www.zonamovilidad.es
jueves 25 de marzo de 2021, 13:15h

google+

linkedin

Comentar

WhatsApp

  • Compartir en Meneame

Los ingresos de los servicios minoristas de telecomunicaciones cayeron en 2020 cerca de un 6% respecto a 2019, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

La pandemia de la COVID-19 castigó durante el pasado año a las compañías de telecomunicaciones, a pesar de haber sido un servicio fundamental para mantener la actividad de empresas, instituciones, centros educativos y de la propia vida social de los españoles. En este sentido, destaca especialmente el impacto que tuvo en las cuentas de los operadores los meses de confinamiento en los que se detuvieron las nuevas altas, las portabilidades y muchos servicios de las empresas.

En concreto, durante el último trimestre del pasado año, los ingresos minoristas alcanzaron los 6.072 millones de euros, un 4,9% menos respecto a los del mismo periodo de 2019.

Además, el servicio de banda ancha fija creció en tasa interanual un 2,4%, mientras que los ingresos del resto de servicios considerados disminuyeron.

Los tres grandes operadores pierden poder

Destaca también que durante el último trimestre del año, los tres grandes operadores (Movistar, Vodafone y Orange) coparon el 73,3% de los ingresos minoristas del sector, lo que refleja una caída de poder general entre las tres principales telecos, con una caída de 1,4 puntos porcentuales respecto al mismo periodo de 2019.

Si nos fijamos en los datos de cada operador, destaca la caída de Orange, que se deja un 0,9% de cuota de mercado, seguido por Movistar que pierde un 0,8, mientras que Vodafone puede celebrar una ligera recuperación con un 0,3% más de mercado.

Por su parte, el Grupo MásMóvil y el Grupo Euskaltel han aumentado sus ingresos minoristas en tasa interanual hasta representar el 8,5% y el 2,7% del total, respectivamente, mientras que los tres principales operadores redujeron sus ingresos procedentes de cliente final.

Banda ancha

Por otro lado, el total de accesos instalados de redes de nueva generación (NGA), que permiten conexiones de muy alta velocidad, continuó creciendo en 2020. De este modo, el pasado año cerró con 66,5 millones de accesos, un 5,8% más que hace un año.

En concreto, los únicos accesos que crecieron son los correspondientes a la fibra hasta el hogar (FTTH) con casi 56 millones de accesos desplegados frente a los 52,2 millones de diciembre de 2019.

Por su parte, las conexiones NGA activas supusieron 14 millones, un 9,7% más que hace un año y las que más crecieron fueron las de fibra hasta el hogar, que sumaron 1,4 millones de acceso nuevos en un año hasta los 11,7 millones.

Con estas cifras, a finales del año pasado, el parque total de 15,9 millones de conexiones de banda ancha fija contaba con un casi un 87% de conexiones con velocidad de 30Mps o más, y de estas, el 96,6% tenían una velocidad de 100Mbps o más.

En este caso, los tres grandes operadores también tienen que lamentar la pérdida de poder, con un 3,2% menos que hace un año, hasta el 81,9% del mercado. La caída más grande la representa Movistar, que pierde un 1,6% de cuota, seguido de Orange que se deja un 1,2% y de Vodafone que cae un 0,5%.

En contrapartida, el Grupo MásMóvil cerró un gran año con un 2,3% más de cuota de mercado, hasta representar el 11,9%. El Grupo Euskaltel, por su lado, mejora sus datos con un 0,1 por ciento más, hasta el 4,2%.

Telefonía móvil

En cuanto a la telefonía móvil, el año pasado cerró con 55,6 millones de líneas móviles, un 86% de ellas con conexión a internet. También se deja notar en este punto la pérdida de cuota de mercado de los tres principales operadores que en el cuarto trimestre cayó en 2,3 puntos porcentuales hasta copar el 74,6% de las líneas móviles.

Concretamente, Orange destaca en la parte negativa de la tabla con una pérdida del 1,5% de cuota de mercado, seguido de Vodafone que se deja un 0,5% y de Movistar, que pierde un 0,2%.

A su vez, en el lado positivo volvemos a encontrar al Grupo MásMóvil con un importante salto de un 3,9 por ciento, gracias en parte a la compra de Lycamobile en marzo de 2020.

Televisión de pago

La CNMC también se hace eco de los datos de la televisión de pago, que durante el pasado año registró un aumento del total de abonados de un 13,6% en tasa interanual, hasta los 8,2 millones, siendo la tecnología IP la mayoritaria con 4,8 millones de abonados y 128 mil abonados más que hace un año.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
  • Compartir en Meneame

+

0 comentarios