnología, con competencias para todas las áreas de la sociedad. En este sentido, el reto supone la creación y el desarrollo de un plan que nutra de talento en IA al país y que desde las escuelas y universidades se impulse la formación en esta tecnología y en programación.

Finalmente, el empleo. Todas estas políticas e ideas se pueden quedar en el vacío si el Ministerio de IA no trabaja de manera conjunta con el resto de las carteras. Los estudios apuntan al grave impacto que tendrá y que tiene la IA en el empleo. La automatización de los puestos de trabajo tendrá que compensarse con la formación de esos profesionales y de los futuros profesionales en distintas materias que puedan verse tan gravemente afectadas por la robótica y por la IA.

En definitiva, la importante revolución que supone la Inteligencia Artificial necesita de una figura en el Gobierno, ya sea en forma de Ministerio o en forma de Secretaría de Estado que coordine e impulse la regulación y la innovación en materia de Inteligencia Artificial, trabajando de manera conjunta con el resto de los ministerios.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios