www.zonamovilidad.es
domingo 14 de julio de 2019, 08:00h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Durante las vacaciones de verano, son muchos los ciudadanos que deciden viajar a visitar nuevos países para conocer otras culturas o simplemente desconectar. No obstante, a día de hoy tanto el teléfono móvil, como otros dispositivos portátiles vinculados a la red son herramientas que actualmente son necesarias para nuestro día a día, aunque es muy habitual no saber cuánto costaran las llamadas o navegar por internet según en qué país uno se encuentra.

Hace tan solo dos años, la Unión Europea decidió modificar su normativa y eliminaba el roaming, para todos los estados y ciudadanos comunitarios entre las fronteras de la Unión. Es decir, desde entonces ya no existe el sobre coste que se aplicaba a la factura de nuestro móvil por navegar o llamar desde nuestro dispositivo cada vez que viajábamos por los países de la UE. De esta manera, ahora cualquier ciudadano puede utilizar las redes móviles de cualquier país de la Unión Europea, Islandia, Liechtenstein y Noruega sin coste extra.

Eso sí, el único inconveniente de esta nueva normativa es que solo se puede disfrutar de este privilegio si hay un contrato con una operadora, o lo que es lo mismo, no hay vinculación prepago. Además, hay que llevar a cabo un uso razonable y no abusivo del consumo, algo fácil de cumplir porque las operadoras pueden empezar a sospechar a partir del cuarto mes de estancia en el extranjero.

Primeras consecuencias

En cuanto a las primeras consecuencias después del cambio de normativa, según los informes publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), es que el precio medio de los servicios de voz y de datos en roaming en España ha descendido un 95,4%. Por otro lado, el precio en llamadas realizadas desde países comunitarios ha pasado desde los 85 céntimos por minuto que se cobraba a principios de 2007 hasta los 3,9 céntimos que costaba en el primer trimestre de 2018. Al mismo tiempo, las llamadas recibidas han pasado a ser un servicio gratuito a lo largo de 2017.

Respecto al uso de datos, los precios han caído un 98,1% en los últimos cuatro años en España. De este modo, el precio por GB ha bajado desde los 200 euros en el segundo trimestre de 2014 a los 4,1 euros en el primer trimestre del pasado ejercicio, aumentado paralelamente el consumo.

Los SMS no se han visto afectados

Lo que no se ha visto alterado, según el informe, es el coste del SMS, ya que enviarlo dentro del mercado nacional suponía un desembolso ligeramente mayor, esto es 6,31 céntimos, que en la Eurotarifa aplicada previamente, serían 6 céntimos desde un país comunitario.

La situación cambia si uno sale fuera de las fronteras de la Unión Europea. En estos casos la mejor opción para no sufrir un sobre coste inesperado es desactivar todos los datos solo conectarse al Wifi cuando esté seguro de que se trate de una red fiable.

Sin embargo, para evitar esta situación, las operadoras también ofrecen a sus clientes promociones para hablar y navegar desde el extranjero sin sorpresas en la factura. Es el caso de Yoigo, el cual permite a sus usuarios que el coste de las llamadas sea el mismo para contrato y tarjeta y para cualquier tarifa que tenga si está en un país que no es de la UE ni asociado, gracias al acuerdo de roaming internacional para los clientes en varios países con muchos operadores internacionales.

Las llamadas dentro del país tienen un precio de 1,089 euros por minuto, con IVA incluido

Las llamadas dentro del país tienen un precio de 1,089 euros por minuto, con IVA incluido, mientras que si es a otro país es de 2,54 euros por minuto. A la hora de recibir llamadas, el coste es de 43,56 céntimos por minuto, el mismo precio que tiene el establecimiento de llamada. Por su parte, la tarifa de los SMS es de 36,30 céntimos (con IVA incluido). Además, navegar por internet cuesta 10,89 euros por mega.

Para controlar los datos que se gasta, la operadora permite poner límite antes de viajar. Así, al llegar al destino al usuario le llega un SMS con un enlace que, al pinchar en él, se puede confirmar que se quiere navegar. Para evitar sustos, al alcanzar los 48,40 euros se vuelve a recibir un SMS con otro enlace, un procedimiento que se repite con los 60,50 euros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios